.

Computación

La empresa que prometía la nueva era de energía nuclear se equivocó en sus cálculos

Transatomic Power reconoce que cometió un error, pero asegura que aún es capaz de avanzar la tecnología, aunque de forma más tímida. Sus inversores aún confían en el potencial de la 'start-up' del MIT

  • por James Temple | traducido por Teresa Woods
  • 10 Marzo, 2017

Foto: La cofundadora y CEO de Transatomic Power, Leslie Dewan.

La start-up de energía nuclear Transatomic Power se ha distanciado de sus atrevidas afirmaciones sobre su tecnología de reactor avanzado después de que una revisión informal realizada por profesores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) señalara graves errores en los cálculos de la empresa, como ha descubierto MIT Technology Review.

La empresa de Massachusetts (EEUU), fundada en 2011 por dos alumnos del departamento de Ciencias Nucleares e Ingeniería del MIT, afirmaba que su diseño de sales fundidas podría alimentarse de desechos de combustible nuclear procedente de reactores convencionales y generar energía de manera mucho más eficiente que ellos. En un trabajo publicado en marzo de 2014, la empresa proclamó que su reactor "puede generar hasta 75 veces más electricidad por tonelada de uranio que un reactor de agua ligera".

Esas ambiciosas afirmaciones la ayudaron a recaudar millones de euros en inversiones de capital riesgo, asegurar una serie de perfiles mediáticos llenos de elogios (incluido el de esta publicación) y atraer a consejeros técnicos estrellas. Pero en un trabajo publicado en su página web con fecha de noviembre de 2016, la empresa pasó de "75 veces" a "más del doble". Además, ahora detalla que el diseño "no reduce los depósitos existentes de desechos de combustible nuclear" ni los emplea como su fuente de alimentación. La promesa de reciclar la basura nuclear, tan complicada de gestionar, fue una de las claves para que la empresa recibiera tantas atenciones.

En una respuesta por correo electrónico a las preguntas de MIT Technology Review, la confundadora Leslie Dewan explica: "A principios de 2016, nos dimos cuenta de que había un problema con nuestro análisis inicial y empezamos a trabajar para corregir el error".

Las dramáticas revisiones culpan a un análisis realizado hacia finales de 2015 por el profesor de ciencias nucleares e ingeniería del MIT y experto en la física de los reactores nucleares Kord Smith.

En ese momento, el campo cada vez dudaba más de las afirmaciones de la empresa, y también resultaba preocupante que cualquier afirmación exagerada pudiera deslucir la reputación del departamento nuclear del MIT, que ha estado estrechamente asociado con la empresa. Transatomic Power también tiene un acuerdo de investigación de tres años de duración con el departamento, según anteriores comunicados de prensa.

Al revisar el trabajo de la empresa, Smith se percató inmediatamente de unas señales de alarma. Remitió sus inquietudes a su director de departamento y a la empresa, y después realizó una revisión informal con dos profesores más.

El experto detalla: "Afirmé que esto es obviamente incorrecto en base a la física básica". Así que pidió que la empresa llevara a cabo una prueba, la cual acabó confirmando que "sus afirmaciones eran totalmente inciertas", relata Smith.

En su opinión, la promesa de aumentar la eficiencia de combustible del reactor en 75 veces es, más o menos, como decir que uno es capaz de desarrollar un coche con consumo de un litro de combustible por cada 1.000 kilómetros en un único paso. 

Finalmente, la empresa reformuló su análisis, y elaboró y publicó un nuevo trabajo.

Desde luego, si la empresa logra desarrollar un reactor que mejore la eficiencia del combustible frente a los reactores convencionales por un factor mayor de dos todavía conseguiría un gran hito. Además, el nuevo trabajo señala que el reactor podría reducir los desechos en un 53% frente a los reactores de agua ligera. La viabilidad de ese último hallazgo fue verificada recientemente por el Laboratorio Nacional Oak Ridge (EEUU).

