.

Energía

Estas bolitas absorbentes podrían revolucionar la agricultura mundial

1

Estas diminutas esferas de zeolita retienen el agua de las cosechas de forma más eficiente que los procesos tradicionales. Podrían reducir el consumo energético y mejorar la calidad del producto final

  • por James Temple | traducido por Teresa Woods
  • 21 Febrero, 2017

Foto: Estas bolitas de zeolita pueden ser utilizadas para empaquetar cosechas y semillas y mantenerlas secas. Crédito: Drying Beads.


Crédito: Drying Beads.

El científico de plantas Kent Bradford cree que una sencilla bolita cerámica que extrae la humedad del aire puede conseguir que la agricultura sea mucho más eficiente energéticamente y barata.

Las bolitas están hechas de zeolita, un mineral muy poroso que se adhiere fácilmente a determinados materiales. En este caso, los poros fueron diseñados con el tamaño y la forma perfectos para atrapar moléculas de agua. Bradford, que es profesor de ciencias botánicas de la Universidad de California en Davis (EEUU), calcula que podrían reducir a la mitad el consumo energético de las operaciones de secado a gran escala. Además, en las regiones más húmedas del planeta, sus bolitas podrían reducir de forma importante la pérdida de cosechas provocada por la descomposición y las toxinas fúngicas.

Las bolitas fueron desarrolladas por Rhino Research en Tailandia. Bradford y sus colaboradores han dedicado varios años en el país a probar y refinar la tecnología con agricultores locales, y también en la India, Nepal, Kenia y otras naciones tropicales, donde hasta un tercio de las cosechas se pierde antes de llegar a los consumidores. En esas áreas, las bolitas se colocan junto a las cosechas de arroz en bolsas para alimentos o compartimentos delimitados con mallas metálicas. Entonces, capturan el agua del aire, lo que reduce significativamente la humedad que da paso a la descomposición y las infecciones fúngicas.

Ahora, los investigadores están intentando escalarlo a nivel industrial en países más ricos, y están explorando aplicarlo a cosechas de almendras, nueces, arroz y cereales. Los cultivos normalmente reciben aire caliente mientras pasan por por torres de secado o silos. Pero los experimentos demuestran que el aire ambiental puede ser igual de útil si primero se seca con las bolitas. Los investigadores también creen que este enfoque podrá mejorar la calidad del producto final, porque incluso calentar el aire de forma desigual a menudo chamusca partes de la cosecha, estropeando el sabor de frutos secos y otros alimentos.

Las propias bolitas deben ser calentadas tras el proceso para eliminar el agua y que puedan ser reutilizadas. Pero eso puede hacerse en un espacio compacto como un horno, lo que resulta mucho más eficiente que dirigir aire caliente directamente a las cosechas.

Energía

  1. La desesperada carrera por enfriar el océano antes de que sea tarde

    Presentamos un extracto adaptado del próximo libro 'After Geoengineering: Climate Tragedy, Repair, and Restoration' (septiembre de 2019, Verso Books) de la investigadora del Instituto de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la UCLA, Holly Jean Buck

  2. China vuelve a apostar por la energía nuclear tras años de parón

    El país parece haber aprobado la construcción de cuatro nuevos reactores nucleares con un diseño nacional, de los cuales uno podría estar operativo a finales de año. Su renovado interés podría influir en las políticas energéticas libres de carbono en otros países

  3. Entrenar una sola IA emite tanto CO2 como cinco coches en su vida útil

    Un análisis del proceso de creación de varios sistemas de procesamiento del lenguaje natural revela que el aprendizaje profundo genera una terrible huella de carbono. Además del problema medioambiental, este enorme coste energético limita a los investigadores públicos sin acceso a tantos recursos