.

Ms Tech | Unsplash, Pexels

Cadenas de bloques y aplicaciones

"Los ingenieros no están capacitados para saber cómo la gente usa las cosas"

1

En su libro 'People Count', la experta en ciberseguridad Susan Landau reflexiona sobre los problemas que surgieron a raíz de que se apresuraran a crear aplicaciones de rastreo de contactos y notificaciones de exposición contra la COVID-19 sin contar con el asesoramiento y la infraestructura de las políticas de salud pública

  • por Lindsay Muscato | traducido por Ana Milutinovic
  • 16 Septiembre, 2021

Las apps de notificación de exposición se desarrollaron al inicio de la pandemia de coronavirus (COVID-19) porque los tecnólogos se apresuraron a intentar ayudar a frenar la propagación de la COVID-19. El sistema más común fue el desarrollado conjuntamente por Google y Apple, que se utilizó para crear docenas de apps en todo el mundo.

MIT Technology Review pasó gran parte de 2020 monitorizando estas aplicaciones. Las apps, que se ejecutan en teléfonos inteligentes normales y dependen de señales de Bluetooth para funcionar, han recibido muchas críticas por las preocupaciones de privacidad y los fallos técnicos. En EE. UU. varias de las apps se han enfrentado a un bajo número de descargas, mientras que Reino Unido recientemente ha tenido el problema opuesto, ya que la gente se vio inundada de alertas.

Ahora podemos mirar hacia atrás para ver cómo se implementó esta tecnología, especialmente porque este análisis podría ofrecer lecciones para la próxima fase de la tecnología pandémica.

Susan Landau

La profesora de ciberseguridad e informática de la Universidad de Tufts (EE. UU.) Susan Landau es autora del libro People Count, centrado en cómo y por qué se crearon las apps de rastreo de contactos. También publicó un ensayo en Science la semana pasada en el que argumenta que, para respaldar la salud pública, las nuevas tecnologías deberían ser examinadas a fondo en busca de formas que puedan aumentar la injusticia y las desigualdades que ya están arraigadas en la sociedad.

"Esta pandemia no será la última a la que se enfrentarán los seres humanos", escribe Landau, pidiendo a las sociedades que "utilicen y creen herramientas y apoyen la política sanitaria" para proteger los derechos, la salud y la seguridad de las personas y permita una mayor equidad en la atención médica.

¿Qué hemos aprendido desde el lanzamiento de las apps de COVID-19, especialmente sobre cómo podrían haber funcionado de manera diferente o mejor?

Los tecnólogos que trabajaron en las apps se preocuparon mucho de hablar con los epidemiólogos. Pero, probablemente no pensaron lo suficiente en lo siguiente: estas apps cambiarán a quién se le notifica sobre haber estado posiblemente expuesto a la COVID-19. Cambiarán la prestación de servicios [de salud pública]. Esa conversación no se llevó a cabo.

Por ejemplo, si el año pasado yo recibía una notificación de exposición, llamaría a mi médico, quien me diría: "Quiero que se haga la prueba de COVID-19". Yo me aislaría en mi dormitorio y mi esposo me traería comida. Quizás no fuera al supermercado. Pero aparte de eso, no cambiaría mucho para mí. Yo no conduzco un autobús. No reparto comida. Para esas personas, recibir una notificación de exposición es realmente diferente. Hay que tener servicios sociales para apoyarlos, que es algo que la salud pública conoce bien.

En Suiza, si alguien recibe una notificación de exposición y si el estado la confirma: "Sí, debe usted ponerse en cuarentena", a esa persona le preguntarán: "¿Cuál es su trabajo? ¿Puede trabajar desde casa?" Y si la persona dice que no, el estado le ayudará con algún apoyo económico para que se quede en casa. Eso supone disponer de infraestructura social para respaldar la notificación de exposición. La mayoría de los lugares no lo tuvieron, como Estados Unidos, por ejemplo.

Los epidemiólogos estudian cómo se propaga la enfermedad. Los [expertos] en salud pública se ocupan de cuidar a las personas y tienen un papel diferente.

¿Hay otras formas en las que las apps pudieron haberse diseñado? ¿Cómo podrían haber sido más útiles?

Creo que claramente está el debate sobre el hecho de que el 10 % de las apps recopilan la ubicación de los usuarios, que se utilizan únicamente con fines médicos para comprender la propagación de la enfermedad. Cuando hablé con los epidemiólogos en mayo y junio de 2020, me decían: "Pero si no puedo decir dónde se propaga, pierdo lo que necesito saber". Ese es un problema de gobernanza de Google y Apple.

También está la cuestión de lo eficaz que era todo esto y el tema de la equidad. Vivo en una zona rural bastante pequeña y la casa más cercana a la mía está a varios cientos de metros de distancia. No voy a recibir una señal de Bluetooth del teléfono de otra persona que luego resulte en una notificación de exposición. Si mi dormitorio justo comparte el muro del dormitorio del apartamento de al lado, yo recibiría un montón de notificaciones de exposición si la persona de al lado está enferma; la señal puede atravesar las paredes de madera.

