.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Los políticos que más usan Twitter obtienen mejores resultados electorales

1

Si creía que Twitter no sirve para ganar unas elecciones se equivoca. Aunque su efecto sea pequeño, algunas ocasiones la victoria de un candidato u otro depende de un solo punto porcentual, justo lo que puede obtener un político si aumenta su actividad en la red social 

  • por Emerging Technology From The Arxiv | traducido por Patricia R. Guevara
  • 30 Octubre, 2017

El papel de Twitter en la política nunca ha sido tan destacado. El expresidente de EE. UU. Obama, a veces apodado como el primer presidente de las redes sociales, claramente superó a sus rivales en términos de popularidad y producción. Trump también usa Twitter, aunque de forma más polémica: impulsa debates, expresa sus quejas y establece políticas.

Claramente, las redes sociales juegan un papel muy importante en el discurso político. Muchos políticos envían cientos o miles de mensajes durante las campañas electorales e invierten considerables recursos en su presencia en los medios sociales.

Esto plantea una pregunta interesante: ¿este esfuerzo se traduce en votos?

El mapa electoral de los EE. UU.

Foto: mapa electoral de Reino Unido.

Eso es lo que intenta responder el trabajo del investigador del Instituto de Internet de Oxford (Reino Unido) Jonathan Bright y sus compañeros. El equipo afirma que las dos últimas elecciones en Reino Unido, que estuvieron separadas por poco tiempo, brindan una oportunidad única para poner a prueba el papel que Twitter jugó en el resultado.

La mayoría de las investigaciones sobre el efecto electoral de las redes sociales se han centrado en elecciones individuales (ver Los tres datos de Twitter que pudieron haber predicho la victoria de Trump y el Brexit). Eso puede generar problemas, porque es difícil separar el efecto de las redes sociales de otros factores, como el nivel de profesionalidad demostrado en la campaña, la cantidad de fondos involucrados, etcétera.

Comparar elecciones que están muy separadas en el tiempo también es complicado, porque la forma en que los políticos y los votantes usan las redes sociales puede cambiar drásticamente a lo largo de escalas de tiempo electorales, que generalmente duran aproximadamente cinco años.

Así que las dos recientes elecciones en el Reino Unido ofrecen una oportunidad única para mirar más a fondo. La primera elección que estudiaron Bright y sus colegas tuvo lugar el 7 de mayo de 2015; la segunda, el 8 de junio de 2017, después de que la convocatoria de elecciones anticipadas sólo diera los candidatos 24 días para prepararse.

En ambos comicios, el público británico eligió a 650 miembros del Parlamento, cada uno de los cuales representaba a un distrito de unos 70.000 votantes. Compitieron alrededor de siete partidos políticos importantes, y juntos presentaron un total de 6.000 candidatos. De estos, 822 políticos hicieron campaña en ambas elecciones, por lo que se les contó dos veces.

El 76% de los candidatos de 2015 usaron Twitter, en comparación con el 63% en 2017. La caída se debe probablemente a la naturaleza precipitada de las elecciones de 2017. Muchos candidatos fueron elegidos en el último minuto, dándoles menos tiempo para organizar una estrategia en redes sociales.

Sin embargo, la actividad de Twitter aumentó en 2017. Los candidatos con una cuenta en la red social enviaron una media de 86 tuits en 2015, es decir, 3,6 al día. Este número aumentó a 123,5 tuits en 2017, algo más de 5,1 a diario.

Estas cifras ocultan una diferencia significativa entre la presencia en Twitter de los políticos que gobiernan frente a los de los partidos de la oposición. En 2015, el 87% de los políticos en el poder tenían cuentas de Twitter, en comparación con el 73% de los opositores. En 2017, la diferencia fue aún mayor. En este caso, el 84% de los políticos al mando tenían cuentas, en comparación con solo el 58% de la oposición. Una vez más, la diferencia probablemente se deba a la naturaleza atropellada de las elecciones de 2017.

Bright y sus compañeros querían responder una pregunta simple: ¿los políticos que hacen un mayor uso de Twitter obtienen un mayor porcentaje de votos?

Su conclusión: los políticos tuiteros consiguen una mayor participación, aunque no mucha.

Aunque el impacto general de Twitter es pequeño, algunos grupos lo hacen mejor que otros. "Los diputados que tenían una cuenta de Twitter generalmente obtenían una cantidad de votos alrededor de un 7% a un 9% mayor que los que no estaban presentes en la red social", indican Bright y compañía.

También calculan que los políticos pueden obtener un 1% adicional de los votos al aumentar el número de tuits que envían por un factor entre 0.28 y 1.75.

Eso podría parecer un aumento diminuto, pero en muchos distritos habría sido decisivo. "Alrededor del 14% de las competiciones electorales que forman la base de nuestro estudio se ganaron por un margen de menos de 5 puntos porcentuales y, el 4% de ellas, por un margen de menos de 1 punto porcentual", señalan los investigadores. 

Esto será motivo de reflexión para los comentaristas que han minimizado la importancia de las redes sociales. Algunos argumentan que los mensajes difundidos por esta red social solo llegan a los votantes que ya siguen a ese político y que hacen poco por atraer a otros votantes. Este trabajo parece desacreditar esa idea.

Como Bright y sus compañeros explican: "En general, la evidencia sugiere que el uso de las redes sociales marca una diferencia genuinamente importante en las campañas electorales".

Ref: arxiv.org/abs/1710.07087: Does Campaigning on Social Media Make a Difference? Evidence from Candidate Use of Twitter During the 2015 and 2017 UK Elections.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las críticas obligan a Noruega a retirar su 'app' de rastreo de coronavirus

    Aunque Smittestopp tiene buenas características de privacidad, el organismo de protección de datos del país afirma que la baja tasa de contagios nacionales no justifica su uso. Los responsables del Instituto Noruego de Salud Pública no están de acuerdo y creen que la decisión limitará su capacidad de prevenir nuevos brotes

  2. Twitter intenta que la gente se lea los artículos antes de compartirlos

    Si un usuario va a retuitear un enlace sin haber pinchado en él, recibirá un mensaje animándolo a leerlo primero. La medida, lanzada de forma piloto en inglés y para teléfonos Android, supone un paso más en la cada vez más contundente postura de Twitter contra la viralización del odio y las noticias falsas

  3. Ocho cosas que Facebook debe hacer para mejorar la moderación de contenido

    Aunque se trata de una tarea imprescindible, la red social la ha externalizado en trabajadores precarios y sin la formación necesaria para soportar la traumática experiencia. Además, debería duplicar el número de moderadores y hacer que toda la empresa sea más consciente del impacto de sus decisiones