.

Un gran carguero de contenedores surca el océano

Cambio Climático

La paradoja de la reducción del dióxido de azufre sobre el cambio climático

1

A medida que el aire se vuelve más limpio, el mundo también pierde un importante efecto refrigerante.

  • por James Temple | traducido por
  • 26 Abril, 2024

Este artículo es de The Spark, el boletín semanal sobre el clima del MIT Technology Review. Para recibirlo en tu bandeja de entrada todos los miércoles, regístrate aquí .

Cuando hablamos de cambio climático, solemos centrarnos en el papel que desempeñan las emisiones de gases de efecto invernadero en el aumento de la temperatura global, y con razón. Pero hay otro fenómeno importante y menos conocido que también está calentando el planeta: la reducción de otros tipos de contaminación.

En concreto, las centrales eléctricas, las fábricas y los barcos del mundo están bombeando mucho menos dióxido de azufre al aire, gracias a un conjunto cada vez más estricto de normativas mundiales sobre contaminación. El dióxido de azufre crea partículas de aerosol en la atmósfera que pueden reflejar directamente la luz solar hacia el espacio o actuar como «núcleos de condensación» alrededor de los cuales se forman las gotas de las nubes. A su vez, la existencia de más nubes o de nubes más densas también refleja más luz solar. Por tanto, cuando limpiamos la contaminación, también aliviamos este efecto de enfriamiento.

Antes de seguir, permítanme insistir: reducir la contaminación atmosférica es una política pública sensata que, sin duda, ha salvado vidas y evitado sufrimientos terribles.

Las partículas finas producidas por la combustión de carbón, gas, madera y otras biomaterias son responsables de millones de muertes prematuras cada año por enfermedades cardiovasculares, respiratorias y diversas formas de cáncer, según demuestran sistemáticamente los estudios. El dióxido de azufre provoca asma y otros problemas respiratorios, contribuye a la lluvia ácida y agota la capa protectora de ozono.

Pero a medida que el mundo se calienta rápidamente, es fundamental comprender también el impacto de las normativas de lucha contra la contaminación en el termostato global. Los científicos han incluido la disminución de este efecto de enfriamiento en las proyecciones de calentamiento neto para las próximas décadas, pero también se esfuerzan por obtener una imagen más clara de la importancia que tendrá la disminución de la contaminación.

Según un nuevo estudio, la reducción de las emisiones de dióxido de azufre y otros contaminantes es responsable de alrededor del 38%, como estimación intermedia, del aumento del «forzamiento radiativo» observado en el planeta entre 2001 y 2019.

Un aumento del forzamiento radiativo significa que entra más energía en la atmósfera de la que sale, como explica Kerry Emanuel, profesor de ciencias atmosféricas del MIT, en un práctico artículo. Como ese equilibrio se ha modificado en las últimas décadas, la diferencia ha sido absorbida por los océanos y la atmósfera, que es lo que está calentando el planeta.

Según Øivind Hodnebrog, investigador del Centro de Investigación Internacional sobre el Clima y el Medio Ambiente de Noruega y autor principal del estudio, que se basa en modelos climáticos, mediciones de la temperatura de la superficie del mar y observaciones por satélite, el resto del aumento es atribuible «principalmente» al continuo aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor.

El estudio subraya el hecho de que, a medida que el dióxido de carbono, el metano y otros gases siguen elevando las temperaturas, las reducciones paralelas de la contaminación atmosférica están revelando más de ese calentamiento adicional, afirma Zeke Hausfather, científico de la organización independiente de investigación Berkeley Earth. Y esto ocurre en un momento en que, según la mayoría de los informes, el calentamiento global está a punto de acelerarse o ya ha empezado a hacerlo. (Hay un debate en curso sobre si los investigadores pueden detectar aún esa aceleración y si el mundo se está calentando ahora más deprisa de lo que los investigadores esperaban).

Debido a la fecha límite de publicación, el estudio no recoge un factor que ha contribuido más recientemente a estas tendencias. A partir de 2020, en virtud de la nueva normativa de la Organización Marítima Internacional, los buques de navegación comercial también han tenido que reducir drásticamente el contenido de azufre de los combustibles. Los estudios ya han detectado una disminución en la formación de «huellas de barcos», o las líneas de nubes que suelen formarse sobre las rutas marítimas más transitadas.

