.

AP Photo / Tony Gutierrez

Espacio

Efectos del 'pique' espacial Bezos-Branson para el futuro de la aviación

1

Ambos multimillonarios acaban de acercarse o llegar al espacio a bordo de sus propias naves, con misiones autofinanciadas. A pesar de que sus esfuerzos siguen estando fuera del alcance de la mayoría de los bolsillos, sus avances podrían dar nuevas formas a los vuelos espaciales y terrestres

  • por Tatyana Woodall | traducido por Ana Milutinovic
  • 21 Julio, 2021

Por fin lo ha logrado. El martes, el fundador de Blue Origin, Jeff Bezos, y otros tres civiles vieron cómo el cielo cambiaba de azul a negro cuando el sistema reutilizable de cápsulas y cohetes de la empresa New Shepard cruzó la línea Kármán, el límite entre la atmósfera de la Tierra y el espacio exterior.

El 20 de julio, alrededor de las 9:25 am, hora del este de EE. UU., Bezos y sus compañeros de viaje aterrizaron de manera segura, completando con éxito el primer vuelo suborbital tripulado de la compañía, un gran paso en los esfuerzos de Blue Origin para ofrecer vuelos espaciales comerciales a los clientes de pago.

En comparación con el lanzamiento a principios de este mes del SpaceShipTwo de Virgin Galactic, la nave espacial que llevó al fundador Richard Branson al espacio, el viaje de Bezos recuerda más a una misión de la NASA, con un despegue vertical, paracaídas y un aterrizaje suave.

El ingeniero aeroespacial y director del Florida Space Institute (EE. UU.), Ramon Lugo III, cree que, aunque este es el segundo lanzamiento tripulado por personas no consideradas astronautas en el sentido clásico, la misión de Blue Origin representa una mayor oportunidad para el turismo espacial comercial.

La principal diferencia reside en la forma de llegar al espacio de cada una de las dos misiones. Virgin Galactic tardó aproximadamente una hora e involucró a un avión que llevó la nave espacial con la tripulación a una altitud específica antes de soltarla. Luego, la nave espacial encendió los motores de su cohete para subir aún más alto antes de regresar a la Tierra.

"Si observamos la nave espacial de Branson, en realidad ha creado un sistema de transporte que se parece mucho a una aerolínea comercial. Despega de un aeropuerto y aterriza ahí también", resalta Lugo.

Lo de Bezos es lo que la mayoría de los ingenieros aeroespaciales denomina como una versión más tradicional de las naves espaciales tripuladas, señala Lugo. Todo el lanzamiento y el regreso de Blue Origin se produjo en unos 10 minutos. La tripulación fue lanzada desde dentro de una cápsula unida a la punta del cohete, que se desprendió y regresó a la Tierra mientras la cápsula de la tripulación continuaba hacia el espacio, alcanzando una altura máxima de 107.049 metros antes de iniciar su caída de regreso a la Tierra y luego desplegar un paracaídas para aterrizar.

Independientemente de sus diferencias, los expertos aseguran que, ambos vuelos representan hitos importantes en el futuro de los viajes espaciales. "Estos vehículos están reinventando los viajes igual que lo hicieron los pioneros de los primeros aviones", opina la profesora de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Cornell (EE.UU.) Elaine Petro.

Además de acercar a las personas a la órbita, Petro considera que tanto Virgin Galactic como Blue Origin podrían proponer nuevos enfoques para viajes intercontinentales más rápidos, ya que ambos vehículos pueden alcanzar velocidades de cuatro a cinco veces las de un avión regular.

Se siente entusiasmada por el ritmo de progreso que ha visto en la industria. "Hace diez años, la administración de Obama impulsaba la expansión del sector de los vehículos comerciales de lanzamiento. Ahora, dos plataformas de viajes espaciales públicos han volado con tripulaciones en la última semana, y SpaceX está contratado para transportar a los astronautas a la Luna", destaca la profesora.

¿Cuál es el siguiente paso para Blue Origin? Aunque el turismo espacial comercial acaba de empezar, Bezos espera que el lanzamiento de más vuelos pueda reducir el coste para que, en las próximas décadas, todo el mundo pueda tener la oportunidad de experimentar la belleza de la vida sobre la Tierra.

Espacio

  1. "Ser astronauta me ha hecho amar a los humanos"

    No todos los cosmonautas son astrofísicos o ingenieros. Las agencias buscan personas todoterreno como el canadiense licenciado en Medicina David Saint-Jacques, quien comparte cómo su estancia en el espacio ha cambiado su percepción sobre la raza humana, la práctica médica y la salud

  2. El capricho de Branson acerca el sueño espacial a toda la humanidad

    Su rivalidad con Jeff Bezos parece una simple riña entre niños millonarios. Sin embargo, aunque el acceso siga lejos de la mayoría de bolsillos, el hito de Virgin Galactic da un paso más hacia la democratización de la industria espacial privada para turismo e investigación

  3. La NASA da un pequeño paso para reducir su discriminación por sexo

    La agencia está revisando sus estándares de radiación actuales, los cuales reducen el tiempo de permanencia de las mujeres en el espacio por su mayor riesgo de cáncer. Un nuevo informe recomienda establecer un límite único para todos los astronautas, independientemente del sexo y la edad