.

Negocios

Tim Cook quiere que la tecnología esté al servicio de la humanidad y no al revés

1

El CEO de Apple pasó un día en el MIT aprendiendo sobre las investigaciones de inteligencia artificial y otras tecnologías emergentes y de cómo pueden aplicarse al beneficio de la sociedad. Y afirma que tiene un ojo puesto en no sobrepasar el límite de los datos personales

  • por Nanette Byrnes | traducido por Teresa Woods
  • 15 Junio, 2017

A principios de junio, mientras cruzaba con paso firme el escenario de la conferencia anual de desarrolladores de Apple delante de un público de miles de personas en el Centro de Convenciones de San José (EEUU), a Tim Cook se le veía animado y entusiasmado, era el profeta de una serie de nuevos productos y prestaciones. Entre ellos estaba el altavoz inteligente de HomePod y nuevas formas de crear inteligencia artificial (IA) dentro de las aplicaciones dirigidas a los desarrolladores.

Unos días después, el CEO de Apple se encontraba en la otra costa de EEUU, sentado en un sofá gris al lado de una almohada amarilla con el emoticono de una cara feliz. Estaba en el Departamento de Informática Afectiva del MIT Media Lab escuchando a Rosalind Picard hablar sobre la depresión. Cook, que este año dio el discurso de graduación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT; EEUU), aprovechó el día previo a la ceremonia para aprender más sobre las investigaciones del campus, gran parte de las cuales incluyen sensores e inteligencia artificial.

Picard es experta en el uso de portables y datos telefónicos para medir las emociones humanas. Y ahora está investigando cómo los datos extraídos de los móviles pueden ayudar a identificar y quizás incluso predecir la depresión, un problema que se proyecta que representará la segunda causa de discapacidad a nivel mundial para 2020.

Foto: Una alumna de posgrado del Laboratorio de Máquinas Sociales del MIT Media Lab explica su investigación al CEO de Apple, Tim Cook.

Con el tiempo, Picard espera poder predecir cuándo una persona se volverá en vulnerable a la depresión, incluso antes de que suceda. La investigadora le dijo a Cook: "Queremos no sólo reconocerlo sino intentar pronosticarlo".

A medida que nuestros móviles mejoren lo que saben sobre mejor nuestro comportamiento, podrían empezar a desempeñar un importante papel en ayudarnos a monitorizarnos y comprendernos a nosotros mismos y nuestro comportamiento futuro.

Una estrategía podría depender de la inteligencia artificial, y aunque a menudo se critica a Apple por ir a la cola en cuestiones de inteligencia artificial, en comparación con empresas como Google, Microsoft y Amazon, Cook sostiene que el aprendizaje automático ya está bien integrado en los iPhones.

En una entrevista con MIT Technology Review realizada unas horas después de la reunión con Picard, Cook enumeró una serie de ejemplos de sus avances con esta tecnología. Algunos de ellos son el reconocimiento de imágenes en nuestras fotos y la forma en la que Apple Music aprende de lo que hemos escuchado y ajusta sus recomendaciones. Incluso la batería del iPhone ha aumentado su duración porque el sistema de administración de energía del teléfono utiliza aprendizaje automático para estudiar el uso que le da el usuario para ajustarse a él

El CEO de Appel asegura que el hecho de que la prensa no siempre reconozca los méritos de Apple en inteligencia artificial puede deberse al hecho de que a Apple sólo le gusta hablar sobre las prestaciones de los productos que están listos para la venta, mientras que muchos otros "venden el futuro". Cook afirma: "No vamos a hablar de las cosas que vamos a hacer en 2019, 2020, 2021. No es porque no lo sepamos. Es porque no queremos hablar de eso".

Para Cook, la inteligencia artificial es una tecnología "profunda" y cada vez más capaz de hacer cosas increíbles. Pero en los asuntos que le tocan no se siente cómodo con una automatización que elimine el ser humano completamente de la ecuación. El responsable detalla: "Cuando los avances tecnológicos pueden aumentar tan exponencialmente creo que existe el riesgo de olvidar el hecho de que la tecnología debe servir a la humanidad, no al revés".

En su opinión, parte de ese enfoque consisten mantener un ojo puesto en a qué datos de iPhone debería ser capaz de acceder Apple y cuáles son demasiado personales, algo que se convirtió en un problema durante su negativa altamente mediática del año pasado de cumplir la orden judicial de desbloquear iPhones a instancias de las fuerzas del orden (Ver Las empresas privadas no deben decidir el límite mundial de la encriptación).

El laboratorio de Picard no utiliza móviles de Apple en sus investigaciones, aunque le dijo a Cook que le gustaría. Para su estudio actual de la salud emocional de los estudiantes, su equipo no puede obtener ciertos datos que se necesitan de un iPhone. Por ejemplo, a quién llama y envía mensajes el usuario, una información que los investigadores utilizan (con el permiso de los participantes del estudio) para construir lo que saben de las actividades sociales de los estudiantes.

Apple tiene una plataforma para investigaciones y el desarrollo de salud móvil llamada HealthKit, pero el equipo no han podido lograr que funcione, dice Picard. Antes de terminar la conversación, Cook había sacado su iPhone ojo del bolsillo para dejarse una nota a sí mismo para acordarse de preguntar por eso en la empresa.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La investigadora que usa la IA para construir un mundo mejor

    La visión de Fei Fang de combinar aprendizaje automático con la teoría de juegos ya se está aplicando para aumentar la seguridad del transporte marítimo, reducir la caza furtiva, detectar la minería ilegal, identificar préstamos abusivos y reducir el hambre, entre otras cosas

  2. "La mejor energía es la que no se consume, el problema es que usamos demasiada"

    A la espera de que las soluciones más sostenibles para la movilidad se vuelvan más económicas, el CEO de Madrileña Red de Gas, Alejandro Lafarga, defiende el gas natural, especialmente para el transporte público

  3. La IA está cerca de pilotar aviones, siempre que no lleven personas

    El sector aeroespacial ya emplea inteligencia artificial, aunque nunca en vuelo. Boeing cree que dentro de poco la tecnología podría asistir a pilotos en condiciones complicadas e incluso gobernar aeronaves para el transporte de mercancías. Y está invirtiendo mucho para lograrlo