.

Robótica

Los kits que convierten un coche normal en autónomo no gustan a los reguladores

1

Las presiones del Gobierno de EEUU han obligado a Comma.ai a cancelar su proyecto para comercializar un aparato de conducción autónoma retroadaptada por suspicacias sobre su seguridad

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 07 Noviembre, 2016

Comma.ai, la start-up que esperaba lanzar un sistema de conducción autónomo de posventa para los coches antes de finalizar este año, ha cancelado su primer producto debido a las presiones de la Administración Nacional de Seguridad en Carretera de Estados Unidos (NHTSA, por sus siglas en inglés).

El fundador de la empresa, George Hotz, ha publicado la carta que recibió de los reguladores. En el texto, el director legal de la NHTSA, Paul Hemmerbaugh, exigió que Comma.ia proporcione pruebas de que su dispositivo cumple con las regulaciones de seguridad que se aplican a todos los equipos de vehículos motorizados. Hemmerbaugh detalla: "Nos preocupa que su producto ponga en peligro la seguridad de sus clientes y suponga un riesgo para el resto de usuarios de la carretera".

El dispositivo en cuestión, el Comma One, que cuesta unos 900 euros, se diferencia de muchos sistemas de conducción autónoma porque es un sistema que se instala en el coche después de comprarlo, es una retroadaptación. La pequeña caja sólo contiene sensores de cámara; para obtener más datos sobre lo que sucede en carretera, se apropia de los sistemas de radar actualmente integrados en los coches de gama alta para alimentar sus sistemas de regulación de velocidad inteligente. Hotz afirma que el sistema "está más o menos a la altura de Autopilot de Tesla" en cuanto a su funcionalidad.

Foto: El fundador de Comma.ai, George Hotz, demuestra su kit de conducción autónoma en un evento de TechCrunch celebrado este año. Crédito: Steve Jennings (Getty Images) / TechCrunch.

No es de extrañar que a la NHTSA le preocupe cómo el dispositivo interactúa con el coche. La carta de Hemmerbaugh proseguía: "La instalación de su producto podría afectar negativamente al rendimiento de los sistemas de seguridad del vehículo o hacerlo inseguro de otra manera".

La NHSTA también cuestiona las afirmaciones de Comma.ai, realizadas en su blog, de que "el sistema no elimina ninguna de las responsabilidades del conductor de la tarea de la conducción". Hemmerbaugh señala que existe una "alta probabilidad" de que los conductores empleen el dispositivo "de una manera que exceda su uso previsto". Probablemente se esté refiriendo a un accidente mortal que sucedió este año que involucraba un conductor de Tesla que empleaba la prestación Autopilot.

Tesla ha modificado su sistema Autopilot para que se desactive automáticamente cuando los conductores quitan las manos del volante durante demasiado tiempo. Otros fabricantes están integrando prestaciones similares también en sus productos.

Pero en lugar de cumplir con la exigencia regulatoria de la NHTSA, Hotz ha anunciado públicamente la cancelación del dispositivo, y ha dicho que Comma.ai explorará "otros productos y mercados". El CEO añadió: "Preferiría dedicar la vida a desarrollar tecnologías increíbles que a discutir con reguladores y abogados. No merece la pena".

Hotz ha reconocido anteriormente las limitaciones del dispositivo, que fue diseñado como sistema de conducción asistida en lugar de como un paquete de autonomía total. Pero también había afirmado, erróneamente, que "debería ser legal" porque simplemente supone una mejora frente a tecnologías similares ya presentes en los coches para los que estaría disponible.

Otras empresas estarán siguiendo estas noticias con gran interés, porque Comma.ai no es la única que está trabajando en kits de autoconducción de retroadaptación. Delphi, MobilEye y Oxbotica también están desarrollando sistemas que podrían ser añadidos a vehículos existentes para convertirlos en autónomos. La NHTSA sin duda también mantendrá un ojo puesto en sus dispositivos, aunque todos ellos sí tienen el beneficio de estar ya colaborando estrechamente con la industria automovilística, un lujo del que no puede presumir Comma.ai.

(Para saber más: Scribd, This Box Could Make Your Car Autonomous for Just $1,000, El nuevo negocio de crear sistemas que convierten en autónomo cualquier coche, El futuro de la conducción autónoma pende del primer accidente mortal de Tesla)

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Google confirma que los algoritmos de recomendación nos encarcelan

    Un equipo de su filial de IA, DeepMind, ha analizado distintas configuraciones de algoritmos para estudiar su influencia en las burbujas de filtros y en las cámaras de eco. Cuanto más personalizadas y precisas son sus recomendaciones para cada usuario, más rápido queda atrapado

  2. "Se piensa que los drones sustituyen a otras infraestructuras"

    Repartir vacunas, analizar la fauna o colaborar en la respuesta tras un desastre natural son funciones que ya están desempeñando los drones en algunos países de África. Pero la investigadora Katherine Chandler, que está estudiando cómo influyen en la sociedad, considera que hay que pensar mejor cómo pueden ser útiles 

  3. La nueva arma de las 'fake news': una IA que imita la voz de cualquiera

    La tecnología ofrece una especie de disfraz vocal que permite hablar con la voz de otra persona, como por ejemplo Obama. Aunque sus creadores intentan que el sistema no se use para la manipulación informativa, cualquiera podría crear una versión similar para difundir mentiras cada vez más creíbles