.

Otros

El Año Online

1

Los negocios de las redes sociales, la tecnología de “Cloud”, y una imperfección en la estructura de Internet son las historias más notables de 2008.

  • por Erica Naone | traducido por
  • 25 Diciembre, 2008

Redes Sociales

Nuestra obsesión colectiva por las páginas de redes sociales continuó en 2008, como así también la búsqueda de un modelo comercial viable. (Vease “Las Redes Sociales no son un Negocio”.) Aunque las condiciones económicas fueron nefastas para la industria en los últimos meses (Vease “¿Se Hunden las Redes Sociales?”), el entusiasmo por esas páginas sigue siendo alto. Twitter, el ejemplo más obvio de toda la industria Web 2.0 (es el más popular pero no hace dinero) produjo un ecosistema de competidores, imitadores, plug-ins, y add-ons (Vease “Una Historia Breve de Micro-Blogeo”). Parte de estos lucharon para mantenerse a flote mientras que la página se sentía presionada en exceso por el aumento sin fin de la cantidad de datos que se producen y los que solicitan sus usuarios. (Vease “La Crisis de Crecimiento de Twitter.”) Los usuarios mismos lucharon para administrar la sobrecarga informática de múltiples servicios de redes sociales, incitando a algunas empresas a que inventen formas de racionalizar con quiénes compartir vuestros datos. (Vease "¿Quién es el Dueño de tus Amigos?”) Sin embargo, una de las redes más grandes, Facebook, usó un método distinto: se forjó una posición al margen de sus competidores. (Vease “Una División Nueva en las Redes Sociales.”)

 

En la Nube

En medio de la confusión económica, una buena noticia fue que se hizo mucho más barato que antes iniciar empresas en la Red: simplemente podían alquilar poder informático de una lista creciente de proveedores de tecnología de “cloud”. (Vease “Infraestructura Barata.”) Por otro lado, ya que muchos servicios de infraestructura son ofrecidos por empresas grandes como Amazon y Google, esto generó dudas sobre la dependencia creciente de las empresas pequeñas respecto de las gigantes. (Vease “Escritores de Web App: Cuidado, Regocijaos.”) El servicio popular de almacenamiento de Amazon también empezó a funcionar como un modo de incitar a las empresas a depender cada vez más de lo que ofrecía Amazon. (Vease “Amazon Apunta a la Distribución de Contenidos.”) Y una variedad de soluciones de código abierto también se integró a la mezcla, esperando facilitarle a las empresas el modo de comprender cómo funcionan estos servicios de infraestructura, mientras que, en algunos casos, de paso se quedaban con una participación en el mercado. (Vease “Llegar a las Nubes” y “Abriendo la Nube.”) Mientras el veterano se apresuró para no quedar desplazado, el MobileMe de Apple dio un traspié inicialmente y pocas personas entienden lo que se suponía que debía hacer el Live Mesh de Microsoft. (Vease “Perdidos en las Nubes.”) Pero Microsoft está presionando mucho para que se realice un plan con el cual la tecnología de “Cloud” aumente el software más que reemplazarlo. (Vease “La Visión de Craig Mundie de la “Cloud”.)

 

Haciéndole Parches a Internet

Los protocolos centrales que mantienen a Internet funcionando nunca se diseñaron para el tipo de uso que se le está dando actualmente a la Red, y la tensión se comenzó a notar en 2008. En particular, un sistema que demostró su antigüedad fue el sistema de nombre de dominio (DNS), que traduce las direcciones de Red que se ingresan al navegador en una dirección numérica que conecta al navegador con un servidor. Fue diseñado en una época de mayor confianza, y el investigador de seguridad Dan Kaminsky descubrió una imperfección importante en el sistema que podría desorganizar, potencialmente, la seguridad de la Red. (Vease “Una Imperfección en el Corazón de Internet”.) Las empresas se apresuraron a encontrarle un arreglo al DNS, pero no era el único protocolo que necesitaba de una actualización. El protocolo de pasarela fronteriza que maneja el routing ha luchado por el aumento del transito. (Vease “La Vida Social de los Routers.”) Y los expertos están trabajando para actualizar el algoritmo criptográfico que fija muchas transacciones on-line, esperando tener cada solución en su lugar antes de que el sistema se desactualice. ( Vease “Un Algoritmo sin Secretos.”)

 

Igualdad de Datos

El debate sobre la neutralidad de la Red se calentó este año y se hizo mucho más urgente por el aumento inmenso de tráfico de videos y multimedia. (Vease “El Colapso de Internet.”) Aunque los proveedores de servicios de Internet y las redes de intercambio de archivos luchan por una paz intranquila (Vease “Intercambio de Archivos Súper Cargado”), los Juegos Olímpicos de Beijing demostraron que el debate no es sólo por una cuestión de dinero. La censura en Internet continúa y los defensores de la libertad de expresión informan que las reglas de la censura en China parecen no ser uniformes, dejando que los motores de búsqueda principales fijen sus propias pautas. (Vease “La Auto Censura de los Motores de Búsqueda Chinos.”) Un incidente vergonzoso referido a la versión china de Skype, demostró que las empresas estadounidenses deben cuidarse cuando forman asociaciones en países sujetos a la censura. (Vease “El Ojo de China Sobre la Charla por Internet.”)

 

Copyright Technology Review 2008

Otros

  1. Convertir metano en CO2: la nueva estrategia contra el cambio climático

    Aunque nuestro volumen de emisiones de este gas es mucho menor, tiene un efecto mucho más potente sobre el calentamiento global. Una nueva investigación sugiere que capturarlo de la atmósfera y transformarlo en dióxido de carbono nos podría dar un 'respiro' climático a corto plazo

  2. Esta empresa española dice a los políticos qué sienten sus votantes

    Emotion Research Lab, con sede en Valencia (España) y fundada por Maria Pocovi solo necesita un reproductor de vídeo y una cámara web frontal para analizar, a partir de los gestos faciales, qué siente una persona al ver un anuncio de un candidato

  3. Un único sensor para convertir toda una cocina en inteligente

    Un equipo de investigación combina diferentes sensores en un único dispositivo que se conecta a la corriente eléctrica y es capaz de monitorizar con una precisión del 96 % elementos como el microondas, el grifo y la puerta