Pero el análisis descubrió que el reactor no podría sostener una reacción de fisión en cadena durante suficiente tiempo con combustible de desecho de forma viable, como se esperaba anteriormente, tal y como confirmó Dewan en una entrevista telefónica posterior.

La cofundadora afirmó: "Me alegro mucho de disponer de este robusto análisis técnico, confirmado por Oak Ridge, y estamos comprometidos con avanzar nuestros planes para una energía nuclear segura de bajo coste".

La responsable continúa: "Decidimos publicar en abierto nuestro análisis y los resultados porque queríamos que la gente pudiera repetir los cálculos y examinarlos directamente ellos mismos. También, hemos hablado de que la industria nuclear debería aumentar la transparencia para fomentar la confianza pública, y queríamos poner en práctica lo que predicamos".

La empresa ha dicho en ocasiones anteriores que aspira a construir un reactor de demostración para 2020, pero durante la entrevista telefónica Dewan reconoció que ese plazo se ha alargado hasta 2021.

En relación a los retos técnicos, regulatorios, de ingeniería y de cadena de suministro, la responsable añadió: "Desde luego, nos queda un largo camino por delante, pero creo que el impulso está de nuestra parte".

Según los expertos nucleares, la aprobación y construcción de cualquier prototipo de reactor avanzado requiere un mínimo de 10 años, dados los exhaustivos requisitos regulatorios de la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos.

Smith insiste en que los fundadores no actuaban de mala fe, pero sí señala que no sometieron sus afirmaciones a un proceso preliminar de revisión por pares.

El experto asegura: "No hicieron nada de esto intencionadamente. Simplemente se debió a la falta de experiencia y tal vez un exceso de confianza en sus propias habilidades. Y después, a no escuchar con suficiente atención cuando la gente cuestionaba las conclusiones a las que estaban llegando".

La empresa ha recaudado al menos unos 4,25 millones de euros de Founders Fund de Peter Thiel, Acadia Woods Partners y Daniel Aegerter de Armada Investment AG. El veterano inversor de capital riesgo Ray Rothrock actúa de presidente de la empresa.

El socio de Founders Fund Scott Nolan dijo en un comunicado: "Invertimos en Transatomic Power por el diseño pasivamente seguro de su reactor y los costes y desechos dramáticamente reducidos. Juntos, podrían permitir la producción energética a escala de red y libre de carbono. Estos aspectos de su diseño son más fuertes que nunca y nos emociona muchísimo la ejecución y el potencial futuro de la empresa".

En otro correo electrónico, Rothrock afirmó: "Sigo comprometido con la misión y el plan de Transatomic Power. El mundo necesita más energía nuclear. Y aunque [Transatomic Power] aún se encuentra en una fase temprana, me alientan los resultados logrados hasta ahora". 

Dewan afirma que la empresa todavía conserva la fe de sus inversores, pero reconoce que debería haber buscado antes la revisión por pares u otras formas de verificación.

La confundadora concluye: "En retrospectiva, fue un error mío. Deberíamos haber publicado en abierto una parte mayor de nuestras informaciones en una fase mucho más previa".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Descubierta una serie de ciberataques contra las instalaciones nucleares de EEUU

    Aunque los atacantes sólo han conseguido acceder a los sistemas informáticos administrativos, podrían haber generado mapas internos y estar preparando una ofensiva que socave la red energética de otros países. Algunos expertos apuntan a Rusia

  2. Su cara será escaneada la próxima vez que salga de EEUU en avión si no pertenece al país

    Algunos expertos alertan de que no es legal registrar la cara de los ciudadanos estadounidenses, pero si usted no pertenece al territorio, tal vez no tenga opción de evitar este registro facial. Aunque no se sabe qué pasa con los datos, las autoridades aseguran que los destruyen tras 14 días

  3. Líderes de la defensa israelí crean una 'start-up' para proteger a los coches del futuro

    Ya se han visto casos de hackers que acceden al control de frenado de algunos vehículos, y a medida que aumentan las capas de seguridad, también mejoran sus estrategias de ataque. La 'start-up' Karamba propone asegurar los vehículos desde la fábrica para que nadie pueda penetrar en ellos