.

Jake Belcher

Biomedicina

La caja-médico, el aparato que monitoriza su salud por toda la casa

1

Tiene el tamaño de un 'router' y es capaz de rastrear todo tipo de señales fisiológicas sin que el usuario tenga que hacer nada. Después, una IA analiza los datos en busca de patrones y alertas. Podría ayudar a investigar enfermedades como el párkinson, el alzhéimer, la depresión y los trastornos del sueño

  • por Rachel Metz | traducido por Ana Milutinovic
  • 04 Octubre, 2018

Imagine esto: una caja, similar a un router wifi y ubicada en su hogar es capaz rastrear todo tipo de señales fisiológicas a medida que se mueve por la casa: respiración, frecuencia cardíaca, horas de sueño, pasos y mucho más.

Ahora deje de imaginar, porque esta caja ya existe y está en el laboratorio de su creadora, la profesora de ingeniería eléctrica e informática del MIT (EE. UU.) Dina Katabi (ver La estudiante que renunció a la medicina para revolucionar la computación). En un futuro no muy lejano, esta ingeniera cree su invento podrá reemplazar al caro, incómodo y enorme conjunto de equipos con los que actualmente se obtienen datos clínicos sobre el cuerpo humano.

Durante su ponencia en la reciente conferencia EmTech de MIT Technology Review en EE.UU., Katabi explicó que la caja que ha estado elaborando durante los últimos años aprovecha el hecho de que cada vez que nos movemos (aunque sea un movimiento tan pequeño como el que pasa cuando respiramos) alteramos el campo electromagnético que nos rodea.

Su dispositivo transmite una señal inalámbrica de baja potencia a través de un espacio del tamaño de un apartamento de una o dos habitaciones (incluso a través de las paredes), y la señal se refleja en el cuerpo de las personas. Luego, el dispositivo utiliza el aprendizaje automático para analizar las señales reflejadas y extraer datos fisiológicos. Hasta ahora, se ha instalado en más de 200 hogares tanto de personas sanas como de otras con enfermedades de Parkinson, Alzheimer, depresión y enfermedades pulmonares, explicó. Katabi ha confundado la start-up Emerald Innovations para comercializar su innovación y ya la ha puesto a disposición de compañías biotecnológicas y farmacéuticas para que lleven a cabo distintos estudios.

Para ilustrar lo útil que es, Katabi mostró los datos recopilados durante ocho semanas en el hogar de un paciente con enfermedad de Parkinson. La información revela que la forma de caminar del voluntario mejora mejoraba todas las mañanas entre las 5 a. m. y las 6 a. m., es decir, justo después de tomar su medicación.

La ingeniera añadió: "No solo comenzamos a comprender la vida del paciente, sino también el impacto del medicamento". Un conocimiento de este tipo también podría ayudar a los médicos a descubrir por qué algunos fármacos son útiles en algunos pacientes pero en otros no.

Explicó que su investigación había descubierto que el dispositivo también podía monitorizar el sueño con precisión, incluidas las etapas individuales, desde la propia cama de una persona, sin tener que alterar su forma de dormir ni su vestimenta. Es una gran diferencia con los actuales estudios del sueño, que generalmente requieren dormir en un entorno de laboratorio con una gran cantidad de electrodos y cables por todo el cuerpo. Teniendo en cuenta que el dispositivo se instalaría en un hogar, también podría rastrear al usuario a lo largo del tiempo, lo que podría ser útil para observar condiciones que alteran el sueño como la enfermedad de Alzheimer y la depresión, afirmó.

A alguien podría asustarle la idea de meter algo en su casa que le monitoriza constantemente. El dispositivo podría hackearse para espiar al usuario o cosas incluso peores (ver Alexa graba conversaciones privadas sin permiso y es espeluznante). Para calmar estos miedos, Katabi explicó que solo se recopilan datos sobre rasgos específicos y únicamente con el consentimiento de la persona en cuya casa se instalaría. Además, el dispositivo está encriptado y su acceso limitado a ciertos destinatarios designados. Y no se preocupe si un vecino cotilla orienta su caja hacia usted, Katabi afirmó que el proceso de configuración requere que el usuario realice una serie de movimientos específicos antes de poder empezar a rastrearlo, por lo que sería muy difícil seguir en secreto a alguien.

De momento, el trabajo de Katabi se centra en aplicaciones para los datos de atención médica, pero también está considerando cómo este dispositivo podría usarse en otros campos, por ejemplo, para nuestro hogar inteligente. Tal vez podría conseguir que cuando nos sentemos en el sofá, el aparato nos detecte y active la emisión de nuestro programa favorito de forma automática.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El primer análisis de ADN del arte rupestre español lo sitúa en el mesolítico

    Los genes de las pinturas revelan la presencia de proteínas asociadas a la mantequilla de vaca, lo que significaría que los artistas ya las habían domesticado y estarían en proceso de sedentarización, según revela la Universidad de Valencia. Pero para confirmarlo hacen falta más estudios 

  2. Los fármacos contra el envejecimiento empiezan probarse en humanos

    14 voluntarios con una grave enfermedad pulmonar recibieron dos compuestos senolíticos, capaces de eliminar las células moribundas del cuerpo y las sustancias tóxicas que producen. Aunque los primeros resultados parecen prometedores, aún les queda mucho camino por delante 

  3. Esta tela inteligente podría acabar con la guerra del aire acondicionado

    El material deja salir la radiación infrarroja cuando el cuerpo está caliente y suda, pero la retiene cuando la temperatura baja para mantener el calor. Además puede teñirse y lavarse como cualquier prenda. ¡El sueño de todos los trabajadores de oficina que se pelean por el termostato!