.

AP Photo/Mark Schiefelbein

Biotecnología

Los bebés chinos editados con CRISPR podrían morir antes de tiempo

1

La edición que recibieron en el gen 'CCR5' y que aspiraba a proteger a las gemelas del VIH también está relacionada con una muerte prematura asociada a una mayor susceptibilidad a infecciones, según una nueva investigación

  • por Antonio Regalado | traducido por Ana Milutinovic
  • 06 Junio, 2019

Cuando el científico chino He Jiankui anunció que había traído al mundo a los primeros bebés modificados genéticamente, soñaba con mejorar el mundo. Creía que la alteración genética que añadió a las gemelas nacidas el año pasado las protegería del VIH. En aquel momento, el científico aseguraba que la edición genética de embriones humanos daría nuevas esperanzas a millones de personas.

Pero la alteración genética que el científico introdujo en su ADN podría aumentar el riesgo de muerte prematura en las pequeñas gemelas. Así lo afirma un nuevo estudio, según el cual, las mutaciones genéticas similares a las que He introdujo en el gen CCR5, acortan la vida de las personas en un promedio de 1,9 años.

"El efecto de esa mutación es claramente fuerte", afirma el especialista en genética de poblaciones de la Universidad de California en Berkeley (EE. UU.) Rasmus Nielsen, quien llegó a este descubrimiento mientras estudiaba el ADN y los registros de defunciones con los datos genéticos de 400.000 voluntarios del Biobanco de Reino Unido. "No se pueden introducir muchas mutaciones de este tipo, porque acortarían la esperanza de vida", detalla el científico.

Este hallazgo es una señal de alerta para cualquiera que quiera mejorar genéticamente a los seres humanos. Muchos genes tienen más de una función, y es probable que los científicos que jueguen con ese equilibrio causen efectos secundarios que no esperaban o no querían.

En febrero, las variaciones en el mismo gen fueron relacionadas con la recuperación de la memoria después de un derrame cerebral, lo que significa que también podrían tener un papel en el cambio de la función cerebral. "Atreverse a alterar la línea germinal a partir de una comprensión parcial es una irresponsabilidad. Nadie debería ser tan imprudente teniendo tan poca información", opina el biólogo del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE. UU.) Feng Zhang. El científico es uno de los mayores expertos en CRISPR, la poderosa herramienta de edición genética que He usó en su experimento.

El gen CCR5 produce un receptor en la superficie de las células inmunitarias. Las personas que heredan dos copias no funcionales de este gen de forma natural parecen mostrar una alta inmunidad frente a una cepa común de VIH, que necesita dicho receptor para entrar a las células.

Este era el efecto "protector" que He, un biofísico formado en EE. UU., intentó replicar en las niñas. Aunque no reprodujo a la perfección la mutación natural de CCR5, sí logró modificar el gen en los embriones humanos, dos de los cuales su equipo transfirió a una mujer a principios de 2018, antes de que nacieran las gemelas.

Su experimento no tardó en recibir una oleada internacional de críticas por demasiado arriesgado e innecesario (el VIH no es tan común en China y se puede prevenir de otras maneras). Incluso se intentó plantear una moratoria global inmediata sobre la creación de los bebés de diseño. Desde enero, cuando las autoridades chinas culparon a He de violar la ética y de posibles delitos, y afirmaron que sería "tratado seriamente", no se ha vuelto a saber nada del investigador chino,

La existencia de mutaciones naturales en CCR5 que destruyen su función ha fascinado a los científicos desde hace tiempo. En algún momento durante la prehistoria, la versión no funcional del gen surgió en el norte de Europa y empezó a extenderse. Hay quien especula con que esta adaptación genética podía haber protegido a aquellas personas contra la peste bubónica. Alrededor del 10 % de los habitantes de Gran Bretaña posee una copia de este gen no funcional, y aproximadamente el 1 % tiene dos copias separadas. Esta mutación casi no se encuentra en Asia.

Fuera cual fuera la ventaja en el pasado de heredar las copias separadas de CCR5, eso no significa que la mutación resulte beneficiosa en la actualidad. Cada vez hay más pruebas de que las mutaciones genéticas también pueden aumentar la susceptibilidad a otras infecciones, como el virus del Nilo Occidental o la gripe. Un informe de un equipo de médicos españoles, que en 2015 estudió la mucosidad de 171 casos de gripe, reveló que las personas con la versión mutante de CCR5 tenían más probabilidades de morir a causa de una infección.

Ahora, Nielsen y su colega Xinzhu Wei afirman haber demostrado que heredar dos copias separadas del CCR5 tiene efectos negativos. Su informe, publicado en Nature Medicine, describe cómo estudiaron la composición genética de miles de miembros de mediana edad del Biobanco de Reino Unido. Y lo primero que notaron fue que el número de voluntarios en la base de datos con la doble mutación era mucho menor de lo esperado.

Nielsen detalla: "Esto indica que existe un proceso que va eliminando a los individuos con dos copias, y ese proceso se debe probablemente a la selección natural. La gente se muere". Los voluntarios con la mutación que ofrecieron su información genética para la base de datos recibieron más malas noticias. Cuando Nielsen comparó su ADN con los registros de defunciones, descubrió que los que tenían dos copias no funcionales del gen CCR5 tenían una tasa de mortalidad más alta.

El científico de Berkeley afirma que todavía no está a favor de la creación de humanos con edición genética. Y advierte que cualquiera que intente hacerlo debe "analizar muy atentamente la mortalidad a partir de grandes bases de datos".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La Iglesia de la Vida Perpetua: la religión que cree en vivir para siempre

    El transhumanismo es la corriente que confía en la capacidad de la tecnología para evitar el envejecimiento y escapar de la muerte. Algunos estudios prometedores con gusanos y ratones están haciendo que tenga cada vez más seguidores, financiación y voluntarios para peligrosos experimentos

  2. La primera ley anti-CRISPR le prohíbe editar su propio genoma en casa

    Un nuevo proyecto de ley de California exige que los kits de edición genética para el consumidor incluyan una advertencia que indique que no están diseñados para el autoconsumo. Sin embargo, todavía no existe ningún producto así

  3. El científico de las bebés CRISPR planeaba abrir un negocio genético

    Según una investigación de 'Science', el investigador chino He Jiankui se reunió con empresarios en EE.UU. para estudiar la opción de crear una clínica de "turismo médico genético" en la que ofrecería a clientes selectos la posibilidad de editar genéticamente a sus bebés para hacerlos resistentes a ciertas enfermedades