.

El déficit de energía hidroeléctrica dispara las emisiones en 2023

GETTY IMAGES

Cambio Climático

El déficit de energía hidroeléctrica dispara las emisiones en 2023

1

Las sequías provocaron una caída en la generación de plantas hidroeléctricas y los combustibles fósiles llenaron el vacío

  • por Casey Crownhart | traducido por
  • 13 Marzo, 2024

Este artículo pertenece a ‘The Spark’, el boletín climático semanal de ‘MIT Technology Review’. Para recibirlo en tu bandeja de entrada todos los miércoles, suscríbete aquí.

La energía hidroeléctrica es un elemento básico de la energía limpia: la versión moderna existe desde hace más de un siglo y es una de las mayores fuentes de electricidad renovable del mundo.

Pero el año pasado, las condiciones meteorológicas hicieron que la energía hidroeléctrica se quedara muy corta, con un descenso récord de la generación. De hecho, la disminución fue lo suficientemente significativa como para tener un efecto mensurable en las emisiones globales. Según un nuevo informe de la Agencia Internacional de la Energía, las emisiones totales relacionadas con la energía aumentaron alrededor de un 1,1% en 2023, y el déficit de energía hidroeléctrica representa el 40% de ese aumento.

Entre la variabilidad meteorológica interanual y el cambio climático, se avecinan tiempos difíciles para la energía hidroeléctrica. He aquí lo que podemos esperar de esta fuente de energía y lo que podría significar para los objetivos climáticos.

En proceso de secarse

Las centrales hidroeléctricas utilizan agua en movimiento para generar electricidad. La mayoría de las centrales actuales utilizan presas para retener el agua, creando embalses. Los operadores pueden permitir que el agua fluya a través de la central según sea necesario, creando una fuente de energía que puede encenderse y apagarse según la demanda.

Esta capacidad de distribución es una bendición para la red, sobre todo porque algunas energías renovables, como la eólica y la solar, no son tan fáciles de controlar. (Si alguien averigua cómo enviarme más sol, por favor, que me lo diga: me vendría bien).

Pero, aunque la mayoría de las centrales hidroeléctricas tienen cierta capacidad de distribución, la fuente de energía sigue dependiendo del clima, ya que la lluvia y la nieve suelen ser lo que llena los embalses. Esto ha sido un problema en los últimos años, cuando muchas regiones del mundo se han enfrentado a grandes sequías.

De hecho, el mundo añadió unos 20 gigavatios de capacidad hidroeléctrica en 2023, pero debido a las condiciones meteorológicas, la cantidad de electricidad generada a partir de energía hidroeléctrica disminuyó en general.

El déficit fue especialmente grave en China, donde la generación cayó un 4,9%. América del Norte también sufrió sequías que contribuyeron a los problemas de la hidroelectricidad, en parte porque El Niño trajo condiciones más cálidas y secas. Europa fue uno de los pocos lugares donde las condiciones mejoraron en 2023, sobre todo porque 2022 fue un año aún peor para la sequía en el continente.

Como las centrales hidroeléctricas se quedaron cortas, los combustibles fósiles como el carbón y el gas natural intervinieron para llenar el vacío, contribuyendo a un aumento de las emisiones globales. En total, los cambios en la producción hidroeléctrica tuvieron más efecto sobre las emisiones globales que el crecimiento de la industria de la aviación tras la pandemia entre 2022 y 2023.

Un goteo

Algunos de los cambios meteorológicos que provocaron el descenso de la producción hidroeléctrica el año pasado pueden atribuirse a la variación anual prevista. Pero en un clima cambiante, se plantea una pregunta: ¿está la energía hidroeléctrica en peligro?

Los efectos del cambio climático en los patrones de precipitaciones pueden ser complicados y no estar del todo claros. Pero hay algunos mecanismos clave que pueden afectar a la energía hidroeléctrica, como se indica en un estudio de 2022:

  • El aumento de las temperaturas provocará más sequías, ya que el aire más caliente absorbe más humedad y hace que los ríos, el suelo y las plantas se sequen más rápidamente.

  • En general, los inviernos serán más cálidos, lo que significa menos nieve y hielo, que a menudo llena los embalses a principios de la primavera en lugares como el oeste de Estados Unidos.

  • Habrá más variabilidad en las precipitaciones, con periodos de lluvias más extremas que pueden causar inundaciones (lo que significa que el agua no se almacena ordenadamente en los embalses para su uso posterior en una central eléctrica).

