.

Biomedicina

El propofol, que mató a Michael Jackson, aporta claves sobre la consciencia

Las redes neuronales disponibles en los cerebros de los voluntarios se reducen en presencia del fármaco y vuelven a su estado normal cuando están despiertos

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 02 Febrero, 2016

Aunque los médicos llevan más de 150 años administrando anestesia general a sus pacientes, el mecanismo por el cuál duerme a la gente sigue siendo un misterio médico. Desentrañar ese mecanismo podría arrojar luz sobre otro gran enigma: cómo funciona la consciencia.

Unos investigadores han dado un paso en esa dirección al emplear imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés) para observar lo que sucede dentro del cerebro mientras pasa del estado despierto a la inconsciencia después de recibir un potente anestésico. Los investigadores utilizaron propofol, un fármaco empleado con frecuencia en la medicina para inducir un estado inconsciente, pero altamente peligroso en entornos no controlados y famoso por haber causado la muerte a Michael Jackson.

El neurocientífico y físico del Instituto de Psicología Médica de Kiel (Alemania) Enzo Tagliazucchi afirmó en la revista Science que puede que la única diferencia sea cómo el cerebro "explora el espacio de sus propias configuraciones posibles".

Cuando los cerebros de los participantes se encontraban en su estado habitual y despierto, su actividad registraba "un frenesí de actividad cambiante" en un amplio conjunto de redes neuronales. El propofol, según parece, obligó al cerebro a limitarse a un estrecho subconjunto de esas sendas.

Como explica David Shultz de Science: Esto podría significar que la consciencia depende, de alguna manera, del número de diferentes sendas disponibles para ser exploradas por el cerebro, y que la consciencia puede surgir cuando el número de configuraciones posibles alcance un "punto crítico", según Tagliazucchi.

Habrá que realizar más investigaciones para confirmar esta interpretación. Pero los investigadores argumentan que este tipo de investigación podría abrir paso a nuevas maneras de evaluar objetivamente los "niveles de consciencia".

(Fuente: Science)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Los investigadores que vendieron Neuralink a Elon Musk sin saberlo

    La nueva empresa del multimillonario llevará el nombre que compró a una pareja de científicos que intentaba conectar el cerebro con el ordenador y que no llegó a recaudar todos los fondos que necesitaban. Pero Musk no tendrá ese problema

  2. Astronautas genéticamente perfectos para sobrevivir en Marte

    Genes para resistir a la radiación, para sintetizar todos los elementos esenciales, para reducir la dependencia del oxígeno... todos ellos serían muy útiles para las colonias extraterrestres. ¿Acaso es ético enviar un astronauta al espacio sin protección contra la radiación cuando somos capaces de ofrecérsela?

  3. Una pastilla de CRISPR para sustituir los antibióticos

    La resistencia cada vez mayor a los antibióticos obliga a los investigadores a buscar nuevas formas de atacar las bacterias. Un grupo de científicos pretende convertir la tecnología de edición genética CRISPR en comestible para lograr que sean las bacterias las que destruyan su propio ADN