.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Potencial y tics en el estreno comercial del Oculus Rift

1

Aunque la llegada del Rift marca el comienzo de la era de la realidad virtual de consumo, todavía quedan muchos problemas por resolver de cara a una expansión masiva de la tecnología

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 30 Marzo, 2016

Oculus ha empezado a enviar su primer casco de realidad virtual de consumo, el Rift, el pasado lunes. Se trata del culmen tras varios años imaginando cómo llevaría la realidad virtual hasta las masas. Pero de muchas maneras, el trabajo sólo acaba de empezar para la empresa propiedad de Facebook.

Oculus es el primero de varios cascos de gama alta que están previstos lleguen al mercado este año; el Vive de HTC se empezará a enviar en abril y la PlayStation VR de Sony saldrá en octubre. El dispositivo se lanza al mismo tiempo que unos 30 videojuegos, de los cuales tuve la oportunidad recientemente de probar algunos (divertidos, pero algo mareantes también).

Como señala este artículo de Wired, ha requerido un gran esfuerzo averiguar cómo diseñar el Rift para que resulte cómodo, ligero, atractivo y, por supuesto, utilizable.

Crédito: Oculus VR.

Pero, mientras que el lanzamiento del Rift marca un importante hito para Oculus - y para el mercado de la realidad virtual en general - está claro que su tecnología todavía tiene mucho camino por recorrer antes de que se convierta en un elemento común en los salones de las casas.

Para empezar, está el coste y el equipo requerido. Mientras que un casco Rift cuesta 599 dólares (unos 536 euros), también se necesita conectarlo a un ordenador con suficiente potencia. Comprar los dos juntos implica un gasto de unos 1.500 dólares (unos 1.340 euros). Y la realidad virtual aún necesita mejoras para que resulte totalmente envolvente y cómoda.

Estos problemas y más están reseñados en las críticas y análisis del casco que se publicaron el lunes pasado. Algunas lo calificaron de "la mejor herramienta para el escapismo desde el nacimiento de la televisión o de internet" o "el producto que esperas que se compre tu vecino". Un crítico del New York Times tuvo una experiencia algo menos divertida: después de escribir que "está rebosante de potencial", señaló, "mis ojos se sentían cansados después de media hora y durante el transcurso de una semana desarrollé un tic ocular nervioso". Caramba.

Si aún no ha pedido un Rift, no espere recibir uno pronto. Como señaló la empresa en una entrada de blog, los participantes de su pasada campaña de financiación en Kickstarter empiezan ahora a recibir sus dispositivos, y dentro de unos días se enviarán a la gente que realizó un pedido anticipado del Rift en enero. Por lo que si pide uno por internet hoy mismo mediante Amazon, Best Buy o la tienda Microsoft; no espere que se lo envíen hasta el 23 de abril.

(Para saber más: Wired, Business Insider, Wall Street Journal, The Verge, Carreras, escalada y una 'copia' de Mario Bros entre los primeros videojuegos RV para Rift)

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. "Los ingenieros no están capacitados para saber cómo la gente usa las cosas"

    En su libro 'People Count', la experta en ciberseguridad Susan Landau reflexiona sobre los problemas que surgieron a raíz de que se apresuraran a crear aplicaciones de rastreo de contactos y notificaciones de exposición contra la COVID-19 sin contar con el asesoramiento y la infraestructura de las políticas de salud pública

  2. Opciones para reducir la fatiga y el hartazgo de las reuniones por Zoom

    El teletrabajo ha venido para quedarse, pero los trabajadores necesitan mantener vínculos con sus compañeros y colaborar en tiempo real. A medida que la gente se cansa de las típicas videollamadas, distintas empresas trabajan para hacerlas más amenas a través de juegos y entornos de realidad virtual

  3. WhatsApp y Google Form, las armas digitales para salvar a los afganos

    ONG, políticos, periodistas y civiles se están organizando a través de herramientas de todo tipo para intentar rescatar a los que han quedado atrapados en Afganistán. Pero muchas veces deben compartir información personal que podría ser usada en contra de los ciudadanos si cae en manos de los talibanes