.

Cambio Climático

IA de Google para poner coto a las emisiones de metano desde el espacio

1

El artefacto ayudará a elaborar el retrato más detallado hasta la fecha de las emisiones de metano, pero las empresas y los países tendrán que actuar en función de los datos

  • por James O'Donnell | traducido por
  • 21 Febrero, 2024

En marzo se lanzará un satélite de medición de metano que pretende utilizar la IA de Google para cuantificar, cartografiar y reducir las fugas. La misión forma parte de una colaboración con la organización sin ánimo de lucro Environmental Defense Fund (EDF) y el resultado, dicen, será el retrato más detallado hasta la fecha de las emisiones de metano. Debería ayudar a identificar dónde están los peores puntos y quién es el responsable.

El metano es responsable de aproximadamente un tercio del calentamiento provocado por los gases de efecto invernadero, por lo que los organismos reguladores de Estados Unidos y otros países están presionando para que se establezcan normas más estrictas que frenen las fugas procedentes de las plantas de petróleo y gas.

MethaneSAT medirá los penachos de metano que brotan de forma invisible de las explotaciones de petróleo y gas de todo el mundo, y Google y EDF cartografiarán esas fugas para uso de investigadores, reguladores y el público en general.

"Nos estamos poniendo unas gafas de gran calidad que nos permiten observar la Tierra y estas emisiones con una nitidez jamás vista", afirma Steve Hamburg, científico jefe y responsable del proyecto MethaneSAT en EDF.

Sin embargo, los expertos en metano señalan que el camino desde la detección de una fuga hasta que una empresa la tape será arduo y que la colaboración no podrá resolverlo por sí sola.

Una vez en órbita, el software y los espectrómetros de MethaneSAT, que miden diferentes longitudes de onda de la luz para detectar metano, señalarán los lugares donde se concentran los penachos de metano, así como las zonas más amplias donde los gases se difunden y propagan. También utilizará los algoritmos de detección de imágenes de Google para crear el primer mapa mundial completo de la infraestructura del sector del petróleo y el gas, como gatos de bombeo y tanques de almacenamiento, donde suelen producirse las fugas.

"Una vez que estos mapas estén alineados, esperamos que la gente pueda comprender mucho mejor los tipos de maquinaria que más contribuyen a las fugas de metano", afirma Yael Maguire, que dirige los esfuerzos de geosostenibilidad en Google.

Esta herramienta podría resolver un problema importante para los investigadores del metano, según Rob Jackson, profesor de Ciencias del Sistema Terrestre en Stanford. Hay millones de explotaciones de petróleo y gas en todo el mundo, pero la información sobre la ubicación de muchas de estas instalaciones está muy protegida y, cuando existe, es de difícil acceso. Algunos países también impiden que los investigadores estudien sus infraestructuras o utilicen aviones que vuelan bajo para medir las emisiones. Con los satélites, esto puede cambiar.

"Creo que la IA es el futuro de este campo, en el que deberíamos crear bases de datos de todos estos tipos de infraestructuras", afirma Jackson. Y es que medir los penachos desde el espacio elude gran parte de la opacidad de la industria del petróleo y el gas en la Tierra. "Una de las puertas que abren los satélites es la posibilidad de mirar a todas partes. Con el tiempo, no habrá ningún lugar donde esconderse".

La colaboración MethaneSAT llega en un momento en que los gobiernos de todo el mundo están adoptando posturas más firmes para reducir las fugas de metano. Impulsado por el impulso de la COP28 en diciembre, el gobierno de los EE UU anunció en diciembre un nuevo conjunto de normas que exigirán una mayor vigilancia y reparación de las fugas. En enero, la administración también propuso multar a las empresas por exceso de metano, aunque esa norma no se ha finalizado y está siendo combatida por la industria. La Unión Europea también acordó normas más estrictas en noviembre.

Una vez que la colaboración MethaneSAT identifique de dónde proceden las fugas, EDF utilizará el Sistema de Alerta y Respuesta ante el Metano de las Naciones Unidas, que envía datos sobre fugas de metano a gobiernos y responsables políticos para que actúen en consecuencia. Hamburgo, de EDF, dice que los primeros datos e imágenes del satélite se esperan para principios de verano.

Aunque Jackson es optimista y cree que los datos más precisos de Google y EDF presionarán a las empresas, advierte de que no es fácil pasar de la concienciación a la acción. Uno de los problemas es que, aunque se identifique a una determinada explotación petrolífera o gasística como malhechora, no es tarea fácil averiguar quién es el propietario de esa infraestructura y de qué herramientas se dispone para obligarle a actuar. Además, es probable que algunas regiones y gobiernos sean menos receptivos a los datos que otros.

"No estoy seguro de que por el mero hecho de disponer de esta información las empresas y los países vayan a desconectar las fugas de metano como si se tratara de un interruptor de la luz", afirma.

Cambio Climático

  1. Prolongar la vida útil de los reactores nucleares para limpiar la red eléctrica

    Un parque nuclear envejecido aún puede contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

    Un turbogenerador en el Centro Energético de Indian Point de 2021
  2. El incierto futuro de la geoingeniería solar tras el fracaso del experimento de Harvard

    Algunos observadores sostienen que el fin de SCoPEx debería marcar el final de tales propuestas. Otros afirman que cualquier experimento futuro debería desarrollarse de forma muy distinta

    Un diagrama del globo SCoPEx tachado con una "X" roja flota sobre un fondo azul con partículas negras
  3. El seguimiento por satélite de los animales podría impulsar la acción climática

    Los investigadores sueñan con un internet de los animales. Cada vez están más cerca de monitorizar 100.000 criaturas y desvelar facetas ocultas de nuestro mundo