.

Jérôme Wertz, 29

Ha desarrollado un software que calcula el nivel de somnolencia

  • Por Maximiliano Corredor

Quedarse dormido al volante causa uno de cada cinco accidentes de tráfico, y es especialmente grave en medios de transporte masivos y maquinaria pesada. Alrededor del 10% de la población sufre trastornos de sueño, lo que aumenta su riesgo de sufrir este tipo de accidentes. Para minimizarlo,  el joven innovador Jérôme Wertz ha desarrollado unas gafas capaces de evaluar el estado de adormecimiento del usuario.

El aparato, que pertenece a su empresa, Phasya, está compuesto por una cámara de alta frecuencia integrada en la montura de las gafas. Esta cámara captura imágenes del ojo, que son enviadas a un ordenador que las procesa y mide el nivel de somnolencia del individuo, de acuerdo a parámetros fisiológicos oculares.

Las ventajas del sistema desarrollado por este joven ingeniero radican en la capacidad de medir parámetros fisiológicos de manera objetiva, automática, en tiempo real y en diferentes condiciones de iluminación. De momento su principal aplicación es proveer a los laboratorios que estudian los trastornos del sueño de un elemento que les permita monitorizar el estado de sopor o alerta de los individuos bajo estudio, pero ya están planeando abrirse a otros mercados de mayor impacto directo en la sociedad.

Cuando el algoritmo ha determinado que el usuario ha superado cierto umbral de sopor, se podrá poner en marcha un sistema de alarmas sonoras, táctiles, o ambas, que le devuelvan al estado de alerta. Accidente evitado.

Este producto es el resultado de un largo camino de investigación en la Universidad de Lieja (Bélgica). Para poder dar lugar a esta innovación, Wertz empezó a desarrollar algoritmos que calculan la posición de los párpados y otra serie de parámetros oculares a partir de las imágenes obtenidas por una cámara de alta velocidad.

En colaboración con médicos especialistas en sueño y psicólogos cognitivos, Wertz logró producir un software capaz de determinar el nivel de somnolencia a partir de los datos procedentes de dichos  análisis de las imágenes de los ojos. Estos avances le permitieron fundar Phaysa en diciembre de 2014, una spin-off que se dedicaría a la comercialización del producto final, que comenzó el pasado marzo.

Desde entonces, trabajan en la implementación de su sistema en los automóviles, donde “una cámara situada en el salpicadero recogerá las imágenes de los ojos del conductor y el software instalado en el ordenador de a bordo del coche las procesará”, explica Wertz. Este diseño también es factible de ser incorporado en las cabinas de cierta maquinaria industrial, en las mesas de trabajo de personal de vigilancia, como torres de control de aviación, de circulación de ferrocarriles, entre otras muchas aplicaciones.

“Hay muchas empresas desarrollando wearables, y particularmente gafas inteligentes”, añade el ingeniero. “Si estos dispositivos pueden proporcionar datos sobre la actividad ocular, nuestro software puede ser implementado en ellos”.

Para el fundador de Access2Europe Wytze Russchen, miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Bélgica, la tecnología de Jérôme Wertz “proporcionará grandes beneficios a la sociedad y es un ejemplo de cómo un largo proceso de desarrollo y continua mejora puede hacer realidad una innovación idealista”.


Aquí puedes ver el listado completo de ganadores de MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Bélgica 2015