.

Móvil

Cascos de RV autónomos y con batería para que el cable no nos ate a la realidad

1

Pico Neo CV es sorprendentemente ligero y bastante potente a pesar de que funciona por sí solo sin apoyo externo de ordenadores o consolas. Su batería dura casi tres horas; falta saber su precio

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 17 Marzo, 2017

Foto: Pico Interactive tiene planes de lanzar un casco de realidad virtual inalámbrico todo-en-uno con rastreo completo de la posición y los movimientos el usuario este año. Crédito: Cortesía de Pico Interactive.

Resulta difícil sumergirse en un mundo virtual cuando uno no para de tropezar con cables reales, pero los cascos de realidad virtual (RV) más potentes del mercado aún necesitan conectarse físicamente a un ordenador. Pero una start-up ha decidido apostar por un enfoque distinto y cortar los cables con un casco inalámbrico y autosuficiente que puede rastrear la posición del usuario mientras se desplaza.

Pico Interactive, con sedes en China y EEUU, está desarrollando un casco cubierto de tela llamado Pico Neo CV que planea lanzar este mismo año. El dispositivo es uno de los varios en desarrollo que emplean el diseño de referencia de realidad virtual de Qualcomm, y sus pantallas tienen la misma frecuencia de actualización de 90 hercios que el Oculus Rift y el HTC Vive. También tiene un rastreo "de dentro hacia fuera", que capta tanto la posición como la rotación de la cabeza del usuario sin la ayuda de sensores externos, y altavoces integrados. Su batería dura entre dos horas y media y tres horas.

El director de Diseño de Producto de la empresa, Ennin Huang, cree que Pico Neo CV puede facilitar el uso de la RV, algo que la empresa espera que convenza a más gente para probarla.

"Cuando la gente quiera probarlo se lo pone y ya. No necesita encender el ordenador, no necesita encender la consola. No hay cables", dice Huang. 

La empresa no quiere decir cuánto costará el Pico Neo CV; Huang sólo señala que será "muy competitivo" en comparación con los sistemas existentes. Por ahora, los precios de los cascos de consumo de gama alta junto a sus controladores y equipos de rastreo cuestan entre los 475 euros de la PlayStation VR de Sony, los 570 euros del Oculus Rift y los 750 euros del HTC Vive, y niguno de estos precios incluye el coste de las potentes consolas u ordenadores que los cascos necesitan para funcionar.

La realidad virtual de consumo todavía se encuentra en su fase más temprana, y las ventas aún son bajas: la empresa de investigación de mercado Canalys calcula que en 2016 se vendieron poco más de dos millones de cascos de RV, una cifra minúscula si se compara con las ventas de, por ejemplo, las consolas de videojuegos. Hay bastantes obstáculos para la adopción masiva, como los costes iniciales para el uso de la tecnología, la escasez de contenidos disponibles y esos engorrosos cables.

Además de Pico Interactive, varias empresas (tanto fabricantes de chips como Qualcomm e Intel y fabricantes como Oculus, que es propiedad de Facebook) consideran que los cascos inalámbricos representan el objetivo por excelencia de la realidad virtual. Pero los cascos inalámbricos disponibles en este momento tienden a ser más sencillos y a depender de smartphones para funcionar, como el Gear VR de Samsung y Daydream de Google.

Pude hacerme una idea del rendimiento de este futuro casco en la Conferencia de Desarrolladores de Videojuegos celebrada en EEUU, donde probé un breve juego que parecía una versión simplificada de la escena de láseres de la película La Trampa (1999). Básicamente consiste en esquivar haces de láser rojos virtuales mientras se cruza un sucio hangar industrial. El rastreo del casco funcionó bien y los efectos gráficos tenían buen aspecto incluso cuando daba vueltas. Resultó sorprendentemente cómodo, con una cinta acolchada y una sencilla ruedecilla atrás para ajustarla, y era mucho más ligero que el Oculus Rift o el HTC Vive.

Pero el Pico Neo CV no será igual de potente que un casco que se conecta a un ordenador o videoconsola, y no incluirá un montón de almacenaje para juegos (tendrá hasta 128 gigabytes de almacenamiento con una tarjeta de memoria).

El analista de Gartner Brian Blau afirma que en realidad no importa qué tecnología integre el casco; al final, sólo importa si los usuarios disfrutan de una buena experiencia.

El experto concluye: "La realidad virtual actual es una tecnología que recibe demasiado bombo. A la gente le emociona mucho, pero los dispositivos aún no ofrecen lo que la gente espera de ellos, por lo que generan mucha decepciones. Y de Pico y sus rivales depende convencer a los usuarios de lo contrario".

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El hombre que intenta protegernos de la manipulación y la falta de ética de las redes sociales

    Tristan Harris está convencido de que Facebook, Google, Twitter y el resto de plataformas sociales están diseñadas para persuadir al usuario hacia sus propios objetivos en lugar de intentar que el mundo sea un lugar mejor y las personas se acerquen a sus objetivos vitales

  2. La poca seguridad de la realidad aumentada podría intoxicar nuestra visión del mundo

    Las posibilidades de esta tecnología se mezclan con el peligro de que el software malicioso nos engañe para ver cosas que realmente no están ahí y que incluso podrían amenazar la vida de las personas. Debemos empezar a trabajar en los retos de seguridad antes de que sea tarde 

  3. De cerca y de lejos: el nuevo enfoque para sustituir las contraseñas por la cara

    Las tecnologías de reconocimiento facial actuales son poco fiables, y las que lo son requieren mucha potencia computacional. Pero una 'start-up' quiere solucionarlo con un nuevo enfoque basado en analizar el rostro de una persona a distintas distancias