.

Associated Press | Michael Sohn

Cadenas de bloques y aplicaciones

Cinco lecciones de los países a la vanguardia en las 'apps' de rastreo

1

Aunque algunas aplicaciones para rastrear contactos de coronavirus han fracasado, las de Irlanda y Alemania han sido muy descargadas y elogiadas. Apostar por el código abierto, afinar los parámetros y tener en cuenta que son una herramienta complementaria son algunos consejos que pueden dar a otras naciones

  • por Charlotte Jee | traducido por Ana Milutinovic
  • 14 Agosto, 2020

Si las aplicaciones de rastreo de contactos siguen el famoso ciclo de sobrexpectación de Gartner, resulta difícil evitar la conclusión de que ahora están definitivamente en el "abismo de la desilusión". La ilusión inicial de que podrían ser una parte crucial del arsenal contra el coronavirus (COVID-19) ha dado paso a los temores de que todo se quede en nada, a pesar de las grandes inversiones de dinero y tiempo. En muchos países han tenido una baja aceptación, y las apps fueron descartadas en Noruega y Reino Unido.

Singapur lanzó su app, TraceTogether, en marzo, y Suiza se convirtió en mayo en el primer país en lanzar una herramienta utilizando el sistema de notificaciones de Google y Apple. 

Mientras tanto, Estados Unidos llega muy tarde a la cuestión. La semana pasada, es decir, con tres meses de retraso, Virginia (EE. UU.) se convirtió en en el primer estado de EE. UU. en lanzar una aplicación con el sistema de Apple y Google. Además, una app a nivel nacional en Estados Unidos parece imposible de realizar dada la falta de una coordinada respuesta federal, pero al menos tres estados más planean lanzar algunos servicios parecidos.

Sin embargo, tardar tanto en adoptar esta tecnología podría tener una ventaja crucial: la oportunidad de aprender de los fracasos de los demás y de sus éxitos.

Hemos hablado con los desarrolladores de las aplicaciones en Irlanda y Alemania para averiguar qué han descubierto en el camino. Estas dos apps ocupan un lugar destacado en el proyecto Covid Tracing Tracker de MIT Technology Review creado para informar del desarrollo y la implementación de las aplicaciones de seguimiento de contactos en todo el mundo.

En primer lugar, la aplicación de Irlanda tiene una de las mejores tasas de adopción del planeta: el 37 % de la población la descargó en su primera semana. Por otro lado, el sistema de Alemania ha sido descargado por más del 20 % de los ciudadanos y ha sido elogiado como un éxito, por lo que ha asesorado a otros Gobiernos sobre cómo crear la suya.

Hay algunas salvedades. Muchas aplicaciones descentralizadas no recogen información sobre la cantidad de alertas que envían como medida para proteger la privacidad, incluidos los sistemas de Irlanda y Alemania. Eso hace que el éxito sea difícil de definir en algunos casos. 

Aun así, no se ha visto un lanzamiento tan caótico como el de Estados Unidos y el de Reino Unido. Entonces, ¿qué consejos pueden dar estos países a otros?

1. Recordar que cada caso importa

En primer lugar, hay que acabar con el mito. Las aplicaciones de rastreo digital de contactos no necesitan ser adoptadas por la mayoría de la población para ser eficaces: pueden funcionar con tasas de adopción más bajas, aunque no son tan efectivas. Así que debemos dejar de pensar que se trata de todo o nada. 

El director técnico de NearForm, Colm Harte, cuya empresa creó la app de Irlanda que fue descargada por el 37 % de la población en su primera semana, destaca que "si se rompe solo alguna cadena de transmisión como resultado de la aplicación, para mí es un éxito". Prevenir una sola infección podría salvar una vida.

2. Gestionar las expectativas sobre sus objetivos

Las esperanzas de la gente sobre las aplicaciones de rastreo de contactos eran extremadamente altas al principio de la pandemia. Pero las apps no van a terminar con la COVID-19 por sí solas.  Uno de los líderes del proyecto de la aplicación Corona-Warn-App de Alemania, Peter Lorenz, considera que es importante poner a las aplicaciones de rastreo de contactos en su lugar. 

"La posición del Gobierno alemán era usar todas las herramientas disponibles para combatir esto, incluidos los métodos tradicionales como la realización de pruebas de diagnóstico, el distanciamiento, las mascarillas y el rastreo manual de contactos, pero los combinaríamos con tecnología", afirma.

Del mismo modo, la aplicación de Irlanda se adapta perfectamente a su programa de rastreo manual, que es igualmente importante, e incluso más, para mantener a raya al coronavirus. "Si el resultado del diagnóstico de una persona es positivo, el equipo de rastreo manual de contactos le preguntará si usa la aplicación y, de ser así, le preguntará si compartiría las claves para poder advertir a cualquier contacto cercano a través de la aplicación", explica Harte.

