.

Computación

CES 2015: Internet para tu silla de oficina y el tazón de tu gato

1

La última edición de CES acumula multitud de dispositivos conectados, y Samsung asegura que todos sus productos estarán conectados para 2020

  • por Rachel Metz | traducido por Francisco Reyes
  • 08 Enero, 2015

Durante su discurso de apertura este pasado lunes por la tarde en el International Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas (EEUU), el director general y presidente de Samsung, BK Yoon, sugirió un nuevo tipo de dispositivo conectado a internet: un silla de oficina "inteligente" que se calienta automáticamente cuando detecta que el usuario acaba de entrar en la habitación y siente frío.

Aunque Samsung todavía no ha anunciado ningún tipo de mobiliario de oficina inteligente, este ejemplo demuestra lo interesada que está la compañía de electrónica de consumo más grande del mundo en el llamado internet de las cosas.

Samsung ya ofrece hornos, televisores y muchos otros dispositivos conectados a internet, pero Yoon predijo que para el año 2017 el 90% de todo el hardware de Samsung estará conectado a la red. De aquí a cinco años, aseguró, todos los productos de la compañía serán parte del internet de las cosas, tanto si son un purificador de aire o una aspiradora. Señaló que también está trabajando para que sus dispositivos "inteligentes" actúen como centros que permitan a otros aparatos conectarse a internet.

Gran parte de los nuevos productos expuestos en el CES están inspirados en la premisa de que la conexión a internet va a cambiar muchos de los dispositivos que nos rodean, aumentando su capacidad y quizá haciendo que sean más útiles. La empresa de investigación de mercado IDC estima que el universo de dispositivos conectados llegará a 30.000 millones en 2020. Y en el CES de este año, empresas tanto grandes como pequeñas han añadido más conectividad que nunca a sus productos.

Muchos de los dispositivos conectados giran en torno al hogar inteligente, y entre ellos encontramos bombillas y televisores. Las cámaras y sensores para la seguridad del hogar conectados a internet parecen ser especialmente populares este año, tal vez porque su utilidad es obvia y podrían atraer a una amplia gama de personas.

Varias nuevas cámaras de seguridad incluyen tecnología de reconocimiento facial. Una de ellas es la cámara inteligente Welcome, de la empresa francesa Netatmo, parecida a un pequeño cilindro y diseñada para colocarla en algún lugar dentro de la casa. Tiene una cámara de gran angular y un sensor de infrarrojos, por lo que puede detectar incluso de noche si alguien pasa y te envía una alerta a través del teléfono inteligente para decirte quién es (si es un rostro desconocido, también te lo dice). La cámara Welcome puede almacenar hasta 20 caras y se espera que esté disponible entre abril y junio, aunque Netatmo todavía no ha anunciado el precio.

Otros dispositivos inteligentes son capaces de detectar distintos tipos de problemas en el hogar. Leeo es una luz nocturna inteligente que se conecta a una toma de corriente estándar y detecta el sonido de una alarma de monóxido de carbono o de humo, y te alerta a través del teléfono inteligente (por ahora sólo en el iPhone) si oye algo. La luz nocturna también puede llamar a amigos o familiares si no te localiza. Se vende por 99 dólares (83 euros).

En el CES también se están exhibiendo muchos otros extravangantes dispositivos conectados. Uno de ellos, el SmartFeeder de la compañía Petnet, con sede en Los Angeles (EEUU), personaliza un horario de alimentación para tu gato o perro, considerando la edad, peso y actividad del animal. Después distribuye comida en ese horario, y también se conecta a tu teléfono inteligente para que puedas hacer cambios de forma remota y recibir alertas sobre cómo está comiendo tu mascota. Además, será capaz de volver a comprar automáticamente comida para mascotas cuando vaya faltando. Su lanzamiento está previsto para la primavera, con un precio de 249 dólares (210 euros).

Pero tanto si las empresas quieren añadirle conectividad a los tazones para perros o los sistemas de seguridad, tendrán que hacer frente a varios problemas. Por ejemplo, muchos de los primeros dispositivos conectados para el hogar tenían incorporadas pocas funciones de seguridad, lo que los convertía en posibles objetivos para los hackers. En algunos casos la seguridad puede mejorarse almacenando los datos en los mismos dispositivos, en lugar de en un servidor remoto, algo que Netatmo asegura estar haciendo con los vídeos que los usuarios graban con Welcome (se almacenan en una tarjeta de memoria incluida que se inserta en la parte trasera).

Por otro lado, podría ser difícil conseguir que este ecosistema de aparatos, que cada vez se hace más grande, funcione en conjunto, especialmente si los dispositivos utilizan diferentes protocolos de transmisión de datos, como suele ocurrir cuando los fabrican empresas diferentes.

Han surgido un par de grupos dentro de la industria con la esperanza de mejorar la seguridad y la interoperabilidad. La AllSeen Alliance fue formada a finales de 2013 por un grupo de compañías tecnológicas entre las que estaban Qualcomm y LG, junto a la Fundación Linux, y ahora cuenta con 100 miembros, incluyendo a Sony y Microsoft.

Este pasado verano Samsung, el fabricante de chips Intel y otras empresas anunciaron el Open Interconnect Consortium, que tenía 45 miembros a finales de 2014, entre ellos Hewlett-Packard y Lenovo.

Yoon destacó la importancia de las regulaciones y normas comunes para alcanzar el objetivo de Samsung. "Los intentos por cerrar o silenciar partes del internet de las cosas son contrarios a lo que hace que esta tecnología tenga un gran potencial para la cambiar las cosas en la sociedad", aseguró.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El mejor sensor en tiempo real contra los terremotos son las personas

    Una investigación revela que el trabajo colaborativo ciudadano a través de tuits y de accesos a las páginas de alerta sismológica ayuda a los mecanismos tradicionales a identificar las zonas afectadas y el nivel de la sacudidas, lo que aceleraría el despliegue de la asistencia y, finalmente, podría salvar vidas

  2. Google descubre que todos los chips son vulnerables a Spectre y Meltdown

    El malware suele aprovecharse de errores de codificación y diseños deficiente. Pero esta investigación revela un defecto básico en la propia naturaleza de la computación que podría hacer que algunas amenazas sean imposibles de solucionar

  3. El hombre que ayudó a que el Apolo 11 no se estrellara contra los rusos

    En la década de 1960, nadie quería depositar toda su confianza en los cálculos que hacían los ordenadores para llegar hasta la Luna. Así que un equipo de matemáticos supervisaba todas las operaciones. Uno de ellos fue Dennis Sager y esta es su historia