.

Móvil

El día que la humanidad descifró un mensaje pseudoalienígena

1

Hace poco más de un año, el investigador del Instituto Max Planck Rene Helle hizo un llamamiento al mundo para que decodificara un comunicado que simulaba ser extraterrestre. Recibió 66 respuestas correctas, dos de ellas de estudiantes de instituto

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Teresa Woods
  • 13 Junio, 2017

En 1961, un pequeño grupo de científicos se reunió en el observatorio de radioastronomía del Green Bank en EEUU para debatir sobre la búsqueda de inteligencia extraterrestre. Uno de los organizadores fue Frank Drake, quien expuso su ahora famosa ecuación de Drake, que describe las probabilidades de la existencia de vida inteligente en otras partes del universo. Pero Drake también aprovechó la ocasión para realizar un experimento menos conocido.

La pregunta que abordó fue la siguiente: Si la humanidad recibiera un mensaje de las estrellas, ¿cómo podría decodificarlo dado que no habría un lenguaje común? Del mismo modo, si quisiéramos enviar un mensaje, ¿cómo deberíamos componerlo?

Para abordar el asunto, Drake creó un mensaje y desafió a los participantes de la conferencia a decodificarlo. Sólo recibió una respuesta, escrita en el mismo código, lo que indicaba que el mensaje original había sido comprendido. Después, una revista de electrónica para aficionados publicó el mensaje y un año después Drake recibió la carta de un lector con la solución correcta.

Así que si recibiéramos un mensaje de las estrellas, una opción consistiría en publicarlo en redes sociales y apelar a la suma de las mentes del mundo entero para decodificarlo. El año pasado, el investigador del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Alemania Rene Heller, hizo justo eso. Creó un mensaje simulado de una civilización alienígena y lo lanzó en Twitter y Facebook para que el mundo lo descodificara. Heller narra: "El martes, 26 de abril de 2016, publiqué un falso mensaje SETI en las redes sociales Twitter y Facebook y lo bauticé como el 'Desafío de Descifrado SETI'".

Algo más de un año depués, Heller ha publicado los resultados de su reto, en los que se demuestra que la gente unió sus fuerzas para descifrar este código pseudoalienígena.

El reto que planteó Heller consistía en imaginar que la Tierra ha recibido un mensaje en forma de series de pulsos de radio procedentes de una fuente fija y sin resolver a unos 50 años luz de la Tierra. Se supone que estos pulsos se han recibido mediante una banda estrecha cercana a la frecuencia electromagnética de 452,13 MHz, que equivale al número pi multiplicado por la frecuencia de emisión de los átomos de hidrógeno neutros.

El mensaje de Heller puede consultarse aquí. Y la pregunta era: ¿qué dice este mensaje? Para construir el mensaje utilizó técnicas ya conocidas en la ciencia de la inteligencia extraterrestre. Y se compone de una serie de imágenes que pueden descifrarse al organizar los datos de acuerdo a unas dimensiones específicas.

Estas dimensiones son 359 píxeles por 757 píxeles (ambos son números primos) y vienen definidas en la primera página del mensaje, en la que aparece una secuencia de 757 ceros y otra de 359 unos. En total, el mensaje contiene siete páginas (otro número primo).

La siguiente página es una lista de números de 0 a 756 que utiliza un sistema estándar de codificación de datos denominado little endian  que permite definir cosas como los datos que se escriben de izquierda a derecha o una ordenación de comienzo por el extremo menor, entre otras . La tercera página enumera los primeros 757 números primos de la misma manera. "Las páginas dos (conteo simple) y tres (números primos) estaban destinadas a establecer que estamos hablando en binario y que usamos números para describir e interpretar las imágenes", explica Heller.

