.

Marjolaine Grondin, 26

La inteligencia artificial se convierte en mejor amiga de los estudiantes que viven fuera

  • Por Maximiliano Corredor

Cada vez son más los estudiantes que emigran de su ciudad natal, ya sea un curso, un postgrado o toda la carrera. Así, deben enfrentarse en solitario y casi a ciegas a gestionar sus necesidades académicas, cumplir los plazos, solicitar matrículas, buscar alojamiento, e incluso zonas de ocio. Pero, ¿y si en lugar de hacerlo solos dispusieran de un amigo que controla toda esa información para ayudarles con todos estos asuntos y cualquier otra duda que surja?

La joven francesa Marjolaine Grondin vivió esta situación cuando en 2009 se trasladó a la Universidad de California en Berkeley (EEUU). "Había que hacer un montón de cosas y era muy difícil encontrar todo lo que necesitaba", recuerda. Al volver a París (Francia) se dio cuenta de que su situación no era poco frecuente y decidió intentar solucionarlo. Así ha nace Jam, un asistente virtual especializado en resolver este tipo de cuestiones. Con esta propuesta, Grondin se ha alzado entre los 10 ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016 de MIT Technology Review.

La joven recuerda sus inicios: "Al principio pensé que la vida era así y había que aceptarlo, no lo veía como un problema que pudiese ser resuelto". Pero Grondin no iba a quedarse de brazos cruzados, y así creó una primera plataforma digital para poner en contacto a los estudiantes de su escuela para que pudieran compartir consejos.

De este primer proyecto y la observación de cómo interactuaban los estudiantes, Grondin llegó a la conclusión que lo que necesitaban era una interfaz sencilla para poder enviar sus preguntas y recibir una respuesta clara y precisa ajustada a cada necesidad. El resultado final fue Jam. Este asistente virtual no necesita ser instalado en ningún dispositivo sino que está siempre accesible vía SMS y chat, como si de un contacto real se tratase.

Detrás del funcionamiento de Jam hay un equipo que ha desarrollado un software de inteligencia artificial y reconocimiento de lenguaje natural que procesa las preguntas que le llegan. En caso de que identifique una temática clara, como encontrar un piso de alquiler compartido, el programa procede a buscar la solución en la web y recopilar las ofertas disponibles que mejor se ajusten a lo requerido. Una vez terminado este proceso, o si la pregunta no está clara, entra en juego el equipo humano de la empresa, que procesa la petición y devuelve al estudiante un mensaje con las mejores opciones.

Grondin reconoce que este tipo de asistentes existen en otros ámbitos y que el software que ha desarrollado podría ampliarse para otro tipo de problemas, pero prefiere especializarse en la ayuda a estudiantes. "Hay valor real en hacer un producto a medida para estudiantes", afirma, y evita así querer abarcar demasiado o enfrentarse a problemas de escalabilidad. Como fuente de ingresos, la innovadora francesa centra el modelo de negocio en acuerdos con empresas interesadas en acceder a perfiles estudiantiles, como reclutadores a los que ofrecen directamente el mejor candidato para su puesto de trabajo de entre los estudiantes registrados en los servicios de Jam.

"Concentrarse en el colectivo de los estudiantes ayudará a la start-up a enfocarse en la experiencia de usuario y los servicios asociados", afirma el director de Estrategia de Datos y Análisis de IBM, Eric Brethenoux. Este juez de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Francia 2016 opina asimismo que Jam "tiene un amplio potencial de crecimiento ya que los problemas estudiantiles son similares en todas partes pero encontrar las soluciones depende de cada sitio".


Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Francia 2016