.

Tecnología y Sociedad

"Nuestras formas de entender el mercado local y los usuarios difieren mucho de las de Uber"

1

La presidenta del servicio de viajes chino Didi Chuxing, Jean Liu, cree que el uso de los datos acumulados permitirá a la empresa mantener la distancia con su rival más conocido Uber

  • por Christina Larson | traducido por Teresa Woods
  • 30 Junio, 2016


Crédito: Adam Dean.

En mayo, Apple anunció que invertirá 1.000 millones de dólares (unos 900 millones de euros) en Didi Chuxing, el servicio de viajes compartidos más grande de China. Esa cantidad forma parte de los aproximadamente 7.000 millones de dólares que la start-up radicada en Pekín (China) ha recaudado en los últimos meses. Didi Chuxing, que coordina 14 millones de viajes al día en ciudades de la China continental, domina alrededor del 87% del negocio de viajes en coches privados del país. Su dominio es tal que su principal rival, Uber, radicada en San Francisco (EEUU), reconoció recientemente que está perdiendo 1.000 millones de dólares (unos 900 millones de euros) al año en China. Tanto una como otra invierten una buena cantidad en marketing y subvencionar a los conductores para ofrecer tarifas más bajas. Curiosamente, la directora de estrategia de Uber en China, Liu Zhen, es prima de la presidenta de Didi Chuxing, Jean Liu. En esta entrevista con la periodista Christina Larson, Jean Liu afirma creer que los datos ayudarán a Didi Chuxing a conservar su ventaja. En sus cuatro años en funcionamiento, la empresa ha recopilado datos sobre los puntos de recogida y destinos más comunes, las horas de demanda máxima y las rutas frecuentes en 400 ciudades chinas. Ha empleado los datos para realizar análisis predictivos y crear nuevos productos como Didi Bus, un servicio de autobús privado que se ha convertido en una popular alternativa a los abarrotados autobuses públicos.

¿Por qué se unió a Didi Chuxing hace dos años, procedente de Goldman Sachs donde era directora ejecutiva?

Nací y me crié en Pekín. Me encanta la ciudad, y también me quedo atascada [con el coche] dentro de la ciudad. Me centré en la informática durante la carrera universitaria y los estudios de postgrado, pero me dediqué a las finanzas tras graduarme. Ahí estuve aproximadamente una docena de años. Mi última oportunidad de inversión fue Didi Chuxing.

¿Cómo ha cambiado la empresa durante estos últimos dos años?

Cuando empecé sólo existía una única línea de negocio, el [servicio de] taxi. Pero la oportunidad es mucho más amplia que ese tipo de servicios. Realmente es un dilema de alcance mundial: cómo desplazar 800 millones de chinos en las ciudades.

China tiene una gran densidad urbana, pero el sistema de transporte público está realmente atrasado. Hoy nuestra línea de productos incluye servicios de taxi [en colaboración con empresas del sector para ofrecer a sus conductores una manera más eficiente de encontrar pasajeros]; servicios de coche privado [como el modelo de Uber] con [vehículos y tarifas] de gama alta, media y baja; y un servicio de autobús privado.

El autobús es como un servicio más amplio de viajes compartidos y lanzadera: en lugar de coger uno público con muchas paradas y tal vez sin asientos libres ni cómodos, ofrecemos un servicio a modo de lanzadera con tan sólo una o dos paradas habituales. Todos los asientos del autobús se reservan por adelantado. Podemos [emplear nuestros años de datos] para determinar puntos de partida y destinos populares, aquellos en los que los viajeros recorren básicamente la misma ruta todas las mañanas. Con esa red a escala, podemos agrupar a las personas.

¿Qué papel han jugado los datos en el desarrollo de sus nuevos servicios?

Cuando los pasajeros quieren desplazarse, lo quieren hacer de aquí a cinco minutos. Tenemos que ser rápidos y eficaces. Analizando esos datos, nos hacemos una idea muy buena, dentro de una ciudad concreta, de la evolución de la demanda dentro de 10 minutos. Incluso antes de la hora punta de las seis de la tarde de un miércoles, podemos despachar a los conductores hacia una zona determinada. Podemos predecir cuánta gente [cogerá un coche nuestro] un miércoles a las seis de la tarde desde un lugar de trabajo determinado. La única manera de casar la oferta con la demanda es realizar una inteligente labor de gestión de la flota y predicción de la demanda.

¿Cuáles son las diferencias entre Didi Chuxing y Uber en China?

Nuestras formas de entender el mercado local y los usuarios difieren mucho. Inventamos un producto el año pasado en junio llamado Hitch, una plataforma social de viajes compartidos. Ahora tenemos medio millón de desplazamientos realizados sólo allí. Cada día. A eso me refiero con entender el mercado local.

A Uber se le conoce, en parte, por la fricción entre la empresa y sus conductores. ¿Se enfrenta Didi Chuxing a retos similares?

Proporcionamos oportunidades de negocio a 14 millones de conductores registrados. Si contamos sólo a los conductores cuyos ingresos principales provienen de Didi Chuxing, son 2,5 millones al mes. Realmente ayudamos a los conductores a aumentar sus ingresos al aumentar la eficiencia de sus rutas. En Pekín, gran parte de los conductores privados [que encuentran pasajeros mediante la app de Didi Chuxing] ganan cuatro veces el salario mínimo. Eso resuelve el problema fundamental para los conductores.

¿Cuáles son sus principales retos?

En estos momentos dedicamos mucho tiempo a hablar de cómo reclutar y retener el mejor talento.

¿Cuál es la historia detrás de la reciente inversión de Apple, y cómo empleará Didi Chuxing el dinero?

Las dos [Apple y Didi Chuxing] invertimos mucho en la tecnología; simplemente parecía algo muy intuitivo. Se solapan bastante los clientes de ambas [empresas] en China. Tenemos algunas ideas. Pero tenga en cuenta que esto ha sido una cita rápida: nos conocimos en abril. Muchas cosas siguen hablándose. De cara al futuro, tal vez podamos emplear tecnologías de voz de Apple; un gran porcentaje de nuestros usuarios tienen iPhones.

Descubre la lista completa de las 50 empresas más brillantes de 2016 de MIT Technology Review

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Las distintas estrategias de EE. UU. para paliar la crisis de respiradores

    Aunque probablemente llegan tarde, pues el coronavirus crece más rápido que la producción de máquinas, las empresas especializadas están compartiendo sus diseños y las no especializadas se han puesto manos a la obra. Además, el Gobierno ha invocado una ley que les obliga a aumentar la producción

  2. Los tres retos para poder votar por correo en medio de una pandemia

    El coronavirus ha obligado a paralizar las elecciones en Galicia y País Vasco, y pone en duda la celebración de los comicios presidenciales de EE. UU. en noviembre. La mejor vía para seguir ejerciendo nuestro derecho al voto es por correo, pero para llevarlo a cabo hay que empezar a planificarlo cuanto antes

  3. Amazon despide al trabajador que lideró la huelga para exigir seguridad

    El gigante del comercio electrónico afirma que Christian Smalls no respetó las normas de alejamiento social. El empleado encabezaba una protesta colectiva para conseguir mejores medidas de seguridad después de que otro trabajador de su almacén diera positivo en coronavirus sin que se haya desinfectado el espacio