La cuarta página comienza definiendo dos números más. La primera es la longitud de onda utilizada para transmitir el mensaje en unidades de la Longitud de Planck modificadas. Este número es 1,6368 x 1034 y actúa como una especie de regla espacial. El segundo número es 1,1677 x 1052. Este es una regla temporal que, con un cuidadoso planteamiento y una matemática simple, lleva al número 50 (la distancia de la civilización transmisora ​​en años luz). Heller continúa: "Como sabemos que el mensaje proviene de una estrella a 50 años luz de distancia, nuestros amigos extraterrestres nos están diciendo que ellos también saben a qué distancia están de nnosotros". El resto de la cuarta página muestra una onda sinusoidal, o más precisamente la función -sen (x).

Las dos primeras líneas de la página cinco codifican los números 6,048 × 1034 y 4,2038 × 1052, que representan la distancia de 2,45 metros en unidades de la constante de Planck modificadas y un tiempo de 180 años en unidades de la escala temporal. El resto de esta página muestra una imagen de un espécimen extraterrestre que, por lo tanto, mediría 2,45 metros de altura tendría una esperanza de vida de 180 años.

La sexta página muestra la imagen del dispositivo utilizado para enviar la transmisión; aunque en realidad se trata del radiotelescopio Earthbound con un conjunto de antenas de un kilómetro cuadrado. La séptima y última página codifican dos números equivalentes a una distancia aproximadamente 100 veces mayor que la distancia entre la Tierra y nuestra Luna y 6.000 millones de años. También muestra una imagen de cuatro objetos astronómicos, uno de los cuales está al lado de una imagen de un alienígena. Se entiende que dicho objeto es el planeta natal de nuestro E. T., el cual es 6.000 millones de años más antiguo que el nuestro.

Heller publicó este mensaje en redes sociales el 26 de abril de 2016, y el mundo no tardó en responder. Recibió la primera solución correcta por correo electrónico al día siguiente, y el número de respuestas aumentó a medida que se difundía la noticia.

El 6 de mayo, Heller recibió el mayor aluvión de respuestas después de que el Daily Mail y el Huffington Post informaran del desafío. Un grupo de Reddit publicó la respuesta a la pregunta, algo que probablemente distorsionó los resultados que recibió Heller después. En total, recibió 66 soluciones correctas, dos de las cuales habían sido descifradas por estudiantes de secundaria.

Es un trabajo interesante que tiene claras implicaciones en cómo debe lidiar la humanidad con un mensaje extraterrestre. La comunidad astronómica ya se ha comprometido a publicar públicamente cualquier mensaje alienígena.

Pero el trabajo de Heller demuestra que la humanidad es capaz de descodificar tal mensaje y que deberíamos darle la oportunidad de hacerlo. "La distribución en redes sociales no solo ofrecería un eficiente medio de descifrado sino que también una oportunidad sin precedentes para unir a los seres humanos de todo el mundo en un esfuerzo científico y cultural común", concluye.

Los participantes de la primera reunión de SETI en Green Bank en 1961 seguramente habrían estado de acuerdo.

Ref: arxiv.org/abs/1706.00653: Decryption of Messages from Extraterrestrial Intelligence Using the Power of Social Media—The SETI Decrypt Challenge

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El hombre que intenta protegernos de la manipulación y la falta de ética de las redes sociales

    Tristan Harris está convencido de que Facebook, Google, Twitter y el resto de plataformas sociales están diseñadas para persuadir al usuario hacia sus propios objetivos en lugar de intentar que el mundo sea un lugar mejor y las personas se acerquen a sus objetivos vitales

  2. La poca seguridad de la realidad aumentada podría intoxicar nuestra visión del mundo

    Las posibilidades de esta tecnología se mezclan con el peligro de que el software malicioso nos engañe para ver cosas que realmente no están ahí y que incluso podrían amenazar la vida de las personas. Debemos empezar a trabajar en los retos de seguridad antes de que sea tarde 

  3. De cerca y de lejos: el nuevo enfoque para sustituir las contraseñas por la cara

    Las tecnologías de reconocimiento facial actuales son poco fiables, y las que lo son requieren mucha potencia computacional. Pero una 'start-up' quiere solucionarlo con un nuevo enfoque basado en analizar el rostro de una persona a distintas distancias