.

Computación

El Banco de Inglaterra encarga otra copia de Bitcoin para integrarla en su sistema

1

La entidad afirma que RSCoin aumentará la seguridad de las transacciones y las hará más fiables, pero a diferencia de Bitcoin, su sistema de verificación está centralizado

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 11 Marzo, 2016

La moneda digital Bitcoin fue diseñada para ser independiente de cualquier gobierno, una prestación que también limita su atractivo para el público general. Ahora unos investigadores han inventado un sistema inspirado en Bitcoin que podría hacer más práctico el dinero digital. Esta nueva versión podría ser gobernada por un banco central, como la Reserva Federal de Estados Unidos.

El sistema, llamado RSCoin, fue diseñado por los investigadores del Colegio Universitario de Londres (Inglaterra) Sarah Meiklejohn y George Danezis, por encargo del banco central de Reino Unido, el Banco de Inglaterra. La entidad empezó a investigar la idea de emitir una moneda digital a principios del año pasado. El gobernador adjunto del banco, Ben Broadbent, dijo este mes que podría aumentar la eficiencia de los pagos al por menor y conseguir que el sistema al completo sea más resistente. El software que puede transferir instantáneamente el dinero digital debería ser capaz de realizar muchas transacciones, grandes y pequeñas, de forma más rápida y económica.

Al igual que Bitcoin, RSCoin emplea la criptografía para crear una especie de dinero digital resistente frente a las falsificaciones. Y en ambos sistemas las transacciones son verificadas por un proceso que las añade a un libro mayor digital que anota todos los movimientos de la moneda.

Foto: El Banco de Inglaterra está investigando cómo emitir una moneda digital que podría hacer que la economía sea más eficiente y estable. Crédito: Adrían Dennis (Getty Images).

No obstante, el libro mayor de Bitcoin es mantenido por una colección de ordenadores repartidos por todo el mundo, operados por distintas personas y empresas que no están suscritas a ninguna autoridad central. Y su código decreta que nunca puede haber más de 21 millones de Bitcoins (están siendo añadidos con el tiempo, y actualmente hay unos 15 millones en circulación).

El libro mayor de RSCoin está únicamente en manos del banco central, que también retendría una clave de encriptación especial que podría ser empleada para controlar el suministro de la moneda. Por ejemplo, para tomar medidas como los programas de expansión monetaria cuantitativa que lanzaron la Reserva Federal y otros bancos centrales tras la crisis financiera de 2008.

La entidad bancaria escogería una pequeña colección de organizaciones externas para procesar nuevas transacciones y presentarlas para su inclusión en el libro mayor central. Meiklejohn afirma que tendría sentido que ese papel correspondiese a grandes bancos comerciales. El diseño centralizado de RSCoin, dice, puede procesar enormes cantidades de transacciones, a diferencia de Bitcoin (ver Bitcoin sigue buscando un milagro tecnológico para crecer sin perder su espíritu).

El profesor de finanzas de la Universidad de California en Los Ángeles (EEUU) Bhagwan Chowdhry, cree que al adoptar un sistema como RSCoin, los bancos centrales permitirían que el sistema financiero sirva mucho mejor al público. "Los beneficios de una moneda digital son inmensos", asegura.

Mover el dinero con mayor facilidad engrasaría las ruedas del comercio y pondría los servicios financieros básicos a disposición de más gente de todo el mundo, según Chowdhry. Integrar la moneda digital con el sistema financiero existente lo haría aceptable para mucha más gente de lo que es Bitcoin. "Aunque existe una franja de la población que no acogería bien una solución centralizada, la mayoría de los consumidores la adoptaría porque lo percibirían como seguro y familiar", dice.

De hecho, una razón por la que un banco se podría sentir atraído por una moneda digital es que su libro mayor digital proporciona un registro muy detallado de la actividad financiera. Meiklejohn asegura que un banco podría elegir publicar ese libro mayor en son de transparencia, y que también sería posible hacer que las transacciones sean parcial o totalmente anónimas.

RSCoin hasta ahora ha sido probado con 30 ordenadores distintos dentro de la plataforma de computación en nube de Amazon. Meiklejohn dice que está hablando con el Banco de Inglaterra acerca de realizar más investigaciones sobre cómo podría ser implantado.

Meiklejohn y el banco también están interesados en cómo un sistema como RSCoin podría ayudar a los bancos y otras instituciones financieras a transferir bienes convencionales y cómo podría automatizar determinadas transacciones como los contratos de futuros. Muchas start-ups, además de grandes empresas de computación como IBM, también están trabajando en esa idea (ver La gran apuesta de Microsoft para las transacciones del futuro se inspira en Bitcoin).

Un trabajo sobre RSCoin fue presentado en el Simposio de Seguridad de Redes y Sistemas Distribuidos celebrado en San Diego (EEUU) el mes pasado.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El cerebro procesa las palabras que más usa de forma distinta al resto

    Los patrones de frecuencia de 50 idiomas demuestran que el lenguaje depende de un proceso dual. Los términos más frecuentes se procesan instintivamente mientras que los menos usados requieren un pensamiento racional. El hallazgo podría ser clave para el procesamiento del lenguaje natural

  2. Aislar el protocolo de consenso podría revolucionar 'blockchain'

    Las grandes debilidades de los contratos inteligentes en cadenas de bloques, como su falta de confidencialidad y sus limitaciones de ejecución, podrían solucionarse con este enfoque de la 'start-up' Oasis Lab, cuya idea ya ha recaudado casi 40 millones de euros en inversiones

  3. La computación a exaescala busca máquinas pero también aplicaciones

    Mientras los ordenadores cuánticos funcionales siguen intentando despegar, los países compiten en el terreno de la supercomputación. Los primeros superordenadores a exaescala podrían llegar en 2021, pero también hacen falta programas especializados para que sean realmente útiles