.

Inteligencia Artificial

Un traje robótico da descargas para ayudar a moverse y levantar peso

1

La tercera edad podría dejar de usar andadores gracias a este exoesqueleto flexible y ligero que aprende cómo se mueve el usuario y le dispara una descarga eléctrica en el momento preciso

  • por Signe Brewster | traducido por Teresa Woods
  • 07 Junio, 2016

Nadie quiere tener que emplear un andador para caminar, pero la edad obliga a la gente a resignarse para mantener su calidad de vida. El equipo de Superflex, una spin-off de SRI International fundada en mayo, cree que existe una alternativa.

La empresa desarrolla trajes robóticos, además de otras prendas motorizadas, que pueden facilitar que los soldados lleven pesadas cargas o que las personas de tercera edad o discapacitadas ejecuten tareas básicas. Un prototipo actual es un suave traje que cubre la mayor parte del cuerpo. Dispara una descarga eléctrica de apoyo a las piernas, los brazos o el torso exactamente en el momento clave para aligerar la carga de algo pesado o compensar las carencias del cuerpo del portador.

Foto: El traje Superflex aprende la forma de moverse del portador para aportar energías extras en el momento adecuado. Crédito: SRI International.

Un andador representa una solución "muy económica" para las personas de movilidad limitada, pero "les resta autonomía y dignidad, reduce su libertad y genera toda una serie de problemas psicológicos", dice el presidente de SRI Ventures, Manish Kothari. "El objetivo de Superflex es eliminar todas esas áreas que generan estorbos psicológicos y, por tanto, redignificar al individuo, añade".

Una persona mayor que padezca de temblores en las manos podría emplear la tecnología para lograr un agarre más firme. O un soldado podría llevar el traje para conservar energía mientras lleva una pesada carga.

El traje de Superflex emplea un conjunto de sensores para aprender el estilo de movimiento del usuario y aporta energía extra de forma segura a cada paso o movimiento (aunque la empresa rehusó confirmar cuánto duran sus baterías). Esto resulta importante porque incluso con la rápida mejora de la computación, las baterías y los motores siguen teniendo un tamaño abultado y una limitada vida útil.

"Para una población de tercera edad o población general con movilidad reducida a causa de a una lesión o enfermedad, [el traje] podría restaurar la movilidad y la independencia [del usuario] y por tanto aumentar su calidad de vida", afirma un investigador de exoesqueletos de ETH Zuric (Suiza), Volker Bartenbach, que no tiene ninguna relación con Superflex. Según afirma, podría por ejemplo habilitar a las personas para volver a subir escaleras. Un traje así también podría aumentar la productividad y reducir el riesgo de lesiones en los entornos laborales, asegura Bartenback.

Otros exoesqueletos eléctricos también están siendo desarrollados para aplicaciones médicas e industriales. El traje Phoenix de 40.000 dólares (unos 35.300 euros) está diseñado para ayudar a alguien totalmente paralizado de cintura para abajo a andar de nuevo. Superflex, que no intenta proporcionar una movilidad total, está acompañado en su categoría por una amplia variedad de trajes de instituciones como Hyundai y el Instituto Wyss de la Universidad de Harvard (EEUU). Pero destaca por su tamaño compacto y su manera única de aprenderse la forma de moverse del usuario para proporcionar energías extras justo en el momento adecuado.

Kothari no pudo confirmar cuánto costará el traje ni el aspecto final que tendrá, porque la empresa actualmente está estudiando opciones para su comercialización. Mientras que actualmente se tarda cinco minutos o menos en colocarse el traje con algo de práctica, cree que el producto comercial sólo llevará unos dos minutos o así. Remarca que la asequibilidad ha sido un objetivo clave en cada paso del proceso de diseño. SRI International también desarrolla varios proyectos más que incluyen prendas eléctricas para facilitar la vida de los usuarios.

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La IA no sabe si el hombre muerde al perro o el perro muerde al hombre

    Una investigación demuestra que la mayoría de modelos de procesamiento del lenguaje natural son incapaces de identificar que las palabras de una frase están desordenadas. Aunque es un problema muy extendido en inteligencia artificial, podría solucionarse con nuevos procesos de entrenamiento 

  2. La importancia del budismo para diseñar la ética de la IA

    La mayoría de las guías de ética para la inteligencia artificial se basan en valores occidentales y no representan a la población en su conjunto. El budismo nos enseña a enfocar nuestra energía en eliminar el sufrimiento del mundo, justo lo que la tecnología necesita 

  3. 2020 fue el gran año del reconocimiento facial, para bien y para mal

    El año pasado, el uso de la tecnología se disparó tanto a nivel privado como público pero, al mismo tiempo, la sociedad empezó a ser consciente de los enormes peligros que supone. Aunque muchas tecnológicas paralizaron la venta de sus productos asociados, también aumentaron sus niveles de presión