.

Biomedicina

El propofol, que mató a Michael Jackson, aporta claves sobre la consciencia

1

Las redes neuronales disponibles en los cerebros de los voluntarios se reducen en presencia del fármaco y vuelven a su estado normal cuando están despiertos

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 02 Febrero, 2016

Aunque los médicos llevan más de 150 años administrando anestesia general a sus pacientes, el mecanismo por el cuál duerme a la gente sigue siendo un misterio médico. Desentrañar ese mecanismo podría arrojar luz sobre otro gran enigma: cómo funciona la consciencia.

Unos investigadores han dado un paso en esa dirección al emplear imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés) para observar lo que sucede dentro del cerebro mientras pasa del estado despierto a la inconsciencia después de recibir un potente anestésico. Los investigadores utilizaron propofol, un fármaco empleado con frecuencia en la medicina para inducir un estado inconsciente, pero altamente peligroso en entornos no controlados y famoso por haber causado la muerte a Michael Jackson.

El neurocientífico y físico del Instituto de Psicología Médica de Kiel (Alemania) Enzo Tagliazucchi afirmó en la revista Science que puede que la única diferencia sea cómo el cerebro "explora el espacio de sus propias configuraciones posibles".

Cuando los cerebros de los participantes se encontraban en su estado habitual y despierto, su actividad registraba "un frenesí de actividad cambiante" en un amplio conjunto de redes neuronales. El propofol, según parece, obligó al cerebro a limitarse a un estrecho subconjunto de esas sendas.

Como explica David Shultz de Science: Esto podría significar que la consciencia depende, de alguna manera, del número de diferentes sendas disponibles para ser exploradas por el cerebro, y que la consciencia puede surgir cuando el número de configuraciones posibles alcance un "punto crítico", según Tagliazucchi.

Habrá que realizar más investigaciones para confirmar esta interpretación. Pero los investigadores argumentan que este tipo de investigación podría abrir paso a nuevas maneras de evaluar objetivamente los "niveles de consciencia".

(Fuente: Science)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El Biobanco de Reino Unido hará públicos 500.000 genomas para ayudar a crear nuevos fármacos

    La unión de seis compañías del sector farmacéutico ha hecho posible la financiación de esta secuenciación masiva, que permitirá encontrar nuevos fármacos y entender mejor las enfermedades atendiendo a su base genética. 

  2. La científica que quiere modificar al ganado con CRISPR para que solo se críen machos

    Los toros generan más carne que las vacas, por lo que la industria cárnica sería mucho más eficaz si solo nacieran machos. La científica Alison Van Eenennaam está decidida a ayudar a los ganaderos, a pesar de los obstáculos que pone la regulación y los escépticos de los organismos modificados genéticamente. 

  3. Todo lo que ha curado la terapia génica y lo que queda por ver

    Aunque ya se preveía que 2017 podía ser un año prometedor para las terapias génicas, nadie esperaba todos estos avances. Este tipo de tratamientos han conseguido curar algunos tipos de cáncer y devolver la vista a algunos pacientes, y todavía queda mucho más.