.

Móvil

Sacar energía del aire

Las ondas wifi, de televisión y radio que flotan invisibles por el aire tienen la capacidad de alimentar dispositivos y permitir que se comuniquen de forma inalámbrica

  • por Mark Harris | traducido por Teresa Woods
  • 24 Febrero, 2016


Ilustración:
Brendan Monroe. Crédito foto: Daniel Berman.

Avance

Dispositivos inalámbricos que usan señales de radio cercanas, como el wifi, para alimentarse y comunicarse.

Por qué es importante

Liberar a los dispositivos conectados a internet de las limitaciones de las baterías y los cables de alimentación permitiría muchas aplicaciones nuevas.

Actores claves

- La Universidad de Washington (EEUU)

- Texas Instruments

- La Universidad de Massachusetts en Amherst (EEUU)

Disponibilidad

De dos a tres años.

Incluso los dispositivos conectados a internet más pequeños necesitan una batería o un cable de alimentación. Pero esto no será así durante mucho tiempo. La tecnología que permitirá que los dispositivos sean operados y se comuniquen con el uso exclusivo de energía obtenida de las señales cercanas de televisión, radio, móvil y wifi avanza hacia su comercialización.

Los investigadores de la Universidad de Washington (EEUU) que desarrollaron la técnica han presentado unos sensores de temperatura y movimiento conectados a internet, e incluso una cámara, que obtienen su energía de esta manera.

Transferir la energía de forma inalámbrica no es un truco nuevo. Pero conseguir que un dispositivo no conectado a una fuente convencional de energía se comunique es otro cantar. Generar señales de radio requiere mucha energía mientras que las ondas procedentes de emisiones de radio, televisión y otras tecnologías de telecomunicaciones contienen muy poca cantidad.

Shyamnath Gollakota y su compañero Joshua Smith han demostrado que unas débiles señales de radio pueden proporcionar toda la energía que requiere un dispositivo de internet. Su logro se basa en un principio conocido como retrodispersión. En lugar de generar señales originales, su dispositivo refleja las señales que recibe de forma selectiva. El proceso sería similar al de enviar un mensaje de auxilio con un espejo que refleja la luz del Sol. 

Los aparatos que funcionan bajo esta técnica absorben parte de la energía de la señal para alimentar sus propios circuitos. Gollakota afirma: "Podemos conseguir que la comunicación sea gratis". Los chips de identificación de radiofrecuencias (RFID, por sus siglas en inglés) de las tarjetas inteligentes inalámbricas típicas de los sistemas de transporte público también dependen de la retrodispersión. Pero en su caso, estas tarjetas dependen de lectores especializados y sólo pueden comunicarse hasta unos pocos centímetros porque las señales reflejadas son débiles y el propio lector presenta interferencias.

La versión de la Universidad de Washington, denominada wifi pasivo, está siendo comercializada por la spin-off Jeeva Wireless. Su tecnología permite que los dispositivos sin batería se conecten a dispositivos convencionales como ordenadores y smartphones sobre los que retrodispersan sus señales de wifi. En las pruebas, los prototipos de dispositivos de wifi pasivo han transmitido datos hasta 30 metros de distancia y realizado conexiones que atraviesan paredes. Para lograrlo es necesario modificar el software del punto de acceso wifi para generar una señal adicional para el wifi pasivo, lo que aumenta muy ligeramente su consumo energético.

Smith afirma que el wifi pasivo consume sólo una diezmilésima parte de la energía que consumen otros estándares de comunicaciones como Bluetooth LE y Zigbee y tiene mayor alcance. Un dispositivo que utilice wifi pasivo para comunicarse, como una cámara de seguridad, podría alimentar otros circuitos con la energía que obtiene de las señales de wifi que retrodispersa, o al alimentarse de otras señales, como las transmisiones de televisión o radio.

Los investigadores creen que los diminutos dispositivos de wifi pasivo podrían resultar extremadamente baratos de fabricar. Su precio podría llegar a costar menos de un dólar (unos 90 céntimos de euro). En los hogares inteligentes del mañana, las cámaras de seguridad, los sensores de temperatura y las alarmas contra incendios podrían funcionar eternamente sin que les cambiemos las pilas.

Esta es la lista completa de Las 10 Tecnologías Emergentes de 2016

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Esta imagen vale más que mil palabras para analizar los riesgos de la conducción autónoma

    Este sistema de identificación ha confundido las fotos de ciclistas de las puertas de un vehículo con ciclistas reales. Por ello, los expertos recomiendan incluir el mayor número de tipos distintos de sensores y cámaras para minimizar las carencias de cada uno de ellos 

  2. El casco de realidad aumentada 'low cost' que nació del cristal de una pecera

    Por menos de 100 euros, dentro de poco podrá adquirir el casco de Mira Labs, que funciona a través de un iPhone. Su resolución es bastante buena, aunque al igual que la realidad virtual, hay pocos contenidos disponibles para seducir al mercado de masas

  3. Microsoft exprime el espectro de TV para ofrecer un internet rápido y barato

    Su idea es enviar datos a través de los espacios en blanco del espectro que separan unos canales de otros. Las pruebas muestran velocidades muy aceptables y el coste es mucho más barato que el de la fibra óptica, pero los radiodifusores no están precisamente contentos