.

Negocios

“Un segmento creciente del mercado encuentra en YOMVI la alternativa a la piratería”

1

Los responsables del servicio de televisión por Internet YOMVI de CANAL+ explican cómo ha pasado de ser un elemento fidelizador de sus clientes tradicionales a una oferta dirigida a los internautas.

  • por Redacción | traducido por
  • 18 Diciembre, 2012

La televisión sigue siendo, año tras año, la reina de la audiencia en los hogares españoles. Sin embargo, el fuerte crecimiento de Internet en el entorno doméstico en la última década está transformando el modelo de consumo de contenidos audiovisuales. Los espectadores, sobre todo los más jóvenes, rehúyen las parrillas de programación cerradas y buscan una nueva televisión donde poder ver “lo que quieran, cuándo y dónde quieran”.

Estas demandas han encontrado en la piratería una respuesta rápida y gratuita, no obstante, algunos estudios indican que más de la mitad de los internautas que descargan películas o series estarían dispuestos a pagar por ellas, y que los más proclives a hacerlo son precisamente los jóvenes. Por ello, con la convicción de que la demanda está ahí y solo hace falta tentarla con una alternativa legal atractiva, el Grupo Prisa lanzó hace poco más de un año YOMVI, la oferta específica de CANAL+ en el entorno online. El objetivo no es solo ofrecer a través de la Red lo mejor de la programación que hasta ese momento disfrutaban sus suscriptores a CANAL+, sino construir lo que definen como “una televisión personalizada”.

Desde Prisa son conscientes de que optar a una posición de liderazgo en el mercado de los contenidos digitales - que mueve en España unos 9.000 millones de euros- no solo requiere ofrecer las mejores películas y series de estreno (y fútbol, el rey de los contenidos de pago), sino también hacerlo de forma flexible y multiplataforma.  

Para ello, sus últimos movimientos les han llevado, por un lado, a asociarse con Cinesa, la empresa líder de exhibición cinematográfica, que permitirá acercar el catálogo de Yomvi “de más de 2.000 títulos a un usuario cinéfilo”; y por otro a lanzar, hace poco más de dos meses, la aplicación de Yomvi para iPad, con la que los clientes de sus paquetes televisivos acceden desde esta tableta tanto a programación en directo como a contenidos en streaming.

Para conocer más de cerca la estrategia de este servicio pionero, cuyo último giro ha sido optar por la desagregación de sus contenidos y ofrecer separados el fútbol de las películas y series, MIT Technology Review en español ha hablado con dos de sus responsables: Diego Corraliza, director del Área Digital de Prisa TV y Fernando Enrile, director de Servicios de Televisión Digital.

TR.es: ¿Qué diferencia a YOMVI de otros servicios como Filmin o YouZee?

Diego Corraliza: YOMVI tiene dos aspectos innovadores con respecto a otros servicios como esos o incluso respecto a Netflix en otros mercados. Por una parte, y siguiendo con las señas de identidad de CANAL+, se ha apostado por la calidad del contenido.  De esta forma, ponemos a disposición en la modalidad de tarifa plana un catálogo de cine en exclusiva, con títulos que se estrenan con más de un año de antelación frente a otras plataformas. El segundo valor diferenciador es la emisión en directo del mejor fútbol, tanto en tarifa plana como pagando por lo que se consuma.

¿Es esencial ofrecer a la vez pago por programa, tarifa plana y televisión en directo como modelo de negocio?

D.C.: En el entorno en línea el cliente quiere decidir su consumo y nosotros intentamos en la medida de lo posible seguir sus deseos. Por una parte, la televisión en directo es básica para los eventos deportivos. Por otra, no queremos renunciar a ningún cliente, ni a aquél que sabe que va a usar el servicio lo suficiente para que le compense el uso ilimitado mediante la tarifa plana, ni al que quiera consumir de forma puntual. Además, no queremos compromisos de permanencia, queremos que el cliente se quede porque de verdad le encuentra valor a nuestro servicio.

¿Qué cifra de clientes y de facturación ha conseguido desde su nacimiento? 

D.C.: Aún es pronto para medir su desarrollo hablando de clientes o facturación. Por el momento valoramos muy positivamente el consumo de YOMVI entre nuestros clientes por satélite y por eso ahora queremos dar un paso más. Desde su nacimiento pusimos nuestro foco principal en desarrollarlo como elemento fidelizador para nuestros clientes de satélite, y es ahora cuando empezaremos a comercializarlo de forma más activa para quien quiera disfrutar de nuestro servicio solo en línea. Pensamos que existe un segmento del mercado creciente que puede encontrarlo muy interesante como alternativa a la piratería y estaría dispuesto a pagar por un contenido con la calidad de CANAL+,  a un precio muy competitivo y de forma flexible, sin permanencias.

¿Qué retos le quedan por superar a YOMVI para liderar el consumo de vídeo online?

D.C.: Nuestro reto fundamental  en este momento es convencer a los internautas que nuestra mezcla entre calidad, precio y experiencia de usuario hace que merezca la pena pagar por nuestro servicio. El consumo de video online de este país es de los más altos de Europa, aunque no sea realmente ‘de pago’.  Si en España se consume, aunque sea de forma pirata, quiere decir que hay mercado.

