.

Saiman Chow

Biotecnología

Seis respuestas con todo lo que se sabe sobre el coronavirus

1

¿Qué es? ¿De dónde viene? ¿Cómo penetra en el cuerpo y cuál es la respuesta del sistema inmunológico? ¿Cuáles son las mejores estrategias de vacunas y tratamientos antivirales? Respondemos a las seis preguntas clave con toda la información que tenemos sobre el SARS-CoV-2

  • por Neel V. Patel | traducido por Ana Milutinovic
  • 22 Abril, 2020

1. ¿Qué es?

Un virión (una sola partícula viral) de SARS-CoV-2 mide aproximadamente 80 nanómetros de diámetro. El patógeno es miembro de la familia de los coronavirus, que incluye los virus responsables de las infecciones por SARS y MERS. Cada virión está compuesto por una esfera de proteína que protege una bola de ARN, el código genético del virus. Está cubierto por protuberancias puntiagudas, que a su vez están envueltas en una capa de grasa (la razón por la cual el jabón es muy eficaz para destruir el virus).

2. ¿De dónde viene?

Al igual que el SARS, el MERS, el SIDA y el ébola, el COVID-19 es una enfermedad zoonótica: saltó de otra especie a huéspedes humanos, algo que probablemente ocurrió a finales de 2019 en Wuhan (China). Los científicos creen que la fuente animal más probable son los murciélagos. El pariente más cercano del SARS-CoV-2 es un virus de murciélago con el que comparte el 96 % del genoma. Podría haber saltado de murciélagos a pangolines, una especie en peligro de extinción que a veces se come como un manjar, y de ahí, a los humanos.

3. ¿Cómo penetra en las células humanas?

Las protuberancias proteicas del virus, conocidas como espigas, se unen a una proteína de la superficie de las células, llamada ACE2. Normalmente, la ACE2 influye en la regulación de la presión arterial. Pero cuando el coronavirus se une a ella provoca cambios químicos que fusionan las membranas que rodean a la célula y al virus, permitiendo que el ARN del virus penetre la célula.

Luego, el virus secuestra la maquinaria de producción de proteínas de la célula huésped para traducir su ARN en nuevas copias del virus. En solo unas horas, una única célula puede ser forzada a producir decenas de miles de nuevos viriones, que luego infectan otras células sanas.

Partes del ARN del virus también codifican las proteínas de la célula huésped. Se conocen al menos tres. Una impide que la célula huésped envíe señales al sistema inmunológico de que está siendo atacada. Otra estimula a la célula huésped a liberar los viriones recién creados. Y otra ayuda al virus a resistir la inmunidad innata de la célula huésped.

4. ¿Cómo lucha el sistema inmunológico?

Como en la mayoría de las infecciones virales, la temperatura del cuerpo aumenta en un esfuerzo por eliminar el virus. Además, los glóbulos blancos persiguen la infección: algunos ingieren y destruyen las células infectadas, otros crean anticuerpos que impiden que los viriones infecten las células huésped, y otros producen químicos tóxicos para las células infectadas.

Pero los sistemas inmunológicos de diferentes personas responden de manera distinta. Al igual que la gripe o el resfriado común, la COVID-19 es fácil de superar si afecta solo el tracto respiratorio superior, todo por encima de las cuerdas vocales. Si llega más abajo, puede provocar complicaciones como bronquitis y neumonía. Las personas sin antecedentes de enfermedades respiratorias suelen tener síntomas leves, pero hay muchos registros de infecciones graves en personas jóvenes y sanas, así como más leves en personas que se esperaba que fueran vulnerables.

Si el virus afecta las vías respiratorias inferiores (como su primo cercano, el SARS, cuyo ataque es más agresivo), puede hacer estragos en los pulmones, dificultando la respiración. Cualquier cosa que debilite el sistema inmunológico, incluso el consumo excesivo de alcohol, saltarse las comidas o la falta de sueño, podría dar lugar a casos más graves.

5. ¿Cómo enferma a las personas?

La infección es una carrera entre el virus y el sistema inmunológico. El resultado de esa carrera depende del inicio: cuanto más leve la dosis inicial, más posibilidades tiene el sistema inmunológico de superar la infección antes de que el virus se multiplique sin control. Sin embargo, la relación entre los síntomas y la cantidad de viriones en el cuerpo sigue estando poco clara.

