.

Tecnología y Sociedad

Las 10 peores tecnologías del siglo XXI

1

Algunas llegaron antes de tiempo, otras se aplicaron mal, y otras simplemente no aportan ningún beneficio a la sociedad sino todo lo contrario. Obviamente el Segway y las Google Glass están en la lista, pero hay otras de las que seguro que no sospecha

  • por Editores de MIT Technology Review en español | traducido por Ana Milutinovic
  • 01 Marzo, 2019

Con lo complicado que resulta hacer un listado anual como el de nuestras 10 Tecnologías Emergentes 2019, cualquiera pensaría que elaborar una lista de las peores tecnologías de las últimas dos décadas sería fácil. Pero la verdad es que nos costó mucho ponernos de acuerdo. Al fin y al cabo, ¿qué hace que una tecnología sea "mala"?

Resulta que hay varias razones. Las tecnologías pueden acabar siendo malas porque no logran cumplir con los magníficos objetivos que prometieron, o porque tienen éxito para fines perversos. Las tecnologías más útiles también pueden ser las más dañinas: por ejemplo, los coches, aunque son elementos cruciales para el mundo moderno acaban con la vida de más de 1,25 millones de personas al año. Y cuando las tecnologías bien intencionadas fracasan, ¿será porque tienen defectos o es porque se han adelantado a su tiempo?

Un ejemplo de mala tecnología sería el Segway. Su inventor, Dean Kamen, lo presentó como un dispositivo que transformaría las ciudades y el transporte. Resultó ser una escúter cara que daba un aspecto ridículo a sus usuarios. Los aeropatines (hoverboard) también se pusieron de moda hasta que sus baterías comenzaron a explotar. Pero ahora, las versiones más pequeñas de escúter y los patinetes (que son más seguros) se están volviendo cada vez más populares.

Si la empresa responsable de las Google Glass hubiera sido más pequeña, probablemente no criticaríamos tanto este aparato. Pero como la que lo hizo fue Google, el público esperaba mucho más. Su diseño hacía que el usuario pareciera elitista e invasivo. Por otra parte, como el Segway y los aeorpatines, se trata de un producto que ha fracasado, pero no ha pasado lo mismo con la tecnología que incorporaban. Las gafas de realidad aumentada y pantallas de visualización frontal están encontrando su público.

Algunas tecnologías tienen buenas intenciones pero no consiguen resolver los problemas a los que apuntan y acaban creando otros nuevos. Antes de la votación electrónica, la tabulación automática de las papeletas electorales dejaba un rastro de papel auditable. Ahora las elecciones son más vulnerables a los hackers.

Algunos fracasos consisten en utilizar la tecnología para solucionar un problema que es más bien social o político. Por ejemplo, el programa Un portátil para cada niño (One Laptop per Child), intentó resolver la desigualdad en la educación con un nuevo dispositivo. ¿Pero acaso no era simplemente demasiado pronto? Los ordenadores portátiles, tabletas y, sobre todo, los teléfonos inteligentes han inundado el mundo en desarrollo.

Los usos indiscriminados de la tecnología nos preocupan. Eso se debe a veces a que no se respetan las regulaciones. Algún día, las técnicas de edición genética como CRISPR podrán curar todo tipo de enfermedades, pero en este momento no sabemos si es seguro usar CRISPR en humanos. Es por eso que los bebés CRISPR nacidos en 2018 están en nuestra lista.

Otras veces, la tecnología supera la regulación. El tráfico de datos, el intercambio y la remezcla de los datos personales sin control ni autorización, ha contribuido a socavar la libertad personal y la democracia en sí.

Algunas tecnologías simplemente se aplican mal. Hasta ahora, parece que las criptomonedas solo han sido un vehículo para que unos pocos especuladores se hagan muy ricos, mientras que muchas otras personas acaban más pobres. Pero la tecnología subyacente, la cadena de bloques (blockchain), podría revolucionar muchos sectores.

Sin embargo, seguro que casi todo el mundo está de acuerdo en que hay algunos inventos que no aportan nada positivo. Juul y otros cigarrillos electrónicos están generando una adicción a la nicotina en una nueva generación, a través de un vacío legal que les permitió escaparse de las regulaciones de salud pública destinadas a desalentar el consumo de cigarrillos. Las cápsulas de café de plástico nos ahorran medio minuto por la mañana, pero producen toneladas de desechos difíciles de reciclar. Y en cuanto a los palos selfie... ¿hace falta que decir algo más?

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los conductores de Uber serán autónomos dependientes en California

    La medida aumentaría los derechos laborales de estos trabajadores, pero para los expertos, no es suficiente. Por su parte, Uber y otras empresas de transporte han rechazado la propuesta de ley y van a financiar una campaña para que la gente pueda votar en contra de esta nueva categoría de empleo

  2. Culpar a los videojuegos de los tiroteos: una excusa para los blancos

    Cuando el tirador es un joven blanco, los asesinatos se intentan atribuir a un problema con los videojuegos violentos, pero cuando el tirador es negro, la gente inventa una narrativa inquietantemente racista. El problema real del que mucha gente no quiere hablar está en el control de armas

  3. Los venezolanos que se ganan la vida entrenando coches autónomos

    Ante la crisis de su país, miles de venezolanos trabajan en plataformas de etiquetado de datos para que los vehículos sin conductor no se choquen. Aunque ese trabajo en la sombra es su único sustento en muchos casos, no son considerados como empleados ni reciben una remuneración justa