.

Cambio Climático

EEUU destina 80 millones de dólares a dos empresas para innovar la energía nuclear

1

Una es una desconocida 'start-up' y la otra un gigante del carbón, pero ambas planean construir reactores avanzados a partir de 2020

  • por Richard Martin | traducido por Teresa Woods
  • 26 Enero, 2016

El Gobierno de Estados Unidos está decidido a lograr que la tecnología de la energía nuclear avance más allá de los reactores convencionales. Por eso, el Departamento de Energía del país (DEO, por sus siglas en inglés) destinará 80 millones de dólares (unos 74 millones de euros) para financiar dos programas de reactores avanzados. Con 40 millones de dólares (unos 37 millones de euros) para cada programa durante los próximos cinco años, las subvenciones serán concedidas a X-energy, una start-up poco conocida, con sede en Maryland (EEUU), que está desarrollando una nueva versión de un reactor modular de lecho de bolas, y a Southern Company, la empresa energética radicada en Georgia (EEUU), que colabora con TerraPower en el desarrollo de reactores de sal fundida.

La nueva financiación nace del lanzamiento en noviembre de un programa liderado por el DOE para impulsar el desarrollo de reactores avanzados y ofrecer un camino hacia la obtención de licencias de parte de la Comisión Reguladora Nuclear, o NRC, por sus siglas en inglés (ver EEUU estimula el acceso de pequeñas empresas a la investigación nuclear y La industria nuclear de EEUU sufre una guerra entre reguladores y empresas). Un abanico de propuestas de diseño de reactores nucleares avanzados se encuentra en fase de desarrollo. Incluye máquinas que emplean sales fundidas tanto como refrigerante como combustible, otras que se alimentan del elemento radioactivo torio en lugar del uranio y unos novedosos diseños de combustible como los reactores modulares de lecho de bolas.

Es un acontecimiento prometedor para la industria de la energía nuclear avanzada, que ha luchado por encontrar la financiación y las aprobaciones regulatorias. Gran parte del dinero recaudado hasta ahora ha sido destinado a sólo dos empresas, Tri Alpha Energy, que trabaja en reactores de fusión, y TerraPower.

X-energy fue fundada en 2009 por Kam Ghaffarian, que fundó previamente Stinger Ghaffarian Technologies, un importante contratista de la NASA. La empresa trabaja en un reactor de altas temperaturas que es enfriado por gas en lugar de agua, y emplea pequeñas partículas de combustible dentro de unas esferas de grafito (llamadas bolas), en lugar de varillas sólidas de combustible. El vicepresidente de Producción de Combustible, Pete Pappano, explica que el diseño hace que el reactor sea inmune al derretimiento. Encapsuladas con capas de carbono y cerámica, las partículas individuales de combustible, cada una del tamaño de una semilla de amapola, mantienen su integridad hasta los 1.800 °C, una cifra mucho mayor que la que podría alcanzarse dentro del núcleo en caso de un accidente, según las pruebas realizadas en los laboratorios nacionales de Oak Ridge y de Idaho (EEUU).

Pappano afirma que la empresa utilizará la nueva financiación para demostrar las prestaciones de seguridad del reactor, desarrollar simulaciones y materiales de apoyo para el proceso de aprobación de la NRC, y buscar financiación adicional del sector privado. Sin duda la necesitará si quiere cumplir sus planes de disponer de un reactor operativo para finales de la década de 2020, mucho después de evaporarse la financiación procedente del DOE.

Southern Company es el segundo receptor de la financiación del DOE y representa una de las empresas energéticas más importantes del país, genera aproximadamente la mitad de su electricidad del gas natural y también opera docenas de plantas a carbón a lo largo del sudeste. Ya está construyendo los primeros reactores nucleares que han conseguido licencia en Estados Unidos desde hace más de una década en la Estación Generadora Vogtle en Georgia (EEUU). Una de las pocas grandes empresas energéticas que trabaja activamente en la energía nuclear de próxima generación, la empresa colabora con TerraPower y el Laboratorio Nacional de Oak Ridge (EEUU) para desarrollar reactores que emplean el cloruro fundido tanto como refrigerante como el medio de combustible, en lugar de varillas sólidas de combustible (ver TerraPower estriba entre varias opciones de reactor nuclear).

Southern Company tiene planes de desarrollar un prototipo del reactor de cloruro fundido para mediados de la década de 2020. Al juntarse con los anuncios recientes de financiación privada para empresas como Terrestrial Energy y Transatomic Power, el apoyo del DOE podría ayudar a impulsar un sector que promete atestar el muy esperado renacimiento de la energía nuclear (ver Cada vez hay más capital privado para energía nuclear en América del Norte).

Cambio Climático

  1. El azote de Ida revela el enorme problema de las urbes contra la lluvia

    Aunque Nueva York invirtió millones de euros para adaptarse al aumento de las tormentas por el cambio climático, fue incapaz de soportar el pico de precipitaciones. El hormigón que domina las calles no puede filtrar el agua y soluciones como los jardines de lluvia y los techos verdes requerirán tiempo y dinero

  2. Cómo preparar los sistemas eléctricos para los desastres climáticos

    Fenómenos meteorológicos recientes como el huracán Ida en EE.UU. recuerdan que hay reconstruir rápidamente los sistemas de suministro de energía para resistir los eventos cada vez más extremos. Entre las medidas se encuentran climatizar las centrales o diversificar las fuentes. La inversión privada y la apuesta pública también son necesarias para prepararse ante lo que está por venir

  3. "La eliminación de CO2 no se aplicaría si reducimos emisiones de otras formas"

    En una entrevista, la nueva jefa de gabinete de la Oficina de Energía Fósil de EE. UU., Shuchi Talati, explica por qué atrapar y almacenar dióxido de carbono "es la única opción" para diversos sectores de la economía difíciles de descarbonizar