.

GETTY IMAGES

Tecnología y Sociedad

Cómo es aprender a vivir fuera de la cárcel gracias a la realidad virtual

1

Los sistemas penitenciarios utilizan simuladores para ofrecer a los reclusos una enseñanza más realista. ¿Pero funciona?

  • por Daliah Singer | traducido por
  • 07 Junio, 2023

Atorrus Rainer, de 41 años, está de pie en el centro de una habitación mal ventilada e iluminada con fluorescentes. Un casco de realidad virtual le cubre los ojos como si fueran unas enormes gafas de buceo. De vez en cuando, extiende el brazo y utiliza el mando de RV para recoger bolsas de basura, un cepillo de dientes y papel higiénico durante un viaje simulado al supermercado. La experiencia es limitada, ya que Rainer tiene que seguir una lista de la compra escrita de antemano y solo puede desplazarse a lugares específicos dentro de la tienda, que se encuentra vacía. Pero la gran cantidad de productos disponibles, incluso en este mundo digital, sigue abrumándole. Lo mismo le ocurre con los cajeros automáticos, que no existían en 2001 cuando Rainer, entonces adolescente, fue condenado a más de 100 años de prisión. Su primera experiencia con un cajero automático es en esta interacción virtual, que tiene lugar en el centro penitenciario de Fremont, una prisión de seguridad media a unas dos horas al sur de Denver.

Rainer está practicando con la esperanza de pisar una tienda real en un futuro próximo, gracias a una iniciativa puesta en marcha en Colorado en 2017. Una respuesta a las sentencias de la Corte Suprema de EE UU que consideran inconstitucionales condenar a menores a cadena perpetua sin libertad condicional. Las personas que cumplen ciertos requisitos (por ejemplo, si eran menores de 21 años cuando cometieron delitos graves y han estado encarceladas durante un mínimo de 20 a 30 años) pueden solicitar un trabajo a través del Programa para Jóvenes y Adultos Jóvenes Condenados como Adultos (JYACAP, por sus siglas en inglés), de tres años de duración para obtener la libertad condicional anticipada.

La premisa del JYACAP es que los reclusos aprendan las habilidades básicas, que no tuvieron la oportunidad de adquirir mientras estaban encarcelados siendo menores. Esto proporcionará a los actuales adultos las mejores oportunidades de éxito tras su puesta en libertad. Es un reto extraordinario. Por motivos de seguridad, han tenido un acceso limitado a internet. Aunque ya son adultos, muchos nunca han utilizado, o ni siquiera han visto, un smartphone o un ordenador portátil. Tampoco una tarjeta de crédito. "Teníamos que encontrar la manera de darles estas oportunidades en un entorno restringido", cuenta Melissa Smith, directora interina de Prisiones en el Departamento Correccional de Colorado.

Aunque su uso aún no está generalizado, un grupo de departamentos penitenciarios estatales, desde Ohio hasta Nuevo México, han recurrido a la realidad virtual como solución. Los objetivos son muy variados, incluyen reducir el comportamiento agresivo, facilitar la empatía con las víctimas o, como en el caso de Colorado, reducir la reincidencia. Aunque el presupuesto penitenciario del estado se acerca a los 1.000 millones de dólares (unos 937 millones de euros), Colorado tiene uno de los peores índices de reincidencia criminal de EE UU, pues se encuentra en torno al 50%. A escala nacional, dos tercios de las 600.000 personas liberadas cada año de las prisiones estatales y federales volverán a ser detenidas en un plazo estimado de tres años.

¿La RV es la pieza clave que ha hecho falta desde hace tiempo en un rompecabezas complejo de manejar, en cuanto a recursos y programas destinados a revertir estas estadísticas? ¿O se trata de otro experimento que no logrará preparar adecuadamente a los convictos para la vida fuera de prisión? "No será una solución milagrosa, pero es una herramienta muy poderosa para mucha gente que nunca han tenido la oportunidad de practicar lo que estamos tratando de enseñarles", asegura Bobbie Ticknor, profesora asociada de Justicia Penal en la Universidad Estatal de Valdosta (Georgia). "Deberíamos probar todo lo que podamos y ver qué funciona mejor".

Los defensores como Ticknor afirman que la RV puede sumergir a las personas encarceladas en las imágenes y los sonidos de la vida actual, y ayudarles a desarrollar la alfabetización digital en un entorno correccional seguro. "Cuanto más se acerque a lo que van a tener que hacer en el mundo real, mejor", explica Ethan Moeller, fundador y director general de Virtual Training Partners, que ayuda a las instituciones a implantar con éxito las herramientas de realidad virtual. "La RV consigue esto mejor que cualquier otro medio formativo”.

Otros profesionales son más escépticos. Como la Dra. Cyndi Rickards, profesora asociada de la Universidad de Drexel (Pensilvania) y directora de cursos semanales de criminología en las penitenciarías de Filadelfia. Las personas encarceladas llevan "la etiqueta de recluso en la espalda. Es un sistema deshumanizador", afirma Rickards, "así que sugerir que la RV va a reintegrarles en la sociedad después de haber estado en un sistema punitivo solo les cosifica aún más, el patrón de deshumanización continúa, y no he leído ninguna prueba convincente de que esta sea la vía adecuada para integrar a los exconvictos para que sean miembros de una sociedad sana y colaborativa".

