.

Tendencias tecnológicas como la IA generativa y la censura digital marcarán las elecciones de 2024

SARAH ROGERS/MITTR | GETTY

Tecnología y Sociedad

IA generativa, censura y 'microinfluencers' marcarán las elecciones de 2024

1

La noticia más importante de este año serán las elecciones en EE UU y en todo el mundo.

  • por Tate Ryan-Mosley | traducido por
  • 25 Enero, 2024

Este artículo pertenece a ‘The Technocrat’, el boletín semanal de ‘MIT Technology Review’ sobre política tecnológica, poder, política y Silicon Valley. Para recibirlo en tu bandeja de entrada cada viernes, suscríbete aquí.

Las elecciones primarias de Iowa del 15 de enero dieron oficialmente el pistoletazo de salida a las elecciones presidenciales de 2024. Lo he dicho antes y lo repito: las elecciones en Estados Unidos y en todo el mundo serán la gran noticia de este año. Están previstas más de 40 contiendas nacionales, lo que convierte a 2024 en uno de los años electorales más importantes de la historia.

Aunque la tecnología ha desempeñado un papel fundamental en las campañas y el discurso político en los últimos 15 años, y los candidatos y los partidos políticos llevan mucho tiempo tratando de utilizar el big data para conocer a los votantes y dirigirse a ellos, el pasado ofrece una visión limitada de la situación actual. El terreno está cambiando increíblemente rápido en la intersección de la tecnología con los negocios, la información y los medios de comunicación.

Así que esta semana quiero repasar tres de las tendencias tecnológicas más importantes en el espacio electoral que deberías seguir de cerca. ¡Allá vamos!

IA generativa

Como era de esperar, la IA generativa ocupa el primer puesto de nuestra lista. Sin duda, la IA que genera texto o imágenes impulsará la desinformación política.

Aún no podemos estar seguros de cómo se manifestará. Como escribí en un artículo sobre un informe reciente de Freedom House, "los medios de comunicación estatales venezolanos, por ejemplo, difundieron mensajes progubernamentales a través de vídeos generados por IA de presentadores de noticias de un inexistente canal internacional en inglés; estos fueron producidos por Synthesia, una empresa que produce deepfakes personalizados. En EE UU, han circulado por redes sociales vídeos e imágenes de líderes políticos manipulados por IA".

Esto incluye incidentes como un vídeo manipulado para mostrar al Presidente Biden haciendo comentarios transfóbicos y una imagen falsa de Donald Trump abrazando a Anthony Fauci. No es difícil imaginar cómo este tipo de cosas pueden cambiar la decisión de un votante o disuadirle de votar. Basta con mirar cómo los candidatos presidenciales en Argentina utilizaron la IA durante la campaña de 2023.

La IA generativa no sólo difundirá desinformación en las campañas electorales; también podríamos ver cómo se utiliza la tecnología de formas inesperadas, como programas de llamadas automáticas hiperrealistas. El mes pasado, Shamaine Daniels, candidata demócrata al Congreso por Pensilvania, anunció que su campaña utilizaría a Ashley, una voluntaria de inteligencia artificial, para llegar a más votantes de forma individual. Y esta misma semana, un nuevo súper PAC (comité de acción política, por sus siglas en inglés) lanzó Dean.Bot, un chatbot de inteligencia artificial que emula a Dean Phillips, un demócrata que se enfrenta a Biden.

Microinfluencers políticos

Los microinfluencers (es decir, las personas con un número considerable pero no enorme de seguidores, que son probablemente influyentes a nivel local) son una característica emergente de las campañas políticas.

El uso de personas influyentes en los mensajes políticos no es nuevo. La efímera campaña presidencial de Michael Bloomberg jugó con la posibilidad de conseguir que los principales influencers crearan memes en su nombre, la ciudad de Mineápolis planeó pagar a influencers locales para que fomentaran la paz durante las protestas, y la administración Biden ha recurrido a influencers para abogar por la vacunación contra la COVID-19.

Pero los investigadores con los que he hablado en los últimos meses afirman que las elecciones presidenciales estadounidenses de 2024 serán las primeras en las que se haga un uso generalizado de microinfluencers que no suelen publicar sobre política y que han construido audiencias pequeñas, específicas y muy comprometidas, a menudo compuestas principalmente por un grupo demográfico concreto. En Wisconsin, por ejemplo, una campaña de microinfluencers de este tipo puede haber contribuido a la participación récord de votantes en las elecciones al Tribunal Supremo del Estado el año pasado. Esta estrategia permite a las campañas llegar a un grupo específico de personas a través de un mensajero en el que ya confían. Además de publicar a cambio de dinero, los influencers también ayudan a las campañas a entender a su público y sus plataformas.