Este enfoque tiene sentido. Mientras que el programa de rastreo manual puede localizar a las personas que se conocen entre sí (por ejemplo, amigos en una cena), la app puede encontrar a personas que son totalmente desconocidas pero que, por ejemplo, han compartido el mismo vagón de tren durante un periodo de tiempo más largo.

3. Trabajar con código abierto para ganarse la confianza de la gente

Tanto Irlanda como Alemania han decidido que el código fuente de sus aplicaciones sea abierto para que cualquiera pueda inspeccionarlo. "Lo hicimos desde el principio, para que los comentarios de la comunidad pudieran incluirse en el código antes de su lanzamiento", recuerda el responsable de arquitectura de la aplicación Corona-Warn-App, Thomas Klingbeil.

"La posición era usar todas las herramientas disponibles, incluidas las pruebas de diagnóstico, el distanciamiento, las mascarillas, pero los combinaríamos con la tecnología"

Alemania pasó casi de inmediato de crear su propia aplicación centralizada a una basada en la API de Apple y Google, lo que resultó ser una decisión acertada. Irlanda hizo lo mismo. Ambos países diseñaron sus aplicaciones teniendo en cuenta la privacidad desde el principio, siguiendo el principio de "recopilar la menor cantidad de datos posible". Toda la información recogida por las herramientas permanece en los teléfonos de las personas en vez de enviarse a los servidores centrales, se cifra y se elimina automáticamente después de 14 días.

Ambos equipos adoptaron un enfoque colaborativo y cooperativo, trabajando con varias agencias y empresas, centrándose en un solo objetivo que juntos podrían lograr. Esto, sumado a una importante dosis de buena voluntad por parte de la sociedad, parece haber marcado una gran diferencia en el éxito de sus proyectos.

Fundamentalmente, el equipo interactuó con los críticos en lugar de simplemente ignorarlos. Hay que invertir tanto tiempo en la transparencia y el alcance comunitario como en el desarrollo de la tecnología, destaca Lorenz. "Si la gente no confía, es inútil. Tienes que conseguir que la gente lo acepte", subraya.

4. Establecer los parámetros adecuados

Desarrollar una aplicación de rastreo de contactos es difícil. Aunque Apple y Google asumieron una parte de la carga del desarrollo, aún depende de la autoridad responsable de la aplicación establecer las reglas y los parámetros. ¿Cuánto tiempo tiene que pasar una persona con alguien para que se considere probable que haya contraído el coronavirus? Alemania lo estableció en 10 minutos. ¿Y cuán cerca tiene que estar del infectado? Algunos países dicen un metro, pero otros dos. Son preguntas complicadas dado que la ciencia básica sobre la transmisión aún no está resuelta. Si las reglas son demasiado flexibles, se termina dejando que algunas personas que podían haber estado expuestas a la COVID-19 se pierdan por la red. Por otro lado, si son demasiado estrictas, la aplicación envía un montón de notificaciones innecesarias, corriendo el riesgo de irritar a las personas hasta el punto de que se la desinstalarán.

Es por eso que el organismo de salud pública de Alemania, el Instituto Robert Koch, está realizando pruebas para simular escenarios como fiestas o viajes en autobús. Para ello, tratan de ajustar los parámetros de la aplicación hasta poder medir la exposición con la mayor precisión posible con el fin de evitar cualquiera de los problemas descritos anteriormente.

5. Esperar

Es demasiado pronto para juzgar lo efectivas que serán las aplicaciones de rastreo de contactos, ya que la primera app descentralizada fue lanzada hace solo tres meses. Como la implementación coincidió con el confinamiento y otros métodos, algunos esfuerzos parecieron como fracasos porque no enviaban tantas notificaciones. 

Pero los equipos de Irlanda y Alemania confían plenamente en que a medida que pase el tiempo, las aplicaciones serán más eficaces como parte de una estrategia general para combatir la enfermedad. "No tuvimos esto desde el principio. Marcará una gran diferencia cuando llegue la segunda ola", concluye Lorenz.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Google Maps muestra dónde están aumentando los casos de coronavirus

    Su nueva función, disponible en EE. UU. y Europa para iOS y Android, permite ver el número de casos de COVID-19 por cada 100.000 personas en un área determinada, con una señal que indica si la cifra tiene una tendencia ascendente o descendente para ayudar a la gente a decidir dónde es seguro ir

  2. El desafío de la privacidad y los datos va mucho más allá de TikTok y China

    Castigar aplicaciones individuales como WeChat no es más que un parche cortoplacista que no aborda la raíz del problema: una economía global de 'apps' que recopila y monetiza todos los datos que puede. La única forma de solucionarlo es con una legislación sólida y democrática más parecida al RGPD de la UE

  3. EE. UU. no ha prohibido TikTok ni WeChat, pero casi

    Aunque el Gobierno emitió una orden para ilegalizar e impedir la descarga de ambas aplicaciones de propiedad China, ambas siguen disponibles. El 20 % de TikTok será adquirido por Oracle y Walmart con la bendición de Trump, y la prohibición de WeChat ha sido paralizada por un juez de San Francisco