.

Computación

Quienes pierdan su empleo por culpa de la IA deberían recibir un sueldo para formarse en otra cosa

1

Ese es el nuevo 'New Deal' que propone el experto en inteligencia artificial Andrew Ng, consciente de que aunque la tecnología no avance más, ya es capaz de destruir muchos puestos de trabajo como el de los operadores telefónicos, los radiólogos y los camioneros

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 24 Noviembre, 2017

El antiguo jefe de inteligencia artificial (IA) de Baidu (ver El líder en inteligencia artificial que dejó huérfana a Baidu para ayudar al mundo), el gigante chino de las búsquedas web y, antes de eso, el creador del proyecto Brain de aprendizaje profundo de Google, Andrew Ng (ver "La revolución del aprendizaje profundo en la inteligencia artificial ha sucedido demasiado rápido"), sabe tan bien como cualquiera que la inteligencia artificial amenaza con eliminar muchos puestos de trabajo. Y muchos de nosotros ni siquiera somos conscientes de lo que se nos avecina.

Durante su charla en la conferencia anual EmTech MIT de MIT Technology Review en (EEUU) este mes, Ng dijo que ha visitado varios centros de llamadas para hablar con los trabajadores. Lo ha hecho porque sabe que los equipos de ingenieros que trabajan para él acabarán desarrollando programas de software que automatizarían algunas tareas de su trabajo.

Ng alertó al público: "Muchas profesiones están en el punto de mira de los equipos de inteligencia artificial de todo el mundo".

Ng, que actualmente trabaja en una start-up llamada Deeplearning.ai, que ayuda a capacitar a las personas en tecnologías de aprendizaje profundo, tiene algunas ideas para ayudar a aquellos que tienen trabajos que cree que serán automatizados, desde trabajadores de centro de llamadas hasta radiólogos (ver Máquinas con la misma precisión diagnóstica que los mejores radiólogos), conductores de camiones (ver La primera entrega en camión autónomo amenaza el futuro de los camioneros) y similares.

Su propuesta es una versión actualizada del New Deal (o Nuevo Trato, el conjunto de programas económicos estadounidenses de la era de la Gran Depresión que invirtieron, entre otras cosas, en reintegrar a los desempleados en la fuerza laboral), que incluye que los trabajadores desplazados reciban ingresos para que adquieran nuevas habilidades laborales.

Incluso aunque la inteligencia artificial no avance mucho más de donde está ahora mismo, Ng cree que ya es capaz de transformar todo tipo de industrias. El aprendizaje supervisado, la técnica en la que se le da a un ordenador un dato de entrada (como una imagen de una cara) y aprende a usarla para predecir resultado (si esa cara le pertenece a usted, por ejemplo), podría robar muchos empleos..

El experto concluyó: "Aunque ahora mismo dejáramos de escribir artículos de investigación, tendríamos lo suficiente para transformar la industria. Las futuras oleadas de innovación traerán cambios aún más profundos en los mercados de trabajo, y necesitamos una forma de seguir adaptándonos a ellos".

 

 

Vídeo: A Andrew Ng le gustaría ver un "nuevo New Deal" que pague a las personas desplazadas por la tecnología por estudiar, ofreciendo así un incentivo para aprender nuevas capacidades y reintegrarse en la fuerza laboral.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. ¿Podría arrojar luz sobre el origen de la vida la simulación cuántica?

    Un equipo de la Universidad del País Vasco (España) utiliza la computación cuántica para arrojar luz sobre el proceso de la evolución y el posible papel de la mecánica cuántica en ello

  2. Las metalentes abren la puerta a cámaras y telescopios más pequeños, baratos y precisos

    Las "metalentes" creadas con fotolitografía podrían cambiar la naturaleza de las imágenes y del procesamiento óptico. Nacen gracias a un revolucionario proceso de fabricación que funciona con la tecnología actual necesaria para fabricar chips

  3. Permitir ciberataques vengativos contra los hackers es una idea pésima

    EE. UU. se está planteando permitir el contrahackeo, es decir, que los particulares que han sufrido un ataque informático puedan perseguir a sus atacantes. A continuación le ofrecemos una lista de argumentos por los que el proyecto supondría más daños que beneficios