.

Energía

El esplendor de las energías renovables: ¿revolución definitiva o simple burbuja?

1

Los costes cada vez más bajos y el aumento en la capacidad instalada son dos fenómenos maravillosos. Pero nada garantiza que esta tendencia vaya a mantenerse ni a no explotar

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 11 Octubre, 2016

Un nuevo informe del Departamento de Energía de Estados Unidos sugiere que los costes de las tecnologías renovables se están desplomando, y por lo tanto su adopción está en auge. Pero a pesar de las buenas noticias, no perdamos el norte.

"Décadas de inversiones del Gobierno y la industria en cinco tecnologías claves de energías limpias están empezando a generar impacto", explica el informe. "El coste de la energía eólica terrestre, la energía de red y la energía solar fotovoltaica distribuida, los diodos emisores de luz y los vehículos eléctricos ha caído entre un 41% y un 94% desde 2008", añade.

Como resultado, la adopción de estas tecnologías se ha disparado. La capacidad de energía eólica terrestre creció en un 12% en 2015 en EEUU. De hecho, representó el 41% de toda la capacidad nueva de generación instalada en el país el año pasado. La historia es similar, aunque a una escala menor, para la energía solar.


Crédito: Ethan Miller (Getty Images).

Tal vez la más impresionante de todas las cifras sea el enorme aumento de la adopción de sistemas de iluminación LED, muy por encima del doble de instalaciones domésticas en 2015.

Todas son buenas señales. Solo mediante drásticos cambios en nuestras infraestructuras de generación energética tendremos alguna posibilidad de de cumplir los objetivos fijados por el acuerdo de la Cumbre del Clima de París (Francia) para reducir los efectos del calentamiento de nuestro planeta. Pero los costes a la baja y un par de años de adopción rápida no bastarán para salvarnos de nosotros mismos.

Como explica nuestro análisis del auge de la energía eólica en Tejas (EEUU, ver Tejas, el estado del petróleo que puede decidir el futuro de la energía eólica mundial), un auge no se traduce obligatoriamente un éxito sostenible. Sí, si Tejas fuera un país independiente sería el sexto generador de energía eólica a nivel mundial. Pero ese logro sugiere los límites de las energías renovables además de sus posibilidades. Tejas ha invertido fuertemente en mejorar su sistema de transmisión energética y está dotado de fuertes y constantes vientos. El resto del país encontrará más difícil su adopción.

En cuanto a los precios a la baja, se ha especulado que el auge solar estadounidense, en particular, podría ser más bien una burbuja. Los precios de la instalación de sistemas de energía solar sí han seguido cayendo, pero puede que solo haya sido gracias a los subsidios que apuntalan todo el ecosistema. Muchos estados han estado considerando retirar los pagos de balance cero (el proceso por el cual los propietarios de capacidad solar recuperan dinero a cambio de suministrar electricidad a la red). Tales medidas podrían invertir el éxito del mercado solar.

Desde luego resulta alentador que los costes de las tecnologías renovables estén cayendo y que su adopción sufra un aumento proporcional. Pero no hemos de perder de vista el largo y duro esfuerzo que aún hace falta para que tales cambios se mantengan a largo plazo.

(Para saber más: Revolution … Now, El esplendor de la energía solar en EEUU empieza a parecerse a una burbuja, Una guerra en EEUU para decidir si la energía solar doméstica merece la tarifa de balance cero, El auge eólico único de Tejas)

Energía

  1. Baterías baratas y duraderas para dar un empujón al coche eléctrico

    La empresa 24M ha desarrollado unas baterías con una mayor densidad de energía. Ahora, acaba de recaudar casi 20 millones de euros para lanzar sus primeros productos, que prometen mejorar el almacenamiento de energía en la red eléctrica y reducir el coste de los vehículos eléctricos

  2. El día que sentí los peligrosos efectos del cambio climático

    El cambio climático intensifica las condiciones que ayudan a avivar algunos destructivos incendios, como el que acabó con la vida de decenas de personas en California hace unos meses. Aunque el calentamiento global ya es un hecho sin solución, hay que hacer todo lo posible para limitar el daño

  3. Ciudades verticales del futuro: vivir a 1.000 metros del suelo

    El constante aumento de la población y su migración a las ciudades obliga a repensar el urbanismo en forma de complejos urbanos con megarrascacielos, jardines que conectan los diferentes barrios y ascensores que funcionan como una red de metro