Si la infección daña los pulmones lo suficiente, se volverán incapaces de suministrar oxígeno al resto del cuerpo y el paciente necesitará respiración artificial. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. estiman que esto sucede entre el 3 % y el 17 % de todos los pacientes con COVID-19. Las infecciones secundarias que aprovechan la debilidad del sistema inmunológico son otra gran causa de muerte.

A veces, la propia respuesta del cuerpo a la infección resulta lo más dañino. La fiebre debería acabar con el virus, pero si se prolonga, también deteriora las proteínas del cuerpo. Además, el sistema inmunológico crea pequeñas proteínas llamadas citocinas destinadas a dificultar la capacidad de replicación del virus. La producción excesiva, conocida como tormenta de citocinas, puede provocar una hiperinflamación mortal.

6. ¿Cómo funcionan los tratamientos y las vacunas?

Hay alrededor de media docena de tipos básicos de vacunas, que pueden incorporar virus muertos, virus atenuados o algunas de sus partes y proteínas. Todas tienen como objetivo exponer el cuerpo a componentes del virus para que las células sanguíneas especializadas puedan producir anticuerpos contra él. Si más adelante la persona se infecta, su sistema inmunológico estará preparado para detener la infección.

En el pasado, fabricar vacunas para nuevas enfermedades zoonóticas a gran velocidad resultaba muy complicado, porque requerían mucho ensayo y error. Pero Moderna Pharmaceuticals, que recientemente empezó los ensayos clínicos de una vacuna, tiene un nuevo enfoque que consiste en replicar el material genético del virus y añadirlo a las nanopartículas artificiales. Esto permite crear una vacuna basada exclusivamente en la secuencia genética en vez del virus en sí. Aunque el enfoque existe desde hace algún tiempo, todavía no se sabe si las vacunas de ARN son lo suficientemente potentes para provocar una respuesta en el sistema inmunológico. Eso es lo que los ensayos clínicos deben comprobar, si primero demuestran que no resulta tóxica.

Otros tratamientos antivirales utilizan diversas tácticas para ralentizar la propagación del virus, aunque su eficacia aún no está clara. La cloroquina y la hidroxicloroquina, normalmente utilizadas para combatir la malaria, pueden inhibir la liberación del ARN viral en las células huésped. Favipiravir, un medicamento de Japón, podría impedir que los virus reproduzcan sus genomas. Una terapia combinada de lopinavir y ritonavir, un tratamiento común contra el VIH que ha tenido éxito contra el MERS, impide la creación de las proteínas virales por parte de las células. Algunos creen que la proteína ACE2 a la que se adhiere el coronavirus podría ser atacada mediante los medicamentos para la hipertensión.

Otro enfoque prometedor consiste en extraer el plasma sanguíneo de personas que se han recuperado del virus y usarlo, junto con los anticuerpos que contiene, como medicamento. Podría ser útil para otorgar una especie de inmunidad temporal a los profesionales sanitarios o para combatir la propagación del virus en las personas infectadas. Este enfoque ha funcionado contra otras enfermedades virales en el pasado, pero no está claro cuán efectivo sería contra el SARS-CoV-2.

*Este artículo incluye información de Antonio Regalado.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Hablar en voz alta emite gotas con coronavirus que duran hasta 14 minutos

    En función de la carga vírica media de los enfermos de COVID-19, se estima que hablar a un tono elevado durante un minuto genera al menos 1.000 gotitas que contienen el virus, las cuales pueden permanecer en el aire más de ocho minutos y, a veces, hasta 14 minutos. El hallazgo refuerza la necesidad de usar mascarillas en cualquier circunstancia

  2. CRISPR podría ser la clave para crear un test doméstico de COVID-19

    Varias empresas compiten para fabricar una prueba que permita diagnosticar el coronavirus desde casa, como si fuera un test de embarazo y los primeros modelos podrían llegar a final de año. Pero si no se obliga a las personas a comunicar sus resultados, podríamos perder el acceso a una información muy valiosa

  3. Lo que se sabe sobre cómo el coronavirus ataca a cada parte del cuerpo

    Además de su impacto en los pulmones, la COVID-19 también parece afectar a la sangre, al sistema inmunológico, a los riñones, al cerebro y al corazón. Aunque todas las investigaciones son muy preliminares, es imprescindible tener en cuenta sus distintos efectos para elegir los mejores tratamientos