.

Universidad de Cambridge

Biomedicina

TR10: Embriones Artificiales

1

Los científicos han empezado a diseñar embriones a partir de células madre

  • por Antonio Regalado | traducido por Mariana Díaz
  • 22 Febrero, 2018

  • ¿Qué? Sin tener que recurrir a óvulos ni espermatozoides, los investigadores han creado estructuras similares a embriones a partir de células madre, un avance que ofrece un nuevo camino para crear vida.

  • ¿Por qué? Los embriones artificiales facilitarán el estudio de los misteriosos inicios de la vida humana, algo que no está exento de fuertes debates bioéticos.

  • ¿Quién?: Universidad de Cambridge, Universidad de Michigan, Universidad Rockefeller

  • ¿Cuándo? Ya.

En un avance que redefine los mecanismos para crear vida, los embriólogos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) han desarrollado embriones de ratón de aspecto realista a partir de células madre. Sin óvulo ni esperma; solo con células extraídas de otro embrión (ver Gametos sintéticos: la reproducción que permitiría tener hijos sin tener en cuenta la edad ni el sexo).

Los investigadores colocaron cuidadosamente las células en un andamio tridimensional y observaron, fascinados, cómo comenzaron a comunicarse y alinearse para dar lugar a la característica forma de bala de un embrión de ratón de varios días de vida.

En una entrevista, la responsable del equipo, Magdelena Zernicka-Goetz, afirmó: "Sabemos que las células madre son mágicas por su poderoso potencial de lo que pueden hacer. Pero no sabíamos que podían autorganizarse de una forma tan bella y perfecta".

Zernicka-Goetz explica que los embriones "sintéticos" probablemente no podrían haberse convertido en ratones. No obstante, son una pista de que pronto podríamos tener mamíferos nacidos sin la necesidad de disponer de un óvulo.

Este no es el objetivo de Zernicka-Goetz. Ella quiere estudiar cómo las células de un embrión temprano comienzan a asumir sus funciones especializadas. Y explica que el siguiente paso consistirá en crear un embrión artificial a partir de células madre humanas; trabajo que se está llevando a cabo en la Universidad de Michigan y la Universidad Rockefeller (ambas en EE. UU.).

Los embriones humanos sintéticos serían una bendición para los científicos, ya que les permitirían desentrañar los eventos que tienen lugar al inicio del desarrollo. Y dado que tales embriones comienzan con células madre fácilmente manipulables, los laboratorios tendrán muchas herramientas, como la edición genética, para investigarlos a medida que crecen.

No obstante los embriones artificiales plantean cuestiones éticas. ¿Qué pasa si no se pueden distinguir de un embrión real? ¿Cuánto tiempo pueden crecer en el laboratorio antes de sentir dolor? Los expertos en bioética afirman que necesitamos abordar estas preguntas antes de que la ciencia vaya más allá.

 

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Se buscan rarezas genéticas para crear nuevos fármacos

    Hay personas con errores genéticos que, sin embargo, no han tenido problemas de salud graves. La 'start-up' Maze Therapeutics pretende buscar esas excepciones en los biobancos para desarrollar nuevos medicamentos, un enfoque utilizado previamente en una terapia para la atrofia muscular espinal

  2. La extraña relación entre un péndulo de oficina, la fotosíntesis y el olfato

    Una versión cuántica del péndulo de Newton hecha con fotones revela que, a esta escala, la transmisión de energía funciona diferente ante el ruido. Cuando se introduce, la energía se transfiere de forma más eficaz, un fenómeno que ya se había detectado en la fotosíntesis y la captación de olores

  3. Una báscula predice mejor la diabetes que el nuevo test de 23andMe

    Varios expertos critican que la nueva prueba genética de la compañía para predecir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 no resulta más útil que el propio peso del usuario. Además, disponer de la información no motiva un cambio de estilo de vida, por lo que los 175 euros que cuesta no servirían para nada