.

Robótica

Las empresas de tecnología quieren a los fabricantes de vehículos como copilotos

1

Aunque la industria automotriz busca desarrollar sus propios vehículos autónomos, las empresas de tecnología prefieren convertir modelos ya existentes

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 16 Enero, 2017

¿Cuál es la mejor manera de hacerse con un pedazo del mercado emergente de los coches autónomos? Las empresas automovilísticas consideran que desarrollar sus propios vehículos robóticos prácticamente desde cero. Pero un puñado de empresas tecnológicas está creando sistemas que permitirán a la industria automotriz asumir un papel más secundario.

En la Feria Automovilística Internacional de Norteamérica, por ejemplo, la empresa de coches autónomos de Alphabet, Waymo, anunció que ha desarrollado su propio paquete de sensores para vehículos autónomos. El kit, desarrollado internamente para incorporarlo en los nuevos monovolúmenes Pacifica de Chrysler -previstos para salir a la carretera este mes-, incluye "un sistema de radar de 360 º, ocho módulos de visión y tres tipos distintos de lidar patentados por Waymo", indica el Wall Street Journal.  

Durante la citada feria, el CEO de Waymo, John Krafcik, citó el ahorro como una de las razones para crear su propio hardware. En comparación con el año 2009, cuando un sensor lidar costaba 75.000 dólares (unos 70.800 euros), ahora, según Krafcik, la empresa ha reducido su coste un 90%. Pero, como señala The Verge, el fabricante consolidado de lidar Velodyne ya vende sensores por 8.000 dólares (unos 7.553 euros).


Crédito: Waymo.

En consecuencia, el atractivo real es poder fabricar su propio hardware personalizado. La empresa afirma que ha diseñado dos sensores de lidar distintos que están optimizados para la visión a diferentes distancias. La versión de corto alcance sería útil para enfocar objetos como peatones, mientras que la de largo alcance podría centrarse en amenazas distantes, como coches en la próxima rotonda.

También puede ser que el valor comercial esté en la personalización. Según ha comunicado, la empresa no tiene planes de desarrollar sus propios vehículos y sí de colaborar con los fabricantes automovilísticos. Todo apunta a que proveer hardware podría formar parte de esos acuerdos de colaboración. 

Waymo se une así a otras empresas tecnológicas que están adoptando una estrategia similar. La empresa israelí Mobileye, por ejemplo, colabora con numerosos fabricantes de coches de una manera parecida, y su último proyecto, con BMW, es especialmente interesante porque en gran medida serán los propios vehículos quienes se enseñen a conducir. La spin-off Oxbotica de la Universidad de Oxford (Reino Unido), por su parte, ha desarrollado un nuevo sistema de software que puede convertir cualquier vehículo en autónomo. 

El beneficio para las automovilísticas está claro: en lugar de crear un equipo de tecnología e inteligencia artificial dedicado al desarrollo de coches autónomos, empresas como Waymo, Mobileye y Oxbotica podrían proveerles directamente un paquete listo para instalar y usar. Mientras tanto, compañías como Tesla Motors, General Motors y Ford parecen estar decididas a seguir desarrollando sus propios sistemas autónomos desde cero.

(Para saber más: Wall Street Journal, Verge, Alphabet Sets Up a New Company to Commercialize Autonomous Car Technology, El nuevo negocio de crear sistemas que convierten en autónomo cualquier coche, Los últimos coches sin conductor tampoco necesitan un programador)

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La importancia de que este dron sea capaz de posarse como un pájaro

    Un simple mecanismo de agarre, que imita los posados de aves y murciélagos, permite que los vehículos aéreos no tripulados ahorren energía al apoyarse en salientes y postes. Cuando se cuelga boca abajo puede permanecer largos tiempos observando con todos sus rotores apagados

  2. La próxima Alexa podría tener un cuerpo físico para no ser tan tonta

    El responsable del asistente de voz de Amazon cree que los sistemas de inteligencia artificial deben tener la capacidad de ver y explorar el mundo para alcanzar una comprensión real sobre él. Su cárcel computacional limita su experiencia a la lingüística pura, una de las áreas más complejas

  3. Una IA híbrida capaz de ver y razonar supera a sus predecesoras

    Al combinar el aprendizaje profundo con el razonamiento simbólico, esta inteligencia artificial depende de muchos menos datos etiquetados y tarda menos en comprender nuevos entornos. Este nuevo enfoque, con un enorme potencial, es el que más se asemeja al proceso de aprendizaje humano