¿Por qué la privacidad se volvió tan importante para los diseñadores de las apps de rastreo de contactos?

Saber dónde ha estado una persona es realmente revelador porque muestra cosas como con quién se ha acostado o si se va al bar después del trabajo. Muestra que alguien va a la iglesia los jueves a las siete, pero nunca más, ningún otro día, y resulta que Alcohólicos Anónimos se reúne en la iglesia justo en esos momentos. Para los trabajadores de derechos humanos y los periodistas, es obvio que rastrear con quién han estado es muy peligroso, porque expone a sus fuentes. Pero incluso para el resto de nosotros, con quién pasamos el tiempo y la proximidad de las personas es algo muy privado.

"El usuario final no es un ingeniero... es nuestro tío y nuestra hermana pequeña. Y hay que contar con las personas que entienden cómo la gente usa las cosas".

Otros países utilizan un protocolo que incluye más seguimiento de la ubicación, como Singapur, por ejemplo.

Singapur dijo: "No vamos a utilizar sus datos para otras cosas". Luego cambiaron y lo están usando con fines policiales. Y la app, que empezó siendo voluntaria, actualmente es necesaria para entrar a los edificios de oficinas, escuelas, etcétera. No hay más remedio que el Gobierno sepa con quién pasamos el tiempo.

Tengo curiosidad por saber su opinión sobre algunas lecciones más importantes para crear tecnología pública en una crisis.

Trabajo en ciberseguridad, en ese campo tardamos mucho tiempo en comprender que hay un usuario en el otro extremo, y el usuario no es un ingeniero de Google en un grupo de seguridad. Es nuestro tío y nuestra hermana pequeña. Y hay que contar con las personas que entienden cómo la gente usa las cosas. Pero eso no es algo para lo que los ingenieros estén capacitados, es algo que saben los especialistas en salud pública o los científicos sociales, así que deben ser una parte integral de la solución.

Quiero que una persona de salud pública me diga: "Esta población va a reaccionar a la app de esta manera". Por ejemplo, una gran parte de la población camboyana en Estados Unidos fue traumatizada por el Gobierno. Van a reaccionar de una manera. La población inmigrante que proviene de la India podría responder de una forma diferente. En mi libro hablo de la reserva Apache en el este de Arizona (EE. UU.), que tuvo en cuenta el factor social. Preguntar sobre los abuelos de alguien es una medida de salud pública, no de rastreo de contactos.

Las apps y los certificados digitales  de vacunación se están implementando en un gran número de estados y países y se requieren por parte de entidades privadas. Para que funcionen, ¿quién debería participar en su diseño?

Los tecnólogos especializados en gestión de identidades y las personas que se dedican a la privacidad. ¿Cómo se comparte una información sin revelar todo lo demás?

Y hay que contar con las personas que realmente aprecien los problemas de privacidad de la enfermedad. Lo que me viene a la mente son los epidemiólogos y los rastreadores de contactos que trabajaron con el SIDA, que era realmente un tema explosivo en la década de 1980. Hay que contar con ellos porque entienden la salud pública y la importancia de la privacidad. Lo tienen en sus entrañas.

Hay que contar con la gente inteligente de ambos lados. Tienen que ser inteligentes, porque es difícil entender el lenguaje de otra persona. Y ambos grupos deben comprender lo que dice el otro, pero también deben tener la confianza suficiente para estar dispuestos a hacer muchas preguntas. La comprensión verdadera es lo más complicado.

*Esta entrevista forma parte del Proyecto de Tecnología Pandémica, elaborado con el apoyo de la Fundación Rockefeller.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Opciones para reducir la fatiga y el hartazgo de las reuniones por Zoom

    El teletrabajo ha venido para quedarse, pero los trabajadores necesitan mantener vínculos con sus compañeros y colaborar en tiempo real. A medida que la gente se cansa de las típicas videollamadas, distintas empresas trabajan para hacerlas más amenas a través de juegos y entornos de realidad virtual

  2. WhatsApp y Google Form, las armas digitales para salvar a los afganos

    ONG, políticos, periodistas y civiles se están organizando a través de herramientas de todo tipo para intentar rescatar a los que han quedado atrapados en Afganistán. Pero muchas veces deben compartir información personal que podría ser usada en contra de los ciudadanos si cae en manos de los talibanes

  3. Historia de la científica que lo arriesgó todo para denunciar a Facebook

    Sophie Zhang descubrió que docenas de países explotaban un tipo de abuso que permitía a los políticos engañar a la sociedad y ganar el poder. A pesar de sus avisos y esfuerzos para erradicarlo, la compañía no hizo prácticamente nada y acabó despidiéndola. Pero ella sabía que no podía quedarse callada