Esta nueva estrategia de mensajería parece operar en una zona un poco gris desde el punto de vista legal. En la actualidad, no existen normas claras sobre cómo los influencers deben revelar las publicaciones pagadas y el material promocional indirecto (como, por ejemplo, si un influencer publica sobre su asistencia a un acto de campaña, pero la publicación en sí no está patrocinada). La Comisión Federal Electoral ha elaborado una guía, que varios grupos le han instado a adoptar.

Aunque la mayoría de las fuentes con las que he hablado se han referido al crecimiento de esta tendencia en Estados Unidos, también está ocurriendo en otros países. Wired publicó un magnífico artículo en noviembre sobre el impacto de los influencers en las elecciones de la India.

Censura digital

La represión de la libertad de expresión por parte de los actores políticos no es, por supuesto, algo nuevo; pero esta actividad va en aumento, y su mayor precisión y frecuencia son el resultado de la vigilancia facilitada por la tecnología, la segmentación en línea y el control estatal de los dominios en línea. El último informe sobre la libertad en internet de Freedom House mostraba que la IA generativa está ayudando ahora a la censura, y los gobiernos autoritarios están aumentando su control de la infraestructura de Internet. También aumentan los apagones.

Por ejemplo, un informe reciente del Financial Times muestra que el actual gobierno turco está reforzando la censura de Internet antes de las elecciones de marzo, ordenando a los proveedores de servicios de Internet que limiten el acceso a las redes privadas.

En términos más generales, la censura digital va a ser una cuestión crítica de derechos humanos y un arma fundamental en las guerras del futuro. Tomemos, por ejemplo, la censura extrema de Irán durante las protestas de 2022, o el actual apagón parcial de Internet en Etiopía.

Te animo a que sigas de cerca estas tres fuerzas tecnológicas a lo largo del nuevo año, y yo haré lo mismo, ¡aunque en la distancia!

A título personal, este es mi último Technocrat en MIT Technology Review, ya que me marcho para buscar oportunidades fuera del periodismo. Me ha encantado tener un hogar en tu bandeja de entrada en el último año y me siento humilde por la confianza que me habéis brindado para cubrir historias de inmensa importancia, tales como cómo la policía está vigilando a los manifestantes de Black Lives Matter, las formas en que la tecnología está cambiando los estándares de belleza para los jóvenes, y por qué la tecnología gubernamental es tan difícil de hacer bien.

Las historias sobre cómo la tecnología está cambiando nuestros países y nuestras comunidades nunca han sido más importantes, así que por favor sigue leyendo a mis colegas de MIT Technology Review, que continuarán cubriendo estos temas con pericia, ecuanimidad y rigor. También te animo a suscribirte a nuestros otros boletines: The Algorithm sobre IA, The Spark sobre el clima, The Checkup sobre biotecnología y China Report sobre todo lo relacionado con la tecnología y China.

Lo que estoy leyendo esta semana

  • OpenAI ha eliminado la prohibición del uso militar de sus herramientas de IA, según este magnífico reportaje de Hayden Field en CNBC. La medida se produce cuando la empresa empieza a trabajar con el Departamento de Defensa en el campo de la IA.

  • Muchas de las personas más importantes del mundo están en Davos esta semana en el Foro Económico Mundial, y Cat Zakrzewski dice que la seguridad de la IA está en boca de todos. Me ha gustado mucho su artículo en The Washington Post sobre las preocupaciones en materia de política tecnológica que son una prioridad.

  • Investigadores de la Universidad de Indiana Bloomington han descubierto que OpenAI y otros modelos lingüísticos de gran tamaño alimentan algunos sitios web y servicios maliciosos, como herramientas que generan malware y correos electrónicos de phishing. Este artículo de Prithvi Iyer en Tech Policy Press me ha parecido muy interesante.

Lo que he aprendido esta semana

DeepMind, de Google, ha creado un sistema de inteligencia artificial muy bueno en geometría, un campo históricamente difícil para la inteligencia artificial. Mi colega June Kim escribió que el nuevo sistema, llamado AlphaGeometry, "combina un modelo de lenguaje con un tipo de IA llamado motor simbólico, que utiliza símbolos y reglas lógicas para hacer deducciones". Afirma que el sistema es "un paso significativo hacia máquinas con habilidades de razonamiento más parecidas a las humanas".

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Centrales eléctricas virtuales para la energía del futuro

    Al integrar vehículos eléctricos, baterías y dispositivos domésticos inteligentes, las centrales eléctricas virtuales (VPP, por sus siglas en inglés) pueden contribuir a que la red sea más limpia y eficiente.

  2. Accidentes, altos costes y poca escalabilidad: los obstáculos en el camino de los robotaxis

    Además de recuperar la confianza del público, las empresas de robotaxis tienen que demostrar que su modelo de negocio es competitivo.

    La empresa de robotaxis Cruise vivió una importante polémica en 2023.
  3. EE UU busca recuperar terreno en el mercado de producción de materiales de tierras raras

    China ha dominado históricamente el mercado de tierras raras, pero científicos y empresas estadounidenses luchan por alcanzarla.