.

Un tipo de nanopartículas reducen el tiempo de sangrado a la mitad en roedores.

Los científicos usan “interruptores de luz” genéticos para investigar la memoria y mejorar las terapias contra enfermedades.

Unos nuevos circuitos nos acercan más a los ordenadores de nanotubos y bajo consumo eléctrico.

Un proceso mediante el que se ahorra energía utiliza el calor gratuito para desalinizar el agua.

Una nueva herramienta sigue las pistas de la programación de base de datos de los años 80.

Los patrones de los ECG muestran quien tiene más probabilidad de morir después de un ataque al corazón.

El nuevo director de la ARPA-E explica su evolución.

El vehículo, completamente eléctrico, le dirá a los conductores dónde recargar.

El avance de Cornell podría ser el primer paso hacia la producción química industrial de baja energía.

Estas novedosas partículas podrían durar más en la sangre.

Unos fármacos de mayor duración podrían usarse para crear tratamientos más efectivos.

El diseño reduce la polución--¿pero resulta práctico?

Un implante estimula la lengua para así tratar la enfermedad.

Una novedosa técnica mejora los transplantes de médula espinal para los pacientes de leucemia.

Un nuevo tipo de memoria flash podría utilizarse en lectores electrónicos.

Un proyecto de Alberta transformará el carbón por debajo de la superficie en gas.

Un nuevo programa se encargará de desarrollar nuevos métodos para conseguir combustibles renovables.

La obtención de palabras claves en la nube es una señal de lo que nos espera.

Los nanocristales mejoran la eficiencia y el rango de color de los LCDs.

Los pacientes de epilepsia que no responden a los fármacos podrían tener a su disposición una nueva opción.