¿Qué estrategia de ‘colonización’ de nuevos dispositivos habéis seguido?

D.C.: Internet nos ha traído una nueva forma y experiencia de consumo de contenidos audiovisuales: el cliente quiere elegir cuándo, cómo y dónde consume. Pero la forma es independiente del medio de distribución -terrestre, satélite o Internet- y no deben confundirse. Internet no es el PC y a medio plazo el usuario seguirá utilizando la televisión del hogar como principal dispositivo de consumo, independientemente del medio de distribución. En la televisión quisimos hacer la puesta de largo de YOMVI desarrollando conjuntamente con Jazztel una nueva experiencia de consumo de vídeo a través de Internet con la calidad garantizada por su red de distribución de contenidos [del inglés, content delivery network, CDN]. Tanto la Xbox como las Samsung Smart TV siguieron el mismo razonamiento. Además, necesitábamos cubrir la movilidad y es ahí donde entraron  iPhone, iPad y PC. Nuestra intención es seguir aumentando el número dispositivos disponibles y homogeneizar la experiencia de uso entre ellos.

¿Qué hay detrás de vuestra apuesta por el iPad?

D.C.: Nuestra aplicación de iPad quiere ser el ejemplo de la experiencia de usuario que estamos buscando en YOMVI y cuya construcción no está siendo un camino sencillo. Por ejemplo, nos hemos encontrado con inconvenientes técnicos derivados de la falta de estándares en la necesaria protección de derechos de autor mediante DRM en cada dispositivo. En PC por ejemplo, al igual que Spotify, nuestro servicio requiere la descarga de una aplicación particular, y de la misma forma que ellos han anunciado recientemente también nosotros estaremos en breve en un entorno puramente web que nos permita desplegar completamente la experiencia de usuario que buscamos. En lo que se refiere al uso de YOMVI en iPad, basta con descargarse la aplicación y disfrutar del contenido. El usuario selecciona lo que desea ver en su PC y escoge entre verlo en ese entorno o en su tableta, sin coste añadido.

¿Qué respuesta habéis recibido desde su lanzamiento?

Fernando Enrile: Pensamos que la gran acogida y las buenas cifras de descargas de la aplicación –más de 145.000- responden a una mezcla entre contenidos premium, usabilidad y experiencia que los usuarios valoran.  

¿El mercado está preparado para los contenidos en alta definición y en 3D? 

D.C.: Primero hay que preguntarse si existen las infraestructuras necesarias a nivel país para poder servir esos contenidos en Internet. Desde el punto de vista del cliente, el mercado cada vez requiere y demanda más, pero hay que ser muy cuidadoso con la experiencia de usuario y sus expectativas. Estamos hablando de Internet, un entorno no gestionado donde la calidad final depende mucho de factores no controlables por nosotros. Trabajamos con streaming adaptativo, y en cada dispositivo servimos la mejor señal posible dependiendo de la velocidad real que encuentra en el punto de consumo del cliente. Una experiencia ‘garantizada’ en alta definición o 3D requiere conexiones exigentes y constantes del ADSL tradicional.

En cuanto a los medios técnicos de distribución, ¿por dónde pasa el futuro de la televisión?

F.E.: Cada sistema tiene sus ventajas e inconvenientes. La distribución de eventos en directo cuya naturaleza es la multidifusión genera un alto nivel de concurrencia, y al mismo tiempo, se demandan cada vez con mayor calidad de video, lo que apunta a que la distribución broadcast (satélite, TDT o cable) tiene aún mucho recorrido.  Sin embargo, los hábitos de consumo bajo demanda, que implican un canal de retorno para la interacción, requieren de la utilización de los servicios de banda ancha, por tanto, los sistemas híbridos como el que ofrecemos a través de iPlus con satélite y Yomvi -o los futuros servicios HbbTV [del inglés, Hybrid Broadcast Broadband TV]- son y serán importantes en el corto y medio plazo.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Un gigante chino quiere ayudar a Google a superar el 'gran cortafuegos'

    El CEO de Sogou, Wang Xiaochuan, quiere aprovecharse de la tecnología del gigante a cambio de ayudarle a adaptarse a la censura y las regulaciones del Gobierno chino y darle acceso a la enorme base de datos de usuarios del país. Google no se ha pronunciado al respecto

  2. "Los ordenadores cuánticos no valen para todo"

    El director de Tecnología de Alibaba, Jeff Zhang, tiene una visión clara de lo que necesitan las empresas y clientes del futuro, y todo se basa en IA, chips y computación cuántica. Pero lo más importante de su estrategia se basa en pensar con cabeza quién necesita qué y para qué

  3. El 'hyperloop' español: un transporte de ficción cada vez más real

    España está ganando posiciones en la carrera internacional por cumplir el sueño de este tren del futuro que promete alcanzar los 1.200 kilómetros por hora. Aunque el concepto parece viable técnicamente, queda por ver si lo será a escala económica y si la sociedad lo aceptará