Rainer considera que la simulación del supermercado fue beneficiosa. Aunque también es consciente de que el mundo real, en caso de que vuelva a él, será muy diferente de la versión de videojuego con la que interactúa en Fremont. "Al volver a la sociedad, no quiero quedarme paralizado en un supermercado o algo parecido, sin saber qué tengo que comprar porque hay demasiadas opciones. No me gusta trabajar con un ordenador, pero sé que tengo que hacerlo". 

A medida que la tecnología de RV se hace más asequible, la programación se convierte en una opción cada vez más accesible para los estados que ya se enfrentan a una persistente escasez de mano de obra. "Si disminuyen las tasas de reincidencia, en realidad, ayudamos a la comunidad y reducimos la delincuencia", explica Sarah Rimel, ex directora del programa de Investigación Tecnológica del Centro Nacional de Innovación en Salud Mental (NMHIC, por sus siglas en inglés) de Colorado. "Eso reduce la cantidad de dinero que se destina a los sistemas penitenciarios".

La RV ha demostrado ser una herramienta terapéutica beneficiosa, que ayuda a disminuir los índices de depresión y ansiedad, vencer las fobias, fomentar la empatía emocional y abordar el estrés postraumático. La terapia de exposición a la RV se ha utilizado con éxito para ayudar a grupos vulnerables, como los veteranos y las supervivientes de agresiones sexuales, para afrontar mejor sus desencadenantes y traumas. Sin embargo, todas esas investigaciones se basan en intervenciones realizadas con personas que no están encarceladas.

Actualmente, las pruebas disponibles en entornos penitenciarios son limitadas y, en su mayoría, anecdóticas. Pero ha habido algunos resultados positivos. Por ejemplo, una iniciativa piloto de corto plazo en Alaska, que incorporaba técnicas de mindfulness a través de la RV, dio como resultado una disminución de los sentimientos depresivos o ansiosos, así como un menor número de expedientes disciplinarios. En Míchigan, una herramienta de RV para el entrenamiento en entrevistas de trabajo, desarrollada para personas con enfermedades mentales graves, se probó con 44 hombres con expediente judicial. Los resultados fueron publicados en marzo de 2022 y demostraron que el 82% de quienes utilizaron la herramienta consiguieron un trabajo en los siguientes seis meses a su puesta en libertad, en comparación con el 69% del resto de participantes en el programa. Cuando se tuvieron en cuenta variables como la edad, la raza y el tiempo de condena, los datos sugirieron que quienes utilizaron la herramienta tenían 7,4 más probabilidades de conseguir un empleo. "Más allá de la tasa de empleo, quienes se entrevistaron con Molly [la gestora de contratación virtual] tenían mayores habilidades para las entrevistas, redujeron la ansiedad ante las entrevistas y aumentó su motivación", afirma Matthew Smith, profesor de Trabajo Social de la Universidad de Míchigan y director del proyecto. Junto a su equipo, están inscribiendo a un grupo de mayor tamaño en un estudio de validación. Si bien Colorado no dispone de ningún conjunto de datos, solo una de las 16 personas que han sido liberadas a través de JYACAP en casi tres años ha reincidido. Mientras dos de esas 16 personas obtuvieron la libertad condicional antes de completar todo el plan de estudios. "Si se utilizan los escenarios adecuados es útil, hasta cierto punto, para hacerte una idea de a lo que te vas a enfrentar", asegura Cheryl Armstrong, una de las primeras graduadas de JYACAP.

Aunque Ticknor, de la Universidad Estatal de Valdosta, calcula que en la actualidad menos del 10% de los centros penitenciarios utilizan simuladores de RV con personas encarceladas, espera que eso cambie pronto. "Me sorprendería que dentro de cinco años no fuera un modo habitual de tratar a esta población en particular".

Daliah Singer es periodista freelance y residente en Denver.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La 'start-up' española Invopop se proclama ganadora de South Summit Madrid 2024

    En la 13.ª edición de South Summit Madrid también han sido reconocidas las 'start-ups' Sicay, Shakers, Navilens y Embat

    Juan Moliner, cofundador de Invopop, recoge el premio a la mejor start-up en South Summit Madrid 2024
  2. Meta dice que los contenidos electorales creados por IA no se producen a un «nivel sistémico»

    En su intervención en la conferencia EmTech Digital de ‘MIT Technology Review’, Nick Clegg, jefe de asuntos globales de Meta, habló de los esfuerzos de la empresa por combatir la desinformación, etiquetar los contenidos generados por IA y mucho más

    Nick Clegg en una entrevista en el escenario de EmTech Digital
  3. Lo que dice el último paquete militar de EE UU para Ucrania e Israel sobre el futuro de la guerra

    Esto es lo que nos dicen las prioridades del paquete de gastos de más de 88.000 millones de euros sobre cuatro tecnologías militares y el modo en que están remodelando la forma de hacer la guerra.

    Un Sistema de Misiles Tácticos del Ejército es disparado durante una prueba cerca de Fort Bragg, N.C.