.

Computación

Roomba podría estar a punto de compartir los detalles de su casa con empresas como Amazon

1

El CEO de iRobot ha sugerido que los mapas detallados de las casas recogidos por sus modelos de alta gama podrían ser una gran fuente de ingresos para la compañía, que los podría vender a terceros para que amplíen sus negocios. Pero, ¿qué recibe el usuario a cambio?

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 01 Agosto, 2017

Si usted fuera una entrañable aspiradora robótica, tendría razones de peso para disponer de un mapa del interior de la casa de su dueño. Este plano le permitiría limpiar los hogares de la gente de forma más eficiente, navegar mejor por la casa desde y hacia su estación de carga e incluso retomar la labor interrumpida justo donde lo había dejado por necesidades de carga.

Pero ninguna de estas razones explica por qué iRobot, el fabricante de Roomba, la aspiradora robótica más popular, podría empezar a recopilar esos mapas y vendérselos a terceros. Y sin embargo, eso es justo lo que se está comentando después de una reciente entrevista del CEO de la compañía, Colin Angle, en Reuters.

Esta es la frase clave: "Cuando se dispone de un mapa en profundidad de la casa y el usuario permite que se comparta, aparece todo un ecosistema de cosas y servicios que la casa inteligente puede ofrecer", afirmó Angle. También dijo que iRobot podría llegar a un acuerdo con Amazon, Alphabet o Apple dentro de los próximos dos años para vender los mapas de los hogares de sus usuarios.

Esto, obviamente, representaría un gran giro para una empresa que inicialmente generaba ingresos mediante la venta de robots para misiones de reconocimiento y desactivación de bombas a las fuerzas armadas antes de convertirse en una de las historias de éxito más grandes de la robótica de consumo. Empezar a vender los datos que recopilan sus unidades domésticas es sin duda otra atractiva fuente de ingresos.

Y probablemente haya varias empresas muy interesadas en hacerse con esa información. Las tres compañías mencionadas anteriormente tienen productos de altavoz inteligentes (iRobot añadió refuerzos para el reconocimiento de voz del agente de inteligencia artificial de Amazon, Alexa, allá por marzo), y el artículo de Reuters sugiere que ser capaz de conocer la distribución de la casa permitiría que las empresas hicieran ajustes en los audios para lograr la mejor acústica posible.

Pero seamos sinceros: la mayor oportunidad tiene que ser para Amazon. La empresa vende casi todo lo que uno se puede imaginar, y su negocio está basado en adaptar las sugerencias a los hábitos de compra de los consumidores. Así que, ¿qué pasaría si Amazon pudiera ver el mapa de la casa de un usuario para sugerirle más artículos que le pudieran interesar?

Es importante señalar que el tipo de "mapa en profundidad" descrito por Angle no puede sacarlo cualquiera de las Roombas que se han vendido desde 2002, cuando el dispositivo llegó al mercado. Sólo los modelos de gama alta más nuevos disponen una cámara en el paquete básico de sensores de infrarrojos y de láser de corto alcance. "Tal vez eso no le inquiete, pero probablemente debería", recomienda Gizmodo en su cobertura de la noticia, que también incluye una investigación de los términos de servicio de iRobot.

Desde luego. Angle dijo a Reuters que iRobot no vendería los datos sin el consentimiento de los clientes, lo cual es positivo. Eso indica que en caso de que esto pase, los usuarios recibirán una notificación que les dará la oportunidad de rechazar la propuesta (aunque Angle afirmó confiar en que la gente accederá).

Pero a menos que iRobot planee dar una compensación a los clientes por compartir sus datos, la medida viola uno de los principios centrales del capitalismo moderno de vigilancia. Facebook, Google y otros tienen al menos un argumento razonable para explicar por qué se atiborran de nuestros datos y los utilizan para compartir todo tipo de informaciones reveladoras con anunciantes y terceros. En pocas palabras: sus servicios son gratuitos y nuestros datos son el pago que cobran a cambio.

Pero ese no es el caso de iRobot. La gente compra dispositivos, que en su gama alta cuestan casi 1.000 euros. Su idea es la de adquirir una pieza de hardware de lujo, no la de estar metiendo a un espía robótico en sus salas de estar.

(Para saber más: Reuters, Gizmodo, Google persigue a los usuarios por el mundo físico gracias a su tarjeta de crédito)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La construcción apuesta por la IA para hacerse más segura y productiva

    Algunas empresas están empezando a aplicar la ciencia de datos y los algoritmos para predecir situaciones de riesgo. Su objetivo consiste en minimizar la alta tasa de accidentes laborales que condena al sector y también aumentar su baja productividad

  2. IBM logra fabricar una red neuronal ultraeficiente en silicio

    Las pruebas preliminares demuestran que el dispositivo consume 100 veces menos energía en completar el mismo proceso que sus homólogos basados en software. Aunque aún es muy rudimentario, el avance podría impulsar los desarrollos de inteligencia artificial

  3. Summit, el nuevo superordenador más potente del mundo, funciona con IA

    EE. UU. puede estar a punto de recuperar el trono de la supercomputación con esta máquina que ocupa lo mismo que dos pistas de tenis y es capaz de realizar 200 millones de cálculos por segundo. Además, ha sido diseñada específicamente para trabajar son técnicas de inteligencia artificial