.

Los robots industriales no pueden percibir su entorno y a menudo deben mantenerse dentro de una jaula.

Robótica

Un 'ojo' ultrapreciso para controlar a humanos y robots puede revolucionar el trabajo industrial

1

La Plataforma de Inteligencia Espacial Humana rastrea los movimientos por radar. Su alcance de 30 metros y su precisión milimétrica ya han atraído inversiones de empresas como Airbus Ventures gracias a su potencial para optimizar la productividad en fábricas y almacenes

  • por Will Knight | traducido por Patricia R. Guevara
  • 03 Octubre, 2017

Trabajar junto a un robot industrial puede resultar frustrante hasta extremadamente peligroso. Pero un nuevo sistema de detección podría hacer que la colaboración entre humanos y robots sea pan comido.

Humatics, una spin-out del MIT (EEUU), está desarrollando un sistema de radar interior que debería dar a los robots y a otros sistemas industriales la capacidad de rastrear los movimientos de la gente con mucha precisión. Esto podría hacerlos mucho más seguros, permitiría recoger más en detalle el desempeño de los trabajadores y conduciría a nuevas y más eficaces formas de colaboración entre personas y máquinas.

El profesor del departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT David Mindell, quien es cofundador y CEO de la compañía, afirma: "Creemos muy probable que nuestro sistema permita que los robots vivan en entornos humanos".

Los sensores actuales, que incluyen cámaras y sensores de profundidad, a menudo se ven afectados por la iluminación, y sólo tienen una idea aproximada de la posición de una persona en el espacio tridimensional. Los sistemas emergentes de seguridad permiten que la gente trabaje más cerca de robots potentes, pero los desactivan por completo si una persona se aproxima demasiado. Con un seguimiento preciso de los movimientos de una persona, el nuevo sistema podría lograr que un robot potente sume sus esfuerzos con los de una persona. Podría, por ejemplo, entregar en mano algo a un compañero de trabajo humano. Mindell señala: "Podríamos deshacernos de las jaulas que encierran a los grandes robots".

La tecnología puede dar una pista sobre cómo evolucionará el trabajo manual durante la próxima década. Además de permitir que los robots y los humanos colaboren de manera mucho más eficaz, podría utilizarse para rastrear y mejorar la productividad de los propios trabajadores humanos. Por ejemplo, en un almacén se podrían identificar formas para aumentar la eficacia de las tareas de los trabajadores o hacer que sean menos repetitivas. "Hay muchísimos lugares donde se puede aplicar", señala Mindell.

Aunque se habla mucho sobre robots que reemplazan a personas en muchos entornos, Mindell cree que la automatización más efectiva es la que se combina con el esfuerzo humano. Esbozó esta teoría en un libro, Nuestros robots, nosotros mismos, publicado en 2015.

Humatics llama a su tecnología de rastreo la Plataforma de Inteligencia Espacial Humana. El hardware de seguimiento de radiofrecuencia de la compañía es capaz de rastrear múltiples transpondedores hasta a 30 metros de distancia con una precisión de escala milimétrica. Un sistema de software puede proporcionar análisis sobre los movimientos de los trabajadores y una interfaz de programación de aplicaciones permite desarrollar nuevas funciones.

La tecnología podría mejorar la eficiencia de una línea de fabricación industrial, ya que los trabajadores podrían agarrar algo con lo que un robot ha terminado de trabajar sin temor a resultar heridos. La compañía no ha anunciado el coste del sistema, pero afirma que es significativamente más barato que las alternativas existentes.

La colaboración entre los robots y los seres humanos es cada vez más importante en las industrias de fabricación y logística de pedidos. Mientras que los viejos robots industriales eran demasiado peligrosos para trabajar junto a las personas, ahora algunos sistemas más ligeros pueden hacerlo con seguridad al lado de la gente en líneas de fabricación. Pero estas máquinas no rastrean los movimientos humanos, y son limitadas porque no pueden utilizar mucha fuerza.

Mientras tanto, en muchos almacenes y centros de logística, como los operados por Amazon, los robots ayudan a los trabajadores cada vez más a mover los objetos de manera más eficiente (ver La simbiosis entre robots y humanos en Amazon es cada vez más estrecha y precisa).

Las empresas que hasta ahora han invertido en Humatics ofrecen algunas ideas sobre lo amplias que podrían ser las aplicaciones. Una ronda de financiación de serie A por un valor que superó los 15 millones de euros atrajo a inversores, incluyendo Lockheed Martin Ventures y Airbus Ventures. Ambos están explorando un mayor uso de la robótica en sus líneas de fabricación. 

El director ejecutivo de Airbus Ventures, Thomas d'Halluin, afirma en un comunicado: "Consideramos que la tecnología de Humatics no es menos que un cambio tectónico en el seguimiento de la posición y el movimiento. Su salto cuántico en la precisión desbloquea poderosos potenciales para una gran cantidad de nuevas aplicaciones".

Mindell ya había desarrollado un radar ultrapreciso para sistemas robóticos bajo el agua. Es experto en el uso de la automatización en el sector aeroespacial y aeronáutico. Los asesores fundadores de la compañía incluyen al explorador de océanos que descubrió el naufragio del Titanic Bob Ballard, y al astronauta del Apolo Dave Scott.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Cómo crear redes neuronales 10 veces más pequeñas e igual de eficaces

    Llevamos años usando modelos enormes con grandes partes que no sirven para nada, lo que dificulta el entrenamiento y aumenta su tiempo y coste. Una investigación revela que es posible reducir su tamaño sin sacrificar su rendimiento para ampliar los usos de la IA a dispositivos como los móviles

  2. Claves para que la IA no se deje engañar con patrones falsos

    Resulta increíblemente fácil manipular a una inteligencia artificial para que clasifique imágenes de forma incorrecta. Para evitarlo, un equipo propone entrenar al sistema para que solo tenga en cuenta los patrones reales que de verdad están vinculados a las imágenes. Sin embargo, no funciona al 100 %

  3. Bee +, el diminuto robot de cuatro alas que vuela casi como un insecto

    Este nuevo autómata supera a cualquier versión anterior en estabilidad y control de la dirección. El avance ha sido posible gracias a la reducción del peso de sus componentes. Pero en comparación con los bichos reales, no es más que un torpe gigante