.

Móvil

Snapchat podría hundirse si el Gobierno de Trump acaba con la neutralidad de la red

Si la actual regulación desaparece, la compañía estaría en desventaja para establecer acuerdos que prioricen sus contenidos frente a otros rivales más potentes como Instagram

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 17 Febrero, 2017

Cuando la empresa responsable de Snapchat presentó la documentación necesaria para lanzar su OPI, también se metió de cabeza en el polémico debate político que rodea la neutralidad de red. La empresa advirtió de que si el Gobierno elimina las reglas del "internet abierto" de la Comisión Federal de Comunicaciones del país (FCC, por sus siglas en inglés) su negocio podría verse seriamente dañado.

El nuevo director de la FCC, Ajit Pai, ha dicho que los días de neutralidad de red, fijada por la Orden de Internet Abierto en 2015, "están contados". La orden prohíbe el bloqueo y el ahogo de contenidos legales y prohíbe acuerdos mediante los cuales un proveedor de contenidos pague a un proveedor de servicios de internet (ISP, por sus siglas en inglés) a cambio priorizar sus datos. También le concede a la FCC la autoridad de supervisar otras prácticas empresariales que considere injustas o perjudiciales para los consumidores caso por caso. La FCC de Pai ya ha archivado una investigación sobre una controvertida práctica, llamada "tarifa cero", en la que un ISP inalámbrico permite a los usuarios visualizar determinados contenidos por streaming sin consumir su paquete de datos.

Los proveedores inalámbricos de streaming de vídeo como Snap son los que más tienen que perder si se revocan las reglas de internet abierto. En su solicitud a la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU, Snap advertía de que si se modifican o eliminan, "los proveedores móviles podrán limitar la capacidad de nuestros usuarios de acceder a Snapchat o podrán convertir Snapchat en una alternativa menos atractiva que las aplicaciones de nuestros rivales".

Foto: A Snapchat le preocupan que los planes del director de la FCC, Ajit Pai, de derrocar las reglas de neutralidad de red dañen su negocio. Crédito: Alex Wong (Getty Images).

Si el Gobierno mata las reglas y no las sustituye, un ISP inalámbrico tendría mayor libertad para forjar un acuerdo con alguno de los rivales de Snap que le proporcione una ventaja. Por ejemplo, podría aplicar una tarifa cero a los vídeos de Instagram a un precio que Snap no podría igualar, o incluso ofrecer un acuerdo exclusivo a Instagram.

Pero es poco probable que el país que quede totalmente desprotegido frente a la neutralidad de la red, según el investigador del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad de George Washington (EEUU) Hal Singer. Los políticos de ambos partidos generalmente se muestran de acuerdo en que debería existir alguna forma de protección para los futuros proveedores de contenidos y consumidores contra prácticas empresariales injustas o discriminatorias por parte de los ISP. Pai y los líderes republicanos del Congreso afirman que su prioridad no es eliminar la neutralidad de red sino retirar a la FCC la autoridad de imponer lo que consideran unas regulaciones demasiado estrictas a los ISP. Sin embargo, no han revelado ningún plan específico para sustituir la orden.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. España detiene a uno de los grandes capos de las redes de botnets

    El hacker ruso Peter Levashov está acusado de liderar la red Keilhos, que llegó a controlar hasta 100.000 dispositivos. Mientras las autoridades españolas le detenían en Barcelona, el FBI logró inhabilitar la red 

  2. Usted es la mejor (y tal vez la única) herramienta contra las noticias falsas

    Las nuevas herramientas de Google y Facebook contra los bulos y las mentiras que se propagan por sus plataformas siguen dependiendo de la capacidad del usuario para determinar si se fía o no de lo que lee

  3. Cinco horas con mi trol: confesiones de un periodista frustrado

    Tras años de interacciones desagradables con un comentarista, el director de 'MIT Technology Review' decidió no sólo buscarle y entenderle sino también replantear la forma en la que se aceptan y se gestionan los comentarios. El debate está servido