.

Clémentine Chambon, 24

Minicentrales sostenibles dan electricidad a las comunidades más necesitadas

  • Por Maximiliano Corredor

Una sexta parte de la población mundial no tiene acceso a la red eléctrica. Aproximadamente el 80% de estos más de 1.200 millones de personas viven en zonas rurales, principalmente en países en desarrollo de África y Asia. Junto a ellos, otros 1.000 millones de personas que sí tienen acceso a la red, lo hacen en condiciones de frecuentes apagones o bajo suministros de energía de solo unas pocas horas cada día. En estas condiciones, la población aún recurre a la quema de leña o a generadores de gasoil para obtener energía en domicilios y pequeños negocios.

Clémentine Chambon es una joven ingeniera química con una solución a este problema: construir pequeñas centrales eléctricas híbridas fotovoltaicas y de biomasa. Estas pequeñas estaciones autónomas permiten abastecer a una microrred local autogestionada, que puede funcionar en paralelo con la red existente (si es que la hay). Esta iniciativa acaba de situar a Chambon entre los 10 Innovadores menores de 35 Francia 2016 de MIT Technology Review.

Su modelo es aparentemente sencillo. "La microrred eléctrica se diseña junto a la comunidad local, en función de sus necesidades", explica la joven innovadora social. De este modo, el sistema se optimiza para "proveer a los hogares y permitir el desarrollo de negocios, hasta ahora limitados por la falta de electricidad", añade. La planta que abastecerá a esta red consta de dos partes, una fotovoltaica encargada del suministro diurno, y una de combustión de biomasa que asegura el nocturno.

"El objetivo no es suplantar a la red eléctrica existente, sino a los sistemas de reserva", que son ineficientes y generan un gran volumen de emisiones de CO2 a la atmósfera, detalla Chambon. Al utilizar biomasa, procedente de los residuos de la industria agraria predominante en la zona, cada central es neutra en emisiones. "E incluso puede actuar como sumidero si el biochar que se produce se utiliza para enriquecer el suelo", añade la joven ingeniera.

En la actualidad Chambon está terminando su doctorado sobre procesamiento de biomasa de bajo coste en el Imperial College de Londres (Reino Unido), estudio que ha compaginado con la creación de Oorja Solutions, donde ejerce de CTO. La empresa construirá este otoño su primera planta piloto con esta tecnología en una comunidad de Uttar Pradesh, el estado más poblado de la India. Sólo en esta región del norte del subcontinente asiático viven 160 millones de personas con menos de cuatro horas al día de suministro eléctrico, en promedio.

El objetivo último de Chambon no es convertirse en una proveedora de energía, sino en una facilitadora del desarrollo rural. "Tener acceso de calidad a la electricidad significa tener la oportunidad de dar acceso a otros servicios que mejoran la calidad de vida", afirma. Por ello su modelo de negocio incluye instalar la central y la microrred en el terreno y venderla a la comunidad cuando ya funciona para que se gestionen de forma autónoma. Los ingresos de cada instalación servirían para financiar la siguiente en otro lugar.

Para el director de la Agencia para el Desarrollo Energético de EDF Energías Renovables, Alain Picasso, el proyecto de Chambon es "ambicioso y con unas externalidades positivas importantes". Según este miembro del jurado de la presente edición de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Francia, Chambon demuestra "unas buenas dotes de liderazgo de proyectos, tanto en la parte técnica como en su comunicación".


Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016