.

Móvil

Esta 'app' impide que hagas capturas de pantalla como en Snapchat

1

Yovo usa un ingenioso truco para que no puedas grabar un mensaje efímero

  • por Rachel Metz | traducido por Lía Moya
  • 10 Octubre, 2014

Foto: El aspecto que tiene una imagen en Yovo si se intenta captar mediante una captura de pantalla.

Una nueva aplicación llamada Yovo quiere conseguir que los mensajes enviados con intención de que desaparezcan al poco tiempo realmente lo hagan, impidiendo que el recipiente tome capturas de pantalla.

Igual que Snapchat y otras aplicaciones de mensajes efímeros, Yovo te deja mandar fotos con notas que se pueden ver un tiempo limitado antes de autodestruirse. Pero Yovo, disponible desde el miércoles inicialmente sólo para iPhone, también incluye una función llamada D-fence que produce una imagen interrumpida por barras verticales opacas cuando intentas sacar una captura de pantalla o una foto con otra cámara.

Esta aplicación gratuita es una creación de ContentGuard, una empresa que hace software para compartir documentos privados. El director de producto de ContentGuard, Scott Richardson, afirma que la empresa quería hacer una aplicación de privacidad que también fuera social, algo a mitad de camino entre las aplicaciones orientadas a la privacidad como Wickr y Snapchat, y aplicaciones como Instagram, donde los usuarios suben fotos que se conservan y suelen estar disponibles para que todos las vean.

Richardson explica que los creadores de la aplicación se dieron cuenta muy pronto de que necesitaban una forma de hacer que las imágenes no se pudieran capturar, ya que si el usuario puede hacerlo, la aplicación es "un poco débil".

Su solución aprovecha los entresijos de la percepción visual, específicamente del hecho que puedas ver claramente qué hay detrás de una valla si pasas a una velocidad determinada. Las fotos enviadas a través de Yovo se pueden dejar visibles durante un periodo que va desde un segundo a un día y, si escoges el filtro D-fence para una foto compartida a través de la aplicación, la foto va acompañada de una "valla" virtual en el lado del receptor.

Esta valla pasa por delante de la imagen tan rápidamente que parece que estás viendo la imagen completa, explica Richardson. Pero si alguien toma una captura de pantalla de una imagen protegida con D-Fence, o saca una foto de la imagen con otra cámara, sólo consiguen una imagen en la que gran parte del contenido queda oculto tras unas rayas verticales.

También hay otras opciones para tapar las imágenes, como la posibilidad de hacerlas borrosas y decidir quién puede ver la parte borrosa. Los usuarios además pueden mandar imágenes a personas que no están usando la aplicación mediante un correo, SMS, Facebook o Twitter, y el receptor recibe un URL que funciona una única vez para ver la imagen.

El filtro D-fence aún tiene que mejorar: en un vídeo de demostración, se nota claramente la valla que pasa por delante de la imagen, pero Richardson afirma que están creando una nueva versión para iOS y Android en la que el número de fotogramas por segundo es mayor y sólo se produce un leve parpadeo. Espera que esté disponible el mes que viene.

"Es totalmente guay", afirma.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Barcelona revoluciona la navegación para invidentes con estas pegatinas

    Gracias a estos cuadrados de colores, las personas con discapacidad visual ahora pueden usar el transporte público de la urbe española con mucha más facilidad. El sistema, desarrollado por la Universidad de Alicante, destaca por usar códigos QR en lugar de GPS que no sirve en interiores

  2. Dai, la 'stablecoin' amada por todos no es tan estable como prometía

    Su estrategia para mantenerse estable frente al dólar estadounidense todavía no ofrece suficientes garantías. Además, la "criptoemperatriz" de la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU., Valerie Szczepanik, afirma que esta criptomoneda tal vez debería ser regulada como un valor

  3. Por qué Facebook lleva razón al no borrar el vídeo manipulado de Pelosi

    No se trata de un 'deepfake' en el que la política aparezca diciendo algo que no ha dicho, sino de una sátira. Si la red social lo elimina, podría sentar un peligroso precedente en torno a la censura. Los expertos afirman que la mejor estrategia contra la desinformación es la alfabetización mediática