.

Habla el mercado

El mundo emprendedor italiano mira al futuro en el Mobile World Congress

1

Veinte 'start-ups' y PMI italianas se citan en el MWC para presentar sus innovaciones y debatir acerca de los retos y oportunidades para el emprendimiento en el país europeo

  • por Habla el mercado | traducido por
  • 04 Marzo, 2022

A Italia y España les separa el mediterráneo y esta semana les ha unido el Mobile World Congress en Barcelona. La presencia italiana en este evento tecnológico de referencia se concreta en el espacio de la agencia ITA (por las siglas en inglés de Italian Trade Agency) que acoge a 20 start-ups y PMI del ecosistema de innovación del país.

Soluciones de pago, innovaciones basadas en realidad virtual, aplicaciones para acercar a los anunciantes con su audiencia o apps para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible son algunas de las ideas que se pueden ver en este stand. En la jornada de inauguración, celebrada este lunes, han estado presentes el embajador de Italia en España, Riccardo Guariglia, y el cónsul de Italia en Barcelona, Emanuele Manzitti para interesarse por el trabajo y las ideas de estas start-ups.

A lo largo de los siguientes días, el espacio ha sido testigo de varias mesas redondas que mostraban las inquietudes de estas empresas emergentes que tratan de ofrecer soluciones a problemas y necesidades actuales. Aunque todavía le queda camino por recorrer, el ecosistema emprendedor italiano está en auge: solo en el tercer trimestre de 2021, había sumado 540 start-ups al registro de empresas innovadoras hasta llegar a un total de 14.032, según un informe de la Cámara de Comercio de Italia. El pasado año consiguió superar la inversión de 1.000 millones de euros, una barrera simbólica que marca el buen ritmo que vive este segmento de empresas.

Necesidad de impulso público

Las empresas reunidas este martes han coincidido en la necesidad de que el sector público sirva de catalizador para las oportunidades que llegan a las start-ups. En esta línea se ha manifestado Alessandro del Grano, cofundador de Myappfree, una aplicación que conecta a los anunciantes con la audiencia a través de campañas para apps de móvil. Del Grano ha demandado que una de las necesidades es que "se atraiga a nuevos inversores y que tanto estos como las compañías tengan beneficios fiscales".

En opinión de Gabrielle Montelisciani, CEO de Zerynth, start-up que relaciona datos y dispositivos para mejorar la eficiencia y ampliar la seguridad de los objetos en el marco del internet de las cosas, es necesario el impulso de la creación de un ecosistema fuerte para atraer capital. "Es importante traer start-ups del exterior para generar un espacio de trabajo consistente", ha afirmado.

Alessandro Amillotta, CEO de Aworld, start-up que ha creado una aplicación de juegos que contribuyen al desempeño de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cree que el problema es común: "Necesitamos un cambio de mentalidad porque tenemos una mentalidad italiana muy fuerte, no creamos ecosistemas y no crecemos por nuestra parte".

Atraer a grandes empresas

Una de las claves para consolidar el ecosistema de emprendimiento pasa por constituir alianzas fuertes entre las empresas tradicionales y las emergentes. De esta manera, las grandes compañías potencian su innovación y las start-ups consiguen financiación y apoyarse en la experiencia de organizaciones consolidadas para aprender y crecer.

Este aspecto es especialmente relevante en Italia, ya que la mayor parte del ecosistema de emprendimiento centra su negocio en la contratación con otras empresas. Según el informe de la Cámara de Comercio de Italia, el 75,2% de las start-ups del país da servicios a compañías, especialmente en producción de software y consultoría informática.

"Necesitamos más interacción entre las start-ups y las compañías para que las empresas puedan adquirir productos", apunta la CEO de Zerynth Gabrielle Montelisciani.

Es uno de los puntos que destaca Greta Clementi, deputy manager de MyMoney, una start-up que ha creado un sistema de verificación biométrica de pagos sin necesidad de dispositivo: "Hemos conseguido hacer acuerdos con grandes corporaciones, algo muy importante para tener su apoyo y también su músculo financiero".

Para que estas colaboraciones sean fructíferas, es necesario que exista un contexto adecuado para tejer alianzas y establecer relaciones de confianza mutua. "Necesitamos más interacción entre las start-ups y las compañías para que las empresas puedan adquirir productos", apunta Gabrielle Montelisciani de Zerynth, que añade: "El sector público debe ofrecer acompañamiento y establecer un marco adecuado para que la colaboración se materialice". 

Esta relación simbiótica también es destacada por Alessandro Amillotta de Aworld, que ve en la colaboración con grandes empresas una oportunidad para crecer y expandirse de una manera que sería inviable por ellas mismas. Para ilustrarlo, narra su experiencia tras un acuerdo con una gran consultora: "Están llevando nuestra solución a los clientes y también nos están enseñando a movernos en el mercado".

Sin embargo, en ocasiones esta colaboración puede ser un arma de doble filo, tal como apuntaba Pau Molinas, embajador de Opinno, que ejerció como moderador de la mesa. En su intervención, alertaba de grandes compañías que se acercan a las start-ups solo para poder decir que están innovando: "A veces, el Chief Innovation Officer ve las start-ups como un juguete".

En esta línea, Montelisciani de Zerynth avisaba de los peligros que conlleva que el proceso se convierta "en un teatro para aparentar que se está innovando". En su experiencia, esta dinámica implica una gran pérdida de tiempo y "se convierte en un camino muy complicado por las disputas entre todos los actores; incluso se hace muy difícil salir del propio teatro".

La tecnología que viene

Para que exista un ecosistema que aporte valor a otras compañías y a la sociedad, las start-ups deben ofrecer soluciones a problemas reales de una manera eficiente. Este punto fue discutido en la mesa redonda La Industria en el lugar de trabajo: ¿puede la tecnología empoderar a las personas a través de la realidad virtual?, celebrada el martes por la tarde.

Para Pietro Carratu, CEO de Youbiquo, start-up de wearables de realidad aumentada, este tipo de soluciones serán aceptadas por el público "cuando el hardware no sea tan evidente para el usuario". En su opinión, las gafas de realidad aumentada triunfarán cuando sirvan "no solo para mostrar información, sino para invadir el espacio". Para ello, además, es fundamental que todos los dispositivos estén diseñados teniendo en cuenta su audiencia: "Si tienes una experiencia de usuario sencilla puedes ser muy exitoso con los primeros clientes".

Las gafas de realidad aumentada triunfarán cuando sirvan "no solo para mostrar información, sino para invadir el espacio", opina el CEO de Youbiquo Pietro Carratu.

En esa misma línea se expresaba, Giovanni Maria Farinella, CEO de Next Vision, spin off de la Universidad de Catania dedicada al diseño de algoritmos de IA para transformar en datos la información recogida por móviles o wearable. En su opinión, hay que entender el concepto de realidad aumentada de manera más amplia a como tradicionalmente se ha hecho: "No es solo información que aparece de repente, sino que puede hacer muchas cosas como usar la IA para entender lo que estás haciendo y lo que está sucediendo a tu alrededor para ofrecerte varias opciones". Pone como ejemplo la opción de ofrecer guías de dirección a través de sonidos u otro tipo de aviso auditivo.

Para Matteo Valoriani, CEO de Fifth Ingenium, start-up que desarrolla soluciones innovadoras para la industria 4.0, la sanidad y la educación, la clave pasa por medirlo todo: "Si tenemos KPI sobre la realidad y sobre cómo las personas hacen las cosas, podemos encontrar soluciones ante errores comunes o procesos que nadie sabía que eran errados".

Otro de los participantes en el espacio de ITA ha sido Mario Amura, CEO de Phlay, una plataforma que permite la cocreación de vídeos con los usuarios. Para él, la IA ofrece muchas oportunidades para empresas y clientes: "Gracias a los algoritmos puedes traducir todo a un lenguaje común y obtener información basada en el comportamiento y la interacción del usuario".

Para Giorgio Dell'Erba, CEO de Fleeptech start-up centrada en el desarrollo de microchips flexibles, transparentes y reciclables, la IA tiene un gran potencial de desarrollo con soluciones muy cercanas al mercado. Para ilustrarlo pone el ejemplo de su uso para el plegamiento de proteínas, una de las 10 tecnologías emergentes seleccionadas por MIT Technology Review, y del impacto que puede tener para las personas.

Las 20 empresas italianas han podido compartir conocimiento, intercambiar opiniones con expertos y contactar con posibles inversores durante el Mobile World Congress. Es una oportunidad para conocer diferentes realidades emprendedoras al otro lado del Mediterráneo y llevar aprendizajes para impulsar el ecosistema de innovación en Italia.

Habla el mercado

  1. Tecnología humanizada: una mirada al futuro de la gestión del talento

    La aceleración de la transformación digital tras el estallido de la pandemia ha tenido un gran impacto en los procesos de atracción, selección y retención del talento. En la nueva normalidad, la inteligencia artificial y el 'big data' han tomado fuerza, y los conceptos adaptación y flexibilidad son ingredientes indispensables en la receta del futuro del trabajo

    La clave es encontrar un equilibrio entre personas y tecnología que permita potenciar la toma de decisiones, la elección del talento y la retención de los empleados.
  2. Se busca: talento mexicano para los empleos del futuro

    La progresiva integración de la automatización y de la inteligencia artificial está haciendo que el mercado laboral de México cambie. Aunque esta transformación pone en riesgo la viabilidad de ciertos roles, también abre la puerta a una recompensa en forma de nuevas oportunidades, para las que el talento se puede preparar trabajando en habilidades clave

  3. "Las 'start-ups' ya no están solas en Italia"

    El emprendimiento en Italia ha estado presente en el Mobile World Congress con un espacio propio en el que se ha analizado el futuro de las 'start-ups' del país