.

Computación

Una proyección de tu 'smartphone' permitirá tuitear mientras conduces

1

Una pantalla de visualización frontal podría resultar más segura que mirar el teléfono inteligente durante la conducción

  • por Rachel Metz | traducido por Francisco Reyes
  • 07 Agosto, 2014

Foto: Navdy, una pantalla de visualización frontal para su uso en el coche, proyecta información como por ejemplo direcciones y hace que parezca estar flotando frente a ti.

Si tienes un teléfono inteligente, sin duda has tenido la tentación de mirar un mapa o ver qué mensaje acaba de llegarte en la pantalla mientras estás al volante del coche.

Una start-up llamada Navdy está construyendo un dispositivo que te permitirá ver esta información sin apartar la vista de la carretera. Se coloca en el tablero de instrumentos y puede proyectar tu velocidad actual, indicaciones giro a giro y notificaciones del teléfono inteligente. La información da la sensación de estar flotando a varios metros delante de ti a todo color.

A medida que los teléfonos inteligentes acaparan más nuestra atención y los sistemas de entretenimiento en el coche nos distraen más, el uso de nuevas interfaces en los vehículos podría ayudar a solucionar el problema de la distracción del conductor. Sin embargo, varias investigaciones han demostrado que incluso las pantallas de visualización frontal y las interfaces de voz pueden ser una distracción si no están cuidadosamente diseñadas.

La empresa de investigación de mercado IHS estima que se venderán 348.000 coches en EEUU con pantallas de visualización frontal este año, frente a los 247.000 de 2013. Sin embargo los coches con sistemas integrados tienden a ser caros. Además, la mayoría de pantallas de visualización frontal tienden a realizar sólo unas pocas tareas simples, como mostrar direcciones o la velocidad. Garmin ofrece un sistema de 180 dólares (135 euros) que puede integrarse en el vehículo, pero tiene relativamente pocas características y la pantalla no es en color.

Navdy comenzó a recibir pedidos este pasado martes de su dispositivo de 299 dólares (224 euros). Se espera que esté disponible para los clientes a principios del próximo año.

Durante una reciente visita a la oficina de San Francisco (EEUU), el director general y cofundador de Navdy, Doug Simpson, junto al jefe de Ventas y Marketing, Alex Halikias, me mostraron cómo funciona. Es un dispositivo delgado y negro aproximadamente del tamaño de un plato de ensalada con una pantalla de plástico transparente curvada en un extremo y una pequeña pantalla opaca en el extremo opuesto. Recibe los datos a través de una conexión Bluetooth desde una aplicación de teléfono inteligente asociada (en un principio es compatible con el iPhone y los sistemas Android). Un pequeño proyector proyecta la imagen sobre una pequeña pantalla a través de la cual el conductor ve parte de la carretera.

Una cámara infrarroja, que no estaba incorporada en el dispositivo que vi, permitirá que el dispositivo reconozca gestos como hacer un deslizamiento para aceptar una llamada entrante. También puedes enviar mensajes de texto y tuits haciendo gestos para que aparezca un micrófono y le dictes un mensaje, asegura Simpson. Con el tiempo el sistema se abrirá a desarrolladores externos, pero en un principio sólo funcionara con varias aplicaciones, como por ejemplo aplicaciones de navegación tipo Google Maps y aplicaciones de música como Pandora o Spotify.

Navdy podría evitar que los conductores se distraigan usando el teléfono inteligente, pero varias investigaciones han demostrado que incluso los controles de voz interfieren con la concentración de los conductores (ver "El control por voz puede distraer a los conductores"). El científico investigador del AgeLab del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, EEUU) Bryan Reimer, que dirigió parte de ese trabajo con algunos colegas, afirma que si bien las pantallas de visualización frontal pueden ser "muy favorables" para la atención del conductor, Navdy parece estar intentando agrupar todo lo que harías con un smartphone en un dispositivo colocado sobre el tablero de instrumentos. "Uno se pregunta: ¿realmente necesitamos algo que nos ayude a tuitear mejor en el coche?", afirma Reimer.

El profesor de investigación en el grupo de Interfaces para Conductores del Instituto del Transporte en la Universidad de Michigan (EEUU), Paul Green, afirma que el grado de distracción de una pantalla de visualización frontal depende de cómo se implemente. Por ejemplo hay que tener en cuenta si interfiere con la visión de las cosas o si es lo suficientemente brillante como para usarla por la noche y el día.

Simpson afirma que Navdy sigue las directrices de la Agencia Nacional de Tránsito en Carreteras de EEUU relativas a los sistemas de información y entretenimiento. "Realmente nuestros dos objetivos son mantener los ojos de los conductores en la carretera de forma mucho más segura, pero también crear una experiencia realmente impresionante y mucho mejor que la que tenemos a nuestro alcance hoy día", asegura.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Un nuevo fallo de Windows afecta a más de 1.000 millones de dispositivos

    El error ha sido detectado por la NSA que, por primera vez, se ha atribuido el hallazgo públicamente para ganarse la confianza de la industria. Aunque Microsoft ya ha lanzado un parche para arreglarlo, podrían pasar meses hasta que todos los aparatos se hayan actualizado correctamente

  2. La informática resuelve un antiguo misterio de este cuadro de Da Vinci

    La pintura más cara del mundo muestra una esfera de vidrio con unas extrañas propiedades ópticas. Tras analizarlo con tecnologías modernas, ha sido posible descubrir que el orbe que aparece es una esfera hueca y que Leonardo Da Vinci debía conocer la óptica asociada a dicha estructura

  3. El espacio podría ser el mejor hogar para el internet cuántico del futuro

    Necesitamos nuevas formas de comunicarnos de forma segura. Esta investigación ha comparado las ventajas e inconvenientes de distintos diseños para crear un internet cuántico global y concluye que el mejor enfoque consistiría en una constelación de 400 satélites a 3.000 kilómetros de altitud