Lo que todo esto significará para la generación de electricidad depende de la región del mundo de que se trate. Según un estudio mundial de 2021, alrededor de la mitad de los países con capacidad hidroeléctrica podrían sufrir una reducción del 20% en la generación una vez por década. Otro informe centrado en China concluyó que, en escenarios de emisiones más extremas, casi una cuarta parte de las centrales eléctricas del país podrían ver reducida su capacidad de generación a ese nivel de forma sistemática.

No es probable que la energía hidroeléctrica se reduzca a un mero goteo, ni siquiera durante los años secos. Pero la red del futuro tendrá que estar preparada para las variaciones meteorológicas. Disponer de una amplia gama de fuentes de electricidad y conectarlas con infraestructuras de transmisión en amplias zonas geográficas ayudará a mantener la red robusta y preparada para nuestro clima cambiante.

Lecturas relacionadas

Las sequías en el oeste de EE UU llevan años mermando la energía hidroeléctrica. Así es como los cambios en el clima podrían afectar a los objetivos climáticos de California.

Aunque la adaptación puede ayudar a la gente a evitar los peores efectos del cambio climático, hay un límite a cuánto puede ayudar realmente, como descubrí cuando viajé a El Paso, Texas, famosa por ser la "ciudad a prueba de sequías".

La sequía está creando nuevos retos para los pastores, que tienen que hacer frente a una retahíla de amenazas para sus animales y su modo de vida. El acceso a datos podría ser clave para ayudarles a navegar por un mundo cambiante.

bloqueo de carretera cerrada

Otra cosa

Los vehículos eléctricos chinos se han situado en el centro de las actuales tensiones entre Estados Unidos y China. Estos vehículos podrían ayudar a hacer frente al cambio climático, pero la administración Biden se muestra recelosa a la hora de permitir su entrada en el mercado. Hay dos motivaciones principales: la seguridad y la economía. Más información en el último boletín de mi colega Zeyi Yang aquí.

Al día con el clima 

Un nuevo satélite lanzado esta semana vigilará las emisiones de metano. El seguimiento de las fugas de este potente gas de efecto invernadero podría ser clave para hacer frente al cambio climático. (New York Times)

→ No es nuestro primer intento de rastrear gases de efecto invernadero desde el espacio, pero MethaneSAT se diferencia de otros satélites que detectan metano. (Heatmap)

Una carga más inteligente de los vehículos eléctricos podría ser esencial para la red del futuro, y California está trabajando en un nuevo programa para probarlo. (Canary Media)

Los imanes que alimentan las turbinas eólicas casi siempre acaban en un vertedero. Un nuevo programa pretende cambiar esta situación apoyando nuevos métodos de reciclaje. (Grist)

→ Una empresa quiere prescindir de los metales de tierras raras que se utilizan en los potentes imanes actuales. (MIT Technology Review)

Los centros de datos queman agua para mantener fría la maquinaria. A medida que se multiplican las instalaciones, en parte para dar soporte a herramientas de IA como ChatGPT, podrían agotar las reservas de agua en algunos lugares. (The Atlantic)

Ningún estado de EE UU ha sido más entusiasta de las bombas de calor que Maine. Aunque pueda parecer improbable —los aparatos pueden perder parte de su eficiencia con el frío—, el estado es una historia de éxito para esta tecnología. (New York Times)

Las nuevas normas de la Comisión del Mercado de Valores de EE UU obligarían a las empresas a informar sobre sus emisiones y los riesgos climáticos previstos. La versión final se ha suavizado con respecto a una propuesta anterior, que habría incluido una mayor variedad de emisiones. (Associated Press)

Cambio Climático

  1. Prolongar la vida útil de los reactores nucleares para limpiar la red eléctrica

    Un parque nuclear envejecido aún puede contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero

    Un turbogenerador en el Centro Energético de Indian Point de 2021
  2. El incierto futuro de la geoingeniería solar tras el fracaso del experimento de Harvard

    Algunos observadores sostienen que el fin de SCoPEx debería marcar el final de tales propuestas. Otros afirman que cualquier experimento futuro debería desarrollarse de forma muy distinta

    Un diagrama del globo SCoPEx tachado con una "X" roja flota sobre un fondo azul con partículas negras
  3. El seguimiento por satélite de los animales podría impulsar la acción climática

    Los investigadores sueñan con un internet de los animales. Cada vez están más cerca de monitorizar 100.000 criaturas y desvelar facetas ocultas de nuestro mundo