.

Jérémy Stoss, 34

Enviar dinero a África de forma barata y rápida, y controlar en qué se gasta, ya es posible

  • Por Maximiliano Corredor

Más de la mitad de los ciudadanos de países en vías de desarrollo sobreviven con menos de un euro al día, según datos del Banco Mundial. Para ellos, emigrar a países como Francia les puede suponer multiplicar esos ingresos por 20 y una vía para enviar dinero a sus países de origen con el que mantener a la familia que dejaron atrás. El último informe sobre remesas de este mismo organismo cifra en más de 30.000 millones de euros el flujo de capital hacia el África subsahariana, más de lo que la región recibe en ayudas al desarrollo.

Jérémy Stoss ha sido elegido ganador de los premios Innovadores menores de 35 Francia 2016 de MIT Technology Review por crear un sistema que permite que estas remesas sean más económicas para el emigrante y, además, le permitan controlar a qué se destina el dinero enviado. "El 70% de los migrantes africanos quiere saber cómo se gasta el dinero que envían", afirma Stoss. Para permitirlo ha creado una especie de "cupones digitales", un sistema que permite el pago de bienes y servicios en comercios africanos sin que intervengan bancos u otros intermediarios.

La empresa cofundada por Stoss, Afrimarket, ha desarrollado una tecnología que permite al emisor crear un monedero electrónico con una cantidad de dinero y decidir en qué puede el receptor gastar esa cantidad. Aunque solo puede emplearlo en las tiendas adheridas al programa. El receptor no necesita disponer de ningún aparato ni aplicación extraordinaria: un simple teléfono móvil le permite operar con el monedero a través de llamadas de voz. Los comercios adheridos disponen de un dispositivo que se comunica con el teléfono móvil del cliente y verifica la transacción.

Stoss ha trabajado en África y en temas relacionados con el continente desde que acabó sus estudios de Economía y Finanzas en 2007, lo que según él le ha permitido darse cuenta "tanto del enorme mercado que suponen las transferencias como de la dificultad que esto les supone a las personas que las realizan". La comisión media que cobran los intermediarios es el 12,5%, la más alta de todas las tarifas en transferencias intercontinentales. Esto supone que de cada 20 euros enviados, dos y medio se quedan por el camino.

Afrimarket, en cambio, ofrece un 5% de comisión y la ventaja de no tener que ir a recoger el dinero a un banco u oficina del intermediario, sino poder gastarlo directamente en una tienda u otro tipo de servicio aprovechando la extraordinaria penetración que ha tenido la telefonía móvil en el continente africano. Para compensar la reducida tarifa, la empresa cobra también un porcentaje por transacción a cada comercio adscrito. "Permitir este tipo de pago atrae clientes, lo que sirve de incentivo para que acepten operar con el sistema de Afrimarket", afirma Stoss.

De momento, tras tres años de vida, el servicio está disponible en cinco países africanos, pero Stoss planea expandir pronto el área de negocio. Para ello cuenta con el apoyo económico recientemente recibido de una gran multinacional de telecomunicaciones. "Aunque el sistema es independiente del operador telefónico", aclara el joven innovador.

Para la cofundadora de m-Spark.org y estratega de innovación digital internacional Ferhan Cook, Stoss "provee un exitoso sistema conveniente para el emisor de remesas". Según esta miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Francia 2016, Afrimarket puede tener "un gran impacto positivo". 


Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016