De nuevo, esto es algo positivo en el sentido más importante: la contaminación marítima es responsable por sí sola de decenas de miles de muertes prematuras cada año. Pero, aun así, he visto y oído sugerencias de que tal vez deberíamos ralentizar o alterar la aplicación de algunas de estas políticas de contaminación, dado el efecto de enfriamiento decreciente.

Un estudio de 2013 exploró una forma de equilibrar potencialmente los daños y los beneficios. Los investigadores simularon un escenario en el que se exigiría a la industria marítima que utilizara combustibles con muy bajo contenido en azufre cerca de las costas, donde la contaminación tiene el mayor efecto sobre la mortalidad y la salud. Pero entonces los buques duplicarían el contenido de azufre del combustible al cruzar mar abierto.

En ese mundo hipotético, el efecto de enfriamiento fue algo mayor y las muertes prematuras disminuyeron un 69% con respecto a las cifras de entonces, lo que supuso una mejora considerable de la salud pública. Pero, sobre todo, en un escenario en el que se exigieran combustibles bajos en azufre de forma generalizada, la mortalidad disminuyó un 96%, una diferencia de más de 13.000 muertes evitables cada año.

Ahora que las normas están en vigor y la industria funciona con combustibles bajos en azufre, reintroducir intencionadamente la contaminación en los océanos sería un asunto mucho más controvertido.

Aunque la sociedad lleva más de un siglo aceptando que los barcos emiten dióxido de azufre al aire sin darse cuenta, reintroducir esas emisiones con el fin de mitigar el calentamiento global equivaldría a una forma de geoingeniería solar, un esfuerzo deliberado por alterar el sistema climático.

Muchos piensan que este tipo de intervenciones planetarias son demasiado poderosas e impredecibles para que juguemos con ellas. Y lo cierto es que este enfoque concreto sería una de las formas más ineficaces, peligrosas y caras de llevar a cabo la geoingeniería solar, si es que el mundo decidiera hacerla. El concepto mucho más estudiado es emitir dióxido de azufre en la estratosfera, donde persistiría durante más tiempo y, además, no sería inhalado por los humanos.

En un episodio del podcast Energía vs. Clima del otoño pasado, David Keith, profesor de la Universidad de Chicago que ha estudiado de cerca el tema, dijo que podría ser posible implementar lentamente la geoingeniería solar en la estratosfera como medio de equilibrar el enfriamiento reducido que se produce por las emisiones de dióxido de azufre en la troposfera.

«El tipo de ideas de geoingeniería solar de las que se habla seriamente sería una cuña fina que, por ejemplo, empezaría a sustituir lo que estaba ocurriendo con el calentamiento añadido que tenemos al desenmascarar el enfriamiento por aerosoles del transporte marítimo», dijo.

Posicionar el uso de la geoingeniería solar como un medio para sustituir simplemente una forma más burda que el mundo estaba interrumpiendo ofrece un marco mental algo diferente para el concepto, aunque ciertamente no uno que abordaría todas las profundas preocupaciones y las críticas feroces.

Cambio Climático

  1. Así buscan los fans de K-pop limpiar el impacto ambiental del 'streaming'

    Un pequeño grupo de voluntarios está aprovechando el poder del 'fandom' del K-pop para llevar a cabo acción climática

  2. Proteger a los peces para asegurar el futuro de la energía hidroeléctrica

    La compañía norteamericana Natel Energy trabaja para diseñar turbinas más seguras para los peces que las atraviesan. Reducir el impacto de la hidroeléctrica sobre la fauna puede contribuir a que esta energía renovable mantenga su peso en la red eléctrica

  3. El coste de construir la ola perfecta

    El creciente negocio de las piscinas de surf quiere llevar la experiencia del océano al interior. Sin embargo, muchas de ellas están previstas en zonas con escasez de agua. ¿Quién asumirá entonces el coste?

    Piscina para practicar surf