.

Computación

Vonnegut tenía razón: cada historia tiene una forma y hay seis curvas principales

1

Al analizar cómo cambia la carga emocional de 1.700 novelas, un equipo de investigación ha descubierto seis patrones principales. Y parece que a los humanos les gustan más los que acaban en drama

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Teresa Woods
  • 08 Julio, 2016

Allá por 1995, Kurt Vonnegut dio una ponencia en la que describió su teoría sobre las formas de las historias y la narrativa. Dibujó varios ejemplos en la pizarra. "No hay motivo por el que los ordenadores no puedan ser alimentados con estas sencillas formas. Son preciosas", afirmó. El vídeo está disponible en YouTube.

Vonnegut representaba gráficamente una idea que los escritores llevan siglos explorando: las historias siguen curvas emocionales, estas curvas pueden tener distintas formas y algunas formas son más adecuadas para la narrativa que otras.

Vonnegut mapeó varias curvas durante su ponencia, entre las que se encuentra la curva más sencilla: "hombre se cae a un pozo, hombre sale del pozo",  la más compleja: "chico-conoce-chica, chico-pierde-chica, chico-consigue-chica".

Vonnegut no es el único que intenta categorizar las historias, aunque probablemente fuera el primero en hacerlo en forma gráfica. Aristóteles lo intentó 2.000 años antes que él y muchos otros han seguido sus pasos después.

No obstante, existe poco consenso sobre el número de curvas que existen ni sobre sus formas. Los cálculos varían desde tres patrones básicos hasta más de 30, pero existen pocas pruebas científicas que respalden una cifra u otra.

Hoy eso cambia gracias al trabajo del investigador del Laboratorio de Historias Computacionales de la Universidad de Vermont en Burlington (EEUU)  Andrew Reagan y varios compañeros. Han analizado distintas opiniones para mapear las curvas emocionales de más de 1.700 historias para después emplear técnicas de minería de datos para revelar las más comunes. El artículo detalla: "Encontramos un conjunto de seis trayectorias principales que forman los elementos básicos de las narrativas complejas".

Su método es sencillo. La idea es que las palabras tienen un impacto emocional positivo o negativo, por lo que pueden servir para medir la valencia emocional del texto y cómo cambia de un momento a otro. Así que medir la forma de la curva de la historia es sencillamente una cuestión de evaluar la polaridad emocional de una historia en cada momento y cómo cambia.

El equipo de Reagan lo hace al analizar la polaridad emocional de distintas "categorías de palabras" y cómo recorren el texto para formular una idea de cómo cambia la valencia emocional. Realizaron esta tarea en más de 1.700 obras de ficción en inglés que habían sido descargadas más de 150 veces desde la página web del Proyecto Gutenberg.

Por último, emplearon una variedad de técnicas de minería de datos para divisar las distintas curvas emocionales de estas historias.

El equipo de Reagan afirma que todas sus técnicas de minería de datos señalan la existencia de seis curvas emocionales principales que forman los elementos básicos de las historias más complejas. También pueden identificar las historias que mejor ejemplifican cada tipo de arco.

Los seis arcos emocionales son:

1) Un aumento constante y continuo de la emoción como en una historia de pobreza-a-riqueza, como Las aventuras subterráneas de Alicia de Lewis Carroll.

2) Un declive continuo de las emociones, como en una tragedia como Romeo y Julieta.

3) Un bajón y después un subidón, como la historia del hombre en un pozo que mencionó Vonnegut.

4) Una subida y luego una caída, como el mito griego de Ícaro.

5) Alza-declive-alza, como La cenicienta.

6) Caída-subida-caída, como Edipo.

Por último, el equipo estudió la correlación entre la curva emocional y el número de veces que las historias fueron descargads para comprobar cuáles son las más populares. Resulta que las historias más populares son las que siguen los arcos de Ícaro y Edipo, y también las historias que presentan curvas más complejas sobre los mismos elementos básicos en secuencia. En particular, el equipo afirma que las más populares son las historias que incluyen dos curvas de hombre-en-pozo secuenciales y un arco de Cenicienta seguido por una tragedia.

Por supuesto, muchos libros siguen curvas más complejos con una resolución más fina. El método del equipo de Reagan no capta los cambios en la polaridad emocional que se producen a nivel de párrafo, por ejemplo. En lugar de eso, capta cambios emocionales mucho más amplios que se producen dentro de las narrativas. Sus curvas de historias están disponibles aquí.

Es un trabajo interesante que ofrece pruebas empíricas de la existencia de curvas básicas de narración por primera vez. También proporciona unas importantes ideas sobre la naturaleza de la narrativa y su atractivo para la psique humana.

También prepara el terreno para trabajos más ambiciosos. El equipo de Reagan estudió principalmente trabajos de ficción en inglés. Sería interesante comprobar si las curvas varían en función del idioma o la cultura y con el paso del tiempo, y también cómo se comparan los libros de no ficción.

Vonnegut describió notoriamente su teoría de formas de historias en su tesis de postgrado en Antropología en la Universidad de Chicago (EEUU). Fue sumariamente rechazado, en palabras de Vonnegut, "porque era demasiado sencillo, y parecía demasiado divertido". Hoy seguramente se sentiría apoyado por fin, pero nada sorprendido.

Ref: arxiv.org/abs/1606.07772: The Emotional Arcs of Stories Are Dominated by Six Basic Shapes

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Ciberescándalo: Google para un hackeo antiterrorista de un país aliado

    La empresa detectó que un grupo "experto" de hackers usaba 11 poderosas vulnerabilidades para comprometer dispositivos iOS, Android y Windows, y corrigió los fallos. Los atacantes resultaron ser agentes de inteligencia occidentales cuya misión quedó paralizada, lo que podría ponerles en peligro

  2. El dilema de seguridad de Apple: el sistema protege a los hackers que logran entrar

    El diseño ultrabloqueado del iPhone evita la mayor parte de los ataques, pero los más sofisticados siempre encuentran una entrada. Una vez dentro, las propias defensas del sistema los esconden. A pesar de ello, parece el mejor enfoque y el resto del sector empieza a moverse en la misma dirección

  3. Microsoft alerta de que el ciberataque a Exchange es cada vez mayor

    Cuatro grupos de hackers carroñeros se han unido a la sofisticada campaña de ataque de Hafnium, lo que podría aumentar el número de víctimas a cientos de miles