.

Biomedicina

Archivos de salud electrónicos: el iPhone nos da una lección

1

Dos médicos con conocimientos en tecnología piden programas desarrollados por terceros

  • por Emily Singer | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 30 Marzo, 2009

Gracias a los 19 mil millones de dólares que la reciente ley para el estímulo económico ha destinado a tecnologías de información de la salud, los archivos electrónicos de salud (EHRs, Electronic Health Records en inglés) han gozado de bastante atención durante las últimas semanas. Esta ley dota con 17 mil millones en incentivos a partir de 2011 a aquellos médicos y hospitales que usen EHRs incluidos dentro de dicha ley, y 2 mil millones para el desarrollo de estándares y normas para mejorar los procedimientos a lo largo de los dos próximos años.

La ley no especifica con claridad qué tipos de tecnología deben usar los profesionales de la salud, y señala que se nombrará a un coordinador nacional para tecnologías de información de la salud que se ocupe de detallar la ley. Dada la gran cantidad de dinero de la que se está hablando, tanto los distribuidores de EHRs como los profesionales de la comunidad médica están impacientes por conocer los detalles de cómo serán los dos próximos años.

En un artículo del número actual de New England Journey of Medicine, los doctores Kenneth Mandl e Isaac Kohane describen lo que para ellos sería un sistema de EHR eficiente. Su enfoque se basa en productos de IT que han demostrado su éxito al margen de la comunidad médica, incluyendo el iPhone y Facebook, y que se basan en innovadores aplicaciones desarrolladas por otros programadores. Mandl y Kohane proponen lo que ellos denominan como un método de plataforma, mediante el cual los suministradores de EHR venden una plataforma básica y flexible, diseñada para trabajar en conjunto con otros componentes de suministradores distintos, de la misma forma que el iPhone funciona con aplicaciones hechas por una gran variedad de terceras partes y programadores.

Mandl y Kohane, ambos miembros del Programa de Ciencias de la Salud y Tecnología del Hospital Infantil de Boston (Estados Unidos),conversaron con Technology Review acerca de por qué su método es crucial para que la salud se pase al mundo digital.

Technology Review: ¿Por qué los EHR deberían parecerse más al iPhone?

Isaac Kohane: Con el iPhone, si no te gusta la forma en que una aplicación lleva a cabo una tarea determinada -como controlar una lista de tareas pendientes, por ejemplo- te puedes descargar otra aplicación que lo haga mejor. Eso se debe a que Apple ha creado un mercado para que las terceras partes creen nuevas aplicaciones, y en consecuencia se crean nuevas aplicaciones, haciendo que el mercado sea competitivo.

TR: ¿Y eso cómo se compara con los sistemas de IT relacionados con la salud?

IK: El contraste resulta muy austero. La mayoría de los programas existentes en la actualidad son aplicaciones enormes y monolíticas, diseñadas para resolver todos los retos y tareas que sus creadores pensaron que podrían darse en un hospital o clínica. Si al usuario no le gusta algo en particular, no lo puede cambiar. Tienen varias opciones: soportarlo y aprender a trabajar con un sistema que no cubre sus necesidades, gastar montones de dinero y tiempo con el suministrador para hacer que la aplicación se adapte a sus necesidades, o deshacerse del sistema por completo y empezar de nuevo. Gracias al iPhone y a Facebook, y a sus widgets, sabemos que no es necesario llegar a esos extremos.

Kenneth Mandl: Hay que asumir el hecho de que no sabemos qué tipo de funcionalidad querremos de aquí a cinco años. Tenemos que construir un sistema que evolucione con nuestra forma de pensar, con la ciencia y con nuestro sistema de salud.

TR: ¿Los pacientes se podrían beneficiar de este tipo de método? En un futuro próximo, ¿seremos capaces de, por ejemplo, ver distintos resultados de pruebas médicas en nuestro iPhone?

IK: ¡Sí! Este modelo basado en plataformas hará más fácil que los suministradores de archivos personales de salud ofrezcan conectividad o servicios de suscripción en las plataformas de hospitales y lugares de práctica médica. Esto acelerará el acceso al paciente, incluyendo el iPhone.

TR: ¿En qué tipo de aplicaciones desarrolladas por terceros están pensando?

IK: Las pruebas genéticas en clínicas han estado disponibles durante más de 20 años, pero los estudios demuestran que la mayoría de los doctores no saben cómo solicitar e interpretar dichas pruebas. Muy pocos EHRs permiten cualquier tipo de pruebas genéticas o interpretación de pruebas genéticas. Si siguiéramos un modelo de plataforma, un gran número de compañías, incluyendo algunas de las que actualmente existen [y dirigidas al consumidor], podrían crear aplicaciones que solicitaran los tests y ayudaran a interpretarlos.

TR: El objetivo de la ley de estímulo es, obviamente, estimular la economía. En este sentido, ¿su método puede resultar de ayuda?

IK: Creemos que puede estimular la economía, porque permite que un gran número de compañías desarrollen planes de negocio basados en estas aplicaciones. Las plataformas básicas se podrían vender a través de los suministradores actuales, pero podrían estar diseñadas para la utilización de aplicaciones hechas por terceros. Ampliaría enormemente el ecosistema de aplicaciones competitivas y en constante desarrollo, diseñadas para cubrir las necesidades de los distintos grupos dentro de la práctica médica. La práctica urbana y la rural, por ejemplo, no necesitan el mismo tipo de apoyos.

TR: ¿La reciente ley de estímulo económico hace que nos movamos en la dirección apropiada o nos lleva por un camino erróneo?

IK: La legislación no es lo suficientemente específica como para apoyar este método de plataforma o para ir contra él. La mayor preocupación es que el dinero tiene que gastarse muy rápidamente, y es contraproducente. Si no ocurre nada en breve que sea especialmente innovador, se implementarán aplicaciones muy parecidas a las que se usan en la actualidad para gestionar los EHRs. Es decir, aplicaciones monolíticas. Para nosotros una de las cosas más importantes que el gobierno podría llevar a cabo es proponer la rápida adopción de un modelo de plataforma que permitiera la creación de aplicaciones por terceros.

TR: Algunos estudios recientes sugieren que hay pocos hospitales y clínicas médicas que usen EHRs. ¿Cómo va a afectar esto a los esfuerzos de implantación durante los próximos dos años?

KM: El hecho de que haya un nivel de implantación bajo se puede tomar como algo positivo o negativo.  El lado negativo sugiere que no hemos sido capaces aún de implementar la tecnología en los lugares de trabajo. Pero nosotros tenemos una visión positiva. Hay muchas clínicas ahí fuera que están preparadas para el cambio, para algo completamente nuevo.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El tercer bebé chino editado con CRISPR ya puede haber nacido

    Cuando He Jiankui explicó sus primeros experimentos genéticos con las gemelas Lulu y Nana, confesó que había un tercer embarazo en progreso. Si se hacen las cuentas, esta gestación ya debería haber llegado a término. Ahora solo falta saber si el Gobierno chino reconocerá  públicamente a este bebé

  2. Titán: el nuevo destino espacial de la humanidad

    La NASA ha anunciado que enviará un dron autónomo para que explore la superficie de esta luna de Saturno. Dragorfly, como ha sido bautizado, incorporará distintos sistemas para entender mejor la composición del satélite y averiguar si alguna vez ha albergado vida 

  3. La mosca de la fruta revela una nueva forma de medir la consciencia

    El que durante años fue un tema tabú para la ciencia por su incapacidad de medirla y cuantificarla se está convirtiendo en una rama seria de estudios que podría ofrecer más información sobre la mente humana. La técnica aplicada podría ser fácilmente aplicable a las personas