.

Grzegorz Wróblewski, 28

Convierte cualquier superficie en un electrodo gracias a su recubrimiento transparente y flexible de nanotubos de carbono

  • Por Maximiliano Corredor

Las prendas inteligentes tienen el potencial de monitorizar la salud de los usuarios constantemente. Pero para lograr esta revolución primero es necesario crear electrodos flexibles y transparentes que se adapten al movimiento del cuerpo sin molestar. Y eso es precisamente lo que el joven Grzegorz Wróblewski ha conseguido gracias a su técnica para recubrir cualquier superficie con nanotubos de carbono. La conductividad eléctrica de este compuesto convierte la superficie sobre la que se añade en un electrodo. Este avance ha convertido a Wróblewski en uno de los ganadores de Innovadores menores de 35 Polonia 2016 de MIT Technology Review.

La técnica funciona de forma similar a "cómo se pinta un coche", explica Wróblewski. El recubrimiento se pulveriza sobre la superficie que se desea convertir en electrodo, independientemente de su forma, su tamaño y su composición. "Otras técnicas como la impresión no son fáciles de llevar a cabo sobre substratos que no sean planos", matiza el investigador.

De momento ha recubierto con éxito cristal, láminas PET, papel y textiles. El recubrimiento es en sí mismo transparente, por lo que el rango de aplicaciones posibles para esta tecnología va desde la producción de pantallas electrónicas hasta ropa inteligente, pasando por células solares o paquetería y envoltorios.

"Para que una prenda inteligente registre cambios en la superficie corporal, el material debe adaptarse a la forma del cuerpo y tener mucha flexibilidad", señala Wróblewski, "pero los materiales utilizados para fabricar electrodos hasta ahora carecían de la suficiente flexibilidad y además los sensores tenían que pegarse al wearable", añade. Su técnica de recubrimiento con nanotubos, en cambio, permite convertir a la propia tela en conductora de la electricidad, de modo que la prenda misma se convierte en sensor.  

En la actualidad Wróblewski es investigador en la Universidad Politécnica de Varsovia (Polonia), pero también está trabajando para fundar una empresa spin-off mediante la cual pretende explorar las posibilidades comerciales de su técnica. Para Maciej Wiesner, profesor de la Universidad Adam Mickiewicz y miembro del jurado de Innovadores menores de 35 Polonia 2016, la invención de Wróblewski "revolucionará la fabricación de las pantallas electrónicas de los teléfonos móviles, monitores de ordenadores, etcétera".

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Polonia 2016