.

Paper Boat Creative | Getty

Biomedicina

TR10: Vacunas personalizadas contra el cáncer

1

El tratamiento estimula al sistema inmunológico de una persona para que identifique y luche contra el tumor a partir de sus mutaciones únicas

  • por Adam Piore | traducido por Ana Milutinovic
  • 28 Febrero, 2019

  • ¿Qué? Un tratamiento estimula las defensas naturales del cuerpo para que destruyan exclusivamente las células cancerosas identificando las mutaciones únicas de cada tumor

  • ¿Por qué?  La quimioterapia convencional perjudica mucho las células sanas y no siempre resulta efectiva contra los tumores

  • ¿Quién? BioNTech, Genentech

  • ¿Cuándo? Pruebas en humanos

Los científicos están a punto de comercializar la primera vacuna personalizada contra el cáncer. Si funciona como se espera, la vacuna, que estimula el sistema inmunológico de una persona para identificar el tumor a partir de sus mutaciones únicas, podría detener de manera efectiva muchos tipos de cáncer (ver Vacunas personalizadas contra el cáncer: un sueño cada vez más real).

A diferencia de las quimioterapias convencionales, al usar las defensas naturales del cuerpo para destruir únicamente a las células tumorales de forma selectiva, la vacuna limita el daño causado a las células sanas. Las células inmunes atacantes también podrían detectar cualquier célula cancerosa extraviada después del tratamiento inicial (ver Una vacuna personalizada evita las recaídas en doce pacientes con cáncer).

La posibilidad de una vacuna de este estilo comenzó a tomar forma en 2008, cinco años después de que se terminara el Proyecto Genoma Humano, cuando los genetistas publicaron la primera secuencia de una célula cancerosa.

Poco después, comenzaron a comparar el ADN de las células tumorales con el de las células sanas. Estas comparaciones confirmaron que todas las células cancerosas contienen cientos, si no miles, de mutaciones específicas, la mayoría de las cuales son únicas para cada tumor.

Unos años más tarde, una empresa alemana llamada BioNTech presentó pruebas convincentes de que una vacuna con seis copias de estas mutaciones podría activar al sistema inmunológico del cuerpo para producir las células T preparadas para buscar, atacar y destruir todas las células cancerosas presentes en el cuerpo.

En diciembre de 2017, BioNTech comenzó un gran ensayo de la vacuna en pacientes con cáncer, en colaboración con el gigante biotecnológico Genentech. Este experimento en curso está dirigido a, al menos, 10 tipos de cánceres sólidos y espera incluir a más de 560 pacientes de todo el mundo.

Ambas compañías están diseñando nuevas técnicas de fabricación para producir miles de vacunas personalizadas de forma económica y rápida. Eso será complicado porque para crear la vacuna es necesario realizar una biopsia en el tumor del paciente, secuenciar y analizar su ADN, y llevar esa información al lugar de producción. Nada más terminar de crearla, la vacuna debe ser entregada rápidamente al hospital; porque los retrasos podrían ser mortales.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Se buscan rarezas genéticas para crear nuevos fármacos

    Hay personas con errores genéticos que, sin embargo, no han tenido problemas de salud graves. La 'start-up' Maze Therapeutics pretende buscar esas excepciones en los biobancos para desarrollar nuevos medicamentos, un enfoque utilizado previamente en una terapia para la atrofia muscular espinal

  2. La extraña relación entre un péndulo de oficina, la fotosíntesis y el olfato

    Una versión cuántica del péndulo de Newton hecha con fotones revela que, a esta escala, la transmisión de energía funciona diferente ante el ruido. Cuando se introduce, la energía se transfiere de forma más eficaz, un fenómeno que ya se había detectado en la fotosíntesis y la captación de olores

  3. Una báscula predice mejor la diabetes que el nuevo test de 23andMe

    Varios expertos critican que la nueva prueba genética de la compañía para predecir el riesgo de padecer diabetes tipo 2 no resulta más útil que el propio peso del usuario. Además, disponer de la información no motiva un cambio de estilo de vida, por lo que los 175 euros que cuesta no servirían para nada