.

Robótica

El dron 'paparazzi' que le sigue a pesar de los obstáculos

1

Gracias a la inteligencia artificial, el robot aéreo R1 esquiva árboles y cualquier elemento que se encuentre a su paso para grabar los movimientos de la persona que lo utiliza. Además, se podrá usar para tareas de inspección y vigilancia

  • por Will Knight | traducido por Mariana Díaz
  • 16 Febrero, 2018

Los drones con inteligencia artificial (IA) están a punto de llegar. Y sí, también grabarán vídeos alucinantes de snowboard a su paso.

La start-up Skydio va a lanzar el primer dron capaz de registrar visualmente a una persona para después poder seguirla hábilmente entre árboles, torres de alta tensión u otros obstáculos sin dejar de grabar. En otras palabras, un paparazzi robótico personal que se mueve por el aire.

El nuevo dron, llamado R1, se comercializará como una herramienta sencilla para grabar acciones como montar en bicicleta, esquiar y hacer rafting en vídeos de alta calidad. Además, el fundador y CEO de Skydio, Adam Bry, amplía que su compañía está pensando en cómo utilizarlo para inspeccionar techos en busca de daños y vigilar propiedades.

Los vehículos aéreos ya se están utilizando para inspeccionar edificios, realizar patrullas de seguridad y hacer recuentos del inventario en almacenes. Pero, para moverse en un entorno complejo y desconocido, suele ser necesario que un piloto experto en el terreno controle el dron, o que el entorno sea mapeado con gran detalle. 

Vídeo: Grabación realizada de forma totalmente autónoma por el dron R1 de Skydio.

El dron R1 utiliza aprendizaje profundo para reconocer a la persona. También emplea métodos convencionales de mapeo y navegación, junto con un enfoque matemático, para la planificación de rutas en la que Bry ha estado trabajando desde que era estudiante en el MIT. Uno de sus proyectos consistía en enseñarle a un avión de unos 0,6 metros de envergadura a volar a través de un garaje lleno sin que chocara con nada (ver Un dron temerario y ágil que no necesita piloto).

Los drones autodirigidos son más difíciles de perfeccionar que los coches autónomos. El mapeo del entorno y la planificación de la ruta se tienen que hacer en tres dimensiones en lugar de en dos, y los drones generalmente no pueden cargar con demasiada potencia de computación.

Pero moverse por un mundo físico lleno de elementos es un desafío básico para las máquinas, así que estos avances en drones podrían ser útiles para la inteligencia artificial de manera más amplia.

Investigadores del MIT anunciaron recientemente otra técnica que podría mejorar aún más su agilidad. Un grupo dirigido por el profesor del Laboratorio de Ciencias Informáticas e Inteligencia Artificial del MIT (CSAIL, por sus siglas en inglés) Russ Tedrake publicó una investigación que muestra cómo un dron puede moverse mejor a través de un entorno complejo si entiende la incertidumbre, incluso a gran velocidad. Aceptar esa incertidumbre es un enfoque que podría tener amplias implicaciones en la IA (ver Google y Uber quieren incorporar la incertidumbre a sus IA para hacerlas más seguras).

El R1, que cuesta 2.499 dólares (cerca de 2.000 euros), dispone de trece cámaras para grabar su entorno y de un circuito integrado auxiliar compacto para aplicaciones de IA llamado Jetson TX1, diseñado por Nvidia. El dron utiliza un conjunto de software y hardware que la compañía llama Skydio Autonomy Engine.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. El chip que permite a los robots pensar antes de actuar

    Los brazos robóticos industriales no son capaces de evitar cualquier obstáculo en un entorno real, por lo que pueden provocar accidentes. La 'start-up' Realtime Robotics ha desarrollado un chip para que imaginen sus acciones antes de realizar los movimientos con el fin de aumentar la seguridad

  2. Esta IA predice accidentes de la construcción antes de que ocurran

    El sistema ha sido entrenado con imágenes de obras y registros de accidentes. Sus creadores esperan que más empresas del sector cedan sus datos para mejorar la precisión del algoritmo, algo que podría salvar vidas y ahorrar dinero

  3. Eva, el robot 'low cost' y fácil de programar diseñado para las PYME

    Este brazo robótico solo ofrece algunas funciones básicas típicas de las pequeñas y medianas empresas, cuesta poco más de 6.000 euros y cualquiera puede aprender a programarlo en solo 15 minutos. Todo pinta bien pero, ¿logrará buenas ventas en un mercado tan difícil?