.

Computación

A la inteligencia artificial ya no se le escapa ni el sarcasmo

1

Un software logra reconocer tuits sarcásticos con un 85% de éxito, lo que podría ayudar a que los ordenadores tengan sentido de humor

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 25 Enero, 2016


Crédito: Pedro Koblitz.

Una cosa que la comunicación digital no parece haber mermado es nuestro sentido del sarcasmo. Pasen un par de minutos en Twitter, Snapchat y en el apartado de comentarios de esta misma página web y encontrarán algunos mensajes realmente sentidos (sí, eso era sarcasmo).

Quizás todos estos comentarios podrían resultar provechosos. Algunos investigadores están intentado enseñar a los ordenadores a reconocer el sarcasmo en un esfuerzo por mejorar su capacidad de entender el sentido de las comunicaciones humanas.

En un trabajo presentado en una reciente conferencia, dos informáticos, David Bamman de la Universidad de California en Berkeley y Noah Smith de la Universidad de Washington (ambas en EEUU), describen la creación de un sistema capaz de reconocer casos de sarcasmo en Twitter. Desarrollaron su sistema con el uso de tuits que incluían el hashtag #sarcasmo antes de ponerlo a prueba con nuevos mensajes.

Los esfuerzos anteriores por reconocer automáticamente el sarcasmo dentro de un texto dependían completamente de las pistas lingüísticas. Lo que resulta interesante aquí es que los investigadores intentaron incluir un contexto más amplio, como quién era el autor y sobre qué tuiteaban. Y encontraron que funciona notablemente mejor que los enfoques existentes, con una tasa de éxito del 85% a la hora de identificar si una actualización es sarcástica.

Ser capaz de identificar el sarcasmo de forma fiable podría resultar muy importante para los esfuerzos de filtrar contenidos indeseables de los comentarios web o las actualizaciones de redes sociales. El humor es un área importante para los que intentan entender la inteligencia también, precisamente porque requiere un entendimiento bastante profundo de cómo funciona el mundo – y cómo no –.

De hecho, una actualización reciente de uno de nuestros autores describe un esfuerzo interesante de enseñar un algoritmo a reconocer imágenes graciosas, y hasta crear sus propias versiones. Ese trabajo sigue en un estado bastante bruto y básico ahora mismo, pero señala una importante área nueva de las investigaciones de inteligencia artificial.

Así que puede que todavía quede mucho para que nuestros ordenadores puedan generar sus propios chistes sarcásticos. Disfruten de la falta de ironía mientras puedan.

(Fuentes: Quartz, AAAI)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Por qué Ripple no es el nuevo Bitcoin, ni se le parece

    Muchos inversores ansiosos por ver crecer sus beneficios en la industria de las criptomonedas han apostado por Ripple como si se tratara del nuevo Bitcoin. Lo que no sabían es que esta nueva red de cadena de bloques funciona de una forma muy diferente y podría ser una gran decepción para los que esperan una criptomoneda al uso. 

  2. Los retos que tendrán que afrontar las criptomonedas en 2018

    Si aún confía en el potencial de las criptomonedas, debe tener en cuenta todos los temas que le quedan por resolver a esta tecnología. El gasto energético que suponen y la privacidad son algunos de los más importantes. 

  3. Intel consigue incrustar una red neuronal en un chip de silicio

    Tras su tropiezo con el error de seguridad de sus procesadores, la compañía ha presentado un chip neuromórfico que simula el funcionamiento del cerebro humano utilizando una menor potencia computacional que la que se necesita para poner en